Contacto

Para contribuir con traducciones, revisiones y/o material original para su publicación, tal como actualizaciones desde las calles, comunicados de acciones directas, textos por compas presxs o perseguidxs, llamados, revistas, folletos, artículos de opinión, etc.: contrainfo(at)espiv.net

Francia: Hace cuatro años, murió Zoé

arton2714-b8355

Cuatro años. Difícil saber si cuatro años ya o si apenas cuatro años. Cuatro años y un largo duelo que no pudo comenzar hasta varios años después de su muerte, después de que quienes la justicia estimó castigar directamente por el accidente que le costó la vida a Zoé terminaran las penas de cárcel que les asignaron, después de que quienes quedaron fuera de la cárcel dejaran de ser escuchadxs, fichadxs, fotografiadxs, grabadxs, intimidadxs. En cualquier caso, se acabó esta historia. Después de que quienes piensan que ver morir a una amiga no es suficiente, se hayan saciado con nuestro dolor, se hayan cebado con nuestra tristeza, se hayan quedado con la tripa llena y la cabeza alta, orgullosos de haber restablecido el orden y la justicia. Este orden y esta justicia que la toman con nuestras amistades y nuestros amores y que intentan destruirlos, porque es, entre otras, de donde nacen nuestros deseos y nuestras posibilidades de crear un contexto mejor en el que poder crecer y desarrollarse. Sin pasión, la teoría no es más que palabras muertas. Y el cinismo no tiene nada de revolucionario.

Zoé no es una mártir de “la causa”. Ella no murió por una ideología, por el pueblo, o por “la revolución”. Zoé murió por ser libre o por querer serlo. Murió por ser amorosa, amiga, apañada, feminista, viajera, dinámica, inteligente, radical, generosa… Zoé murió por ser quien era. Una que no quería sufrir más o soportar esta existencia gris y que actuaba en consecuencia, por ella y por lxs demás. Una que nunca se quiso adaptar a un mundo que la horrorizaba y para la que indignarse no era suficiente. Zoé no fue una heroína, solamente alguien que tomó decisiones. La decisión de negarse, de resistir, de no quedarse indiferente ante lo que la rodeaba y como la rodeaba, de no dejarse absorber por la tranquila descomposición de lo cotidiano, de no querer quedarse en la ventana echando pestes contra aquellas y aquellos cuyos intentos de hacer el mundo radicalmente mejor, desgraciadamente, fracasaron. Estas son decisiones que ella y otrxs han pagado caro, aquí como en otros lugares, tanto ayer como hoy.

Fue una tormenta de tristeza y de cólera la que se desplegó en los días y las semanas que siguieron a la muerte de Zoé. La tristeza de haber perdido a una amiga, la cólera de no poder estar tristes, de no tener tregua. Una cólera dirigida contra aquellos que hacen sus negocios con nuestrxs muertxs y nuestros sufrimientos, contra esta necrofagia elevada al rango de modelo de sociedad. Sí, esta tristeza y esta cólera hicieron estragos, pero el desastre hubiera sido mayor si nos hubiéramos acostumbrado a él, si los fantasmas de la lucha borraran la sinceridad del combate que continúa, si los sentimientos y los afectos fueran relegados a los limbos de la ideología. Nos alcanzaron profundamente porque el mundo nos afecta.

Una parte de nosotrxs fue devorada y el monstruo siempre tiene hambre y siempre quiere más. Pero hay que extirpar la memoria de sus mandíbulas, arrebatárselas, para no olvidar. No para erigir pedestales, pues la muerte no tiene nada de glorioso, sino para evitar que se traguen a su paso las pasiones y el amor por la libertad que animaban a Zoé.

Han pasado cuatro años, pero poca agua ha corrido bajo los puentes. Y este agua no tiene que perderse, pues nuestras vidas, nuestrxs muertxs, nuestras luchas se pierden con ella.

Por un mundo sin cárceles ni fronteras.

Por una vida libre y difícil, hacia una existencia sin explotación, ni dominación.

Solidaridad con todxs aquellxs, presxs o no, que cada día luchan con todos los medios necesarios contra lo que lxs destruye.

Un pensamiento para Mauricio Morales, muerto en Santiago de Chile ese mismo mes de mayo de 2009, para su cercanxs y todxs aquellxs que tuvieron que pasar por el Caso Bombas allí y cuyas historias resonaron en cierto número de cabezas aquí.

Por Zoé.

fuente

Deja un comentario

Puede utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>