Contacto

Para contribuir con traducciones, revisiones y/o material original para su publicación, tal como actualizaciones desde las calles, comunicados de acciones directas, textos por compas presxs o perseguidxs, llamados, revistas, folletos, artículos de opinión, etc.: contrainfo(at)espiv.net

[Italia] Nuestra lucha no es violencia…

Se tiene violencia cuando se interrumpe un estado de paz y se crea injusticia.

Lanzar toneladas de bombas sobre países indefensos, causando numerosas víctimas y destruyendo infraestructuras esenciales: esto es violencia. Invadir y ocupar países extranjeros con supuestas misiones de paz: esto es violencia. Llenar el subsuelo de material tóxico y causar un número incalculable de muertes: esto es violencia. Asegurarse de que unos pocos se hagan cada vez más ricos, mientras que la mayoría se hace cada vez más pobre: esto es violencia. Encerrar a hombres y mujeres en cárceles, manicomios y CIEs: esto es violencia. Llevar a nuestro planeta al precipicio de una irreversible destrucción: esto es violencia. La lista de crímenes con los que se mancha el poder todos los días es interminable…

Quien es consciente y asiste pasivamente a este teatro de los horrores, se hace cómplice. Quien sabe, pero reacciona sólo con la palabra, ya sea hablando o por escritos, expresando sólo estériles disensos, también es cómplice. Quien crítica la lucha anarquista marcándola de “violencia” no hace más que engrosar las filas de los muchos que, por comodidad o cobardía, se hacen cómplices de los crímenes del poder.

Nosotrxs, anarquistas, amamos sinceramente la paz y la justicia, tanto que para alcanzarlas no dudamos en utilizar todas las formas de lucha compatibles con nuestras ideas.

Quien lucha contra el poder no es violentx, es más, es quien no combate quien lo legítima con su propio silencio y su pasividad. La lucha revolucionaria no interrumpe ningún estado de paz, sino interviene en un estado de violencia y tiranía para restablecer la paz y la justicia. Sólo una lucha clara, dura e incisiva contra el poder puede testimoniar nuestra voluntad de no ser cómplices. Sin duda, la acción directa: el ataque destructivo y sin mediaciones contra las propiedades del poder y sus representantes es la forma de lucha más eficaz y menos recuperable.

Nuestro actuar no es violencia, sino un rayo de luz que rompe las tinieblas de la opresión e ilumina escenarios de liberación.

Pasquale “Lello” Valitutti
Cruz Negra Anarquista, Aperiódico anarquista, nº 0, abril de 2014 Pág. 10

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>