Contacto

Para contribuir con traducciones, revisiones y/o material original para su publicación, tal como actualizaciones desde las calles, comunicados de acciones directas, textos por compas presxs o perseguidxs, llamados, revistas, folletos, artículos de opinión, etc.: contrainfo(at)espiv.net

[Brasil] Operación Erebo: La Tierra se mueve. Agitaciones y reflexiones anárquicas, el viento sopla

Comunicado recibido el 25/01/2018:

En el amanecer del 25 de octubre de 2017 el tiempo se cerró para lxs anarquistas de Porto Alegre. La policía Civil con la operación Erebo puso en marcha invasiones y asaltos tele visionados por los medios locales y transmitidos por los parlantes del sistema en máximo volumen.

Partiendo de esta reacción policial, del show y escrache mediático y de la agitación en la órbita anarquista, mil y una necesidades, urgencias, ideas, impulsos y sentimientos nos atravesaron. De esta reflexión nacieron las ganas de comunicación. Apuntamos nuestra determinación en contra del enemigo y afirmamos nuestro paso con quienes hacen vivir la anarquía en sus posiciones y prácticas.

Nuestra natural tendencia al caos.

Somos, existimos y accionamos para mas allá del Estado, las leyes y la democracia. Procuramos y esparcimos autonomía, pero sabemos que ella no se consigue negociando con el poder[1].

Herederxs de las luchas por la libertad y por la Tierra, de lxs guerrerxs que aún nos enseñan que se puede existir de muchas maneras mas allá de la sociedad impuesta. Sentimos una inconformidad que persiste e insiste.

Mirando desde esta orilla del rio, la democracia es solo una forma más (actual) en que la civilización domina, mata e intenta borrar formas de existencia que desbordan del orden militar y de la obediencia ciega. Todavía mas, esta democracia que se presenta como “el” valor de moda. Y muchxs caen ciegxs, u ofuscan sus ojos por su brillo. Pero quien ama ser libre sabe que es solo una forma de gobernar y la vida es ingobernable, como los ríos que cambian su camino, como los animales que atacan sus domadores, como los pueblos que no se “venden” al trabajo esclavo de la sociedad occidental. Así la democracia es un ideal incompatible con quien no se deja gobernar.
Sus máximas, los derechos, son herramientas de colonización y de un humanismo que todavía distingue humanxs de primera, segunda, tercera y mas categorías. Puede alguien defender esto?

Sus puniciones, las leyes, son cadenas que algunxs adoran, pero que punen y matan a quien teniendo hambre, roba y no mendiga.

La negociación con este mundo es imposible, nuestra relación con el solo puede ser el antagonismo [2].

Intentan dominar y no podemos dejar de luchar en contra de esto sin tregua. Nuestra tendencia instintiva a la libertad sin reglas ni orden, reconociéndonos en el caos de la anarquía.

La búsqueda por la anarquía es por si sola un desafío al poder. Todas las perspectivas de la anarquía se proponen a desmantelar las instituciones del poder. Puede haber desencuentros de cómo hacerlo, pero todx anarquista quiere el Estado, corporaciones, sus instituciones y valores en ruinas. De esto creemos no estarnos engañadxs, De esta forma el deseo por la anarquía en la democracia es por si criminoso.

No estando en el código penal, El anarquismo y la afinidad con el no son efectivamente crímenes. Lo que nos da un margen de acción y deja más libertad para identificarse con él. Pero la cuerda de la libertad no es muy larga.

La clave que deshizo el misterio. Plantas exóticas y agitación anárquica.

La idea de que seres alienígenas, llegan trayendo el “mal” es un mecanismo de control y represión antiguo. Desde la Europa, varixs compas anarquistas, expulsadxs o fugadxs, llegaron a este continente. Aquí fueron detectadxs y catalogadxs como plantas exóticas, yuyos de ideas y acciones peligrosas.

En la última década del siglo XIX los señores del poder ya expulsaban anarquistas consideradxs nocivxs para la “paz social”. O sea, seres indomables, fieras que no se sometían a las leyes y al orden que garantiza la explotación. Recordamos de Giuseppe Gallini que junto a otrxs compañerxs agitadorxs en la ciudad de San Pablo fueron presxs y expulsadxs. Nos acordamos también de José Saul, expulsadx de la ciudad de Pelotas por ser un agitador anarquista. Mismo destino tuvieron varixs otrxs compas anárquicxs.

En 1907, en respuesta a la creciente agitación social (revueltas, huelgas, organizaciones autónomas de lxs trabajadorxs) y a la también creciente presencia anarquista, el Estado brasileño endurece las políticas de expulsión en contra de lxs indeseables. Cociendo una nueva fantasía jurídica para sus bailes represivos, la ley Adolpho Gordo.

Cuando los gobernantes, jueces y policías afirman desde 1800 hasta ahora, que lxs anarquistas somos plantas exóticas, propician sentimientos de xenofobia y también construyen una imagen de una supuesta “pasividad” autóctona.

Las políticas de expulsión y escrache en contra de aquellxs que traen la “teoría del caos” [3], eran y continúan siendo un mecanismo de dispersión de encuentros combativos. Según estas, la agitación anárquica seria exótica y podría ser removida, tirando los yuyos fuera del jardín.

Una cosa es cierta, lxs anarquistas llegaron en barco y continúan llegando por varios caminos, sin embargo, el impulso anárquico y el combate a la dominación[4] están en estas tierras desde tiempos inmemorables. El deseo de libertad no tiene época, patria ni fronteras y, anárquicxs como somos, no reconocemos la repartición del mundo en países, en Estados. La debilidad que tendríamos al pensar el mundo dividido en líneas artificiales, nos dejaría enfermos, sin la capacidad de reconocer la tierra con sus límites propios y mutables, montañas, ríos, bosques, quebradas.

Así, también, no reconocemos que nuestrxs compañerxs sean pertenecientes a uno u otro país, nosotrxs somos anarquistas y compañerxs por la afinidad que tenemos en oposición al control y a la dominación. No tenemos patrias ni banderas y estamos lejos de dejar nos nortear por sentimientos nacionalistas que solo coquetean con el fascismo. El mundo es nuestro porque con el somos, y por la tierra que habitamos sentimos asco del progreso.

Pero mas allá de eso, las acciones recogidas en las Cronologías de la Confrontación Anárquica[5] están muy lejos de ser alienígenas o desorientadas dentro del contexto actual del territorio controlado por el estado brasileño, como podemos constatar.

Los partidos políticos PSDB, PSB, PSD, DEM recibieron visitas anárquicas[6]. El agro-negocio devastador de la tierra y de los pueblos fue atacado con incendio del banco Bradesco, la destrucción de plantines de eucalipto y también barricadas incendiarias y bloqueos de rutas en territorios en lucha contra la civilización.

También la militarización de la vida fue nítidamente rechazada con el ataque de la Galera do Pixo do Triangulo CAV do Terror, al monumento de ovación a la guerra en los arcos de la Redención, con la parcial destrucción por el Grupo de hostilidades en contra de la dominación del monumento al Batallón de Suez/ONU, abuelo de los que hoy militarizan el Haití, y con el ataque de lxs Vandalxs Salvajes Antiautoritarixs que contribuyo para la retirada del tanque de guerra expuesto como monumento en la avenida Ipiranga.

Varias de estas acciones fueron, intuimos, incomprensibles para la lógica de la competición por el poder. Eran acciones que nada pedían ni demandaban. Solo agredían a la dominación. Hasta que apareció la clave que deshizo el misterio (según el informativo de la tele Fantástico), las Cronologías de la Confrontación Anárquica y la publicación Bienvenidxs al Infierno.

¡Maldita literatura anarquista!

Los libros que están en el blanco de la policía, mas allá de difundir una idea hablan de acciones reales. Ellos recogen y presentan varias peripecias y osadías de algunxs indomables. Varias bandas que golpearon en contra de lo que sentían que oprime. Libros que un amante del control y de la sumisión jamás gustaría de ver difundidos. Es por esto que estos libros son libros abominables para las autoridades, pero también por eso, son libros de alta consistencia insumisa.

En la caminada anárquica, varios ejemplos de este tipo de persecución literaria adentro de las democracias vienen enseñándonos que escribir sobre la confrontación es tomado como una afronta al poder. La publicación El Placer Armado, escrita por Alfredo Maria Bonanno, provocó su detención en Italia y años después su edición e impresión, fue una de las “pruebas” de acusación en contra del compañero anarquista Spyros Mandylas y la okupa Nadir en Grecia. En el mismo continente, es España, el libro Contra la Democracia fue usado como la prueba de una supuesta organización catalogada como terrorista por el Estado español que tuvo como resultado varias invasiones, detenciones y operaciones contra lxs compas, las cuales nos permitieron solidarizar con ellxs, acercarnxs y fortalecernxs en la búsqueda de libertad y en la certeza que estamos en planes antagónicos de vida lxs que amamos la libertad y aquellxs que son capaces de encerrar, aislar, controlar horas de sol y formas de contacto.

Ayer como hoy la búsqueda por anarquía impresa en palabras sobre papel tiene su potencia de difusión e inspiración. Pánico para las autoridades que reaccionan con agresiones, asaltos y secuestros.

En 1969 en Rio de Janeiro, los militares destruyeron y asaltaron el espacio de agitación de lxs anarquistas, el CEPJO (Centro de Estudios Profesor José Oiticica), robando todavía una vasta biblioteca en la casa del anarquista Ideal Perez, además de robar los escritos originales del libro Nacionalismo e Cultura, que estaba por editar el anarquista Edgard Rodrigues, lo cual para recuperarlo lo compró de vuelta a los represores.

En 1973, en Porto Alegre, el DOPS (Departamento de Orden Político Social), comandado por el comisario Pedro Seelig invadió la gráfica Trevo, una gráfica conducida por anarquistas que, para mas allá de las impresiones comerciales, imprimían los periódicos anarquistas que circulaban en la época: O Protesto vendido en los quioscos de diarios de Porto Alegre y el periódico Dealbar, editado por el anarquista Pedro Catalo, difundido en Sao Paulo. También imprimían libros editados por su editorial Proa. En esta ocasión del asalto policial fueron destruidas prácticamente todas las impresiones del libro “El Futuro pertenece al Socialismo Libertario” y confiscado originales de futuras ediciones. En esta tormenta, casas particulares fueron destrozadas y vidas fueron sádicamente agredidas.

Malditos son nuestros libros, periódicos, escritos. Malditos somos lxs que tenemos el coraje y osadía de editarlos, traducirlos, imprimirlos, difundirlos

El Estado, la policía, la democracia…No necesitan pruebas para perseguir a lxs anarquistas.

Es sabido que en las persecuciones a anarquistas no se necesitan pruebas. Los libros fueron el único hilo que pudieron sostener para apuntar hacia algunxs que desde la agitación y la propaganda incomodaron

Sin pruebas pero no sin justificación, la reacción del poder tiene su justificación. Y esta justificación paradójicamente es nuestra más grande sonrisa. Saber que algunas bandas anárquicas golpearon al poder solo puede valorar nuestra posición ya que manifiesta antagonismo. Si nosotrxs nos llamamos anarquistas es porque no admitimos autoridad en nuestras vidas ni en la Tierra, así el antagonismo al orden imperante es un indicador básico de estar siguiendo el sendero que decimos seguir.

La Operación Érebo “busca dar con lxs autorxs de los ataques”, o sea persigue acciones pero parece ir tras ideas. Olfateando literatura ácrata y agarrando muestras de las tendencias diversas de la anarquía. Confundiendo propaganda escrita con propaganda por el hecho.

La propaganda escrita pone en evidencia algo que parecía que querían mantener en secreto: que el poder puede ser golpeado por lxs anarquistas.

Tenemos claro que si se persiguen las posiciones anti-autoritarias no es porque se quemaron bancos, patrulleros e iglesias por piromanía sino por el rechazo combativo a la mercantilización de la vida, a la punición y al control. Cuando hablamos de eso no es en tono de denuncia pero como grito de alegría. Es ahí donde las ideas y afinidades “pesan”. Somos varixs, todxs, blancxs en la mira represiva. Entonces en la tormenta, en el ojo del huracán, o coqueteamos con la pasividad sistémica maquillándonos de leyes y derechos o salimos mas fuertes, gritando que viva la anarquía contra toda forma de poder.

Luz, cámara y acción. El show mediático

La televisión tiene una fuerza avasalladora en Brasil. Es una referencia en la vida de las personas para entender su entorno, crear prioridades, tener una posición. No es una exagero afirmar que la Tele adiestra las personas, manipula sus vidas abiertamente realiza experiencias en el comportamiento de las personas a partir de los estímulos que emiten sus ondas, en sus noticias, propagandas y novelas.

Cuando hablamos de la Tele alineamos junto sus periódicos impresos, faces de un mismo cuerpo, como: Zero- Hora- RBS.TV/Globo[7]. Estos juntos al “Correio do Povo” y SBT[8] protagonizaron asociados lícitamente a la policía la venganza del poder en contra de lxs anarquistas.

Si la tele es el control a la distancia para los ciudadanos, su función es ilustrar quiénes son “lxs nuevxs enemigxs de la paz social”. Para lxs enemigxs, o sea para nosotrxs anarquistas, el show pretende ser el ventilador que desparrama el miedo. Escenas creadas burdamente como el encapuchado leyendo la Cronología o las molotovs de botellas plásticas y la policía rompiendo puertas al grito “policía!”, quieren mandar el mensaje de la persecución, quieren provocar el miedo en nuestra banda y todavía en una investigación que dicen ser bajo sigilo, escrachan y dejan en evidencia a lxs sospechosxs.

Tratase de un linchamiento mediático y ciertamente para quienes no procuran el dialogo con el orden social, esto tiene un peso. Abundan los comentarios que sumándose al linchamiento piden fotos de lxs sospechosxs o reclaman por desvincular sus vidas de algo que una vez retratado como el “mal”, tiene que ser banido y alejado para no contaminar su impecable vida ciudadana.

Analistas políticos y juristas le dieron un toque ilustrado para desparramar el miedo con “fundamentos”. Lxs anarquistas pueden o no ser juzgadxs bajo la ley antiterrorista? Fue el debate celebrado por ellxs en el show. Para mas allá de las útiles clases que dieron sobre el tema en el Fantástico, mostraron que junto a las fuerzas represivas los sabios de la sociedad también colaboraron con la creación del nuevo miedo social. No se trata más de una nota policial, ahora es un tema social, jurídico, filosófico. Los alcances de esta confabulación pueden ser más grandes, el miedo, puede acallar todo tipo de disidencia. Así, el show sirve para calmar posibles protestas e inconformidades con la genocida forma de gobernar de la democracia.

Sabemos que lxs anarquistas y los pueblos fuera de la civilización y marginales, tienen un antagonismo que quedará después del show. Pero las otras disidencias se apresuraran en blanquearse como obedientes ciudadanos? El miedo penetrara hasta los huesos de lxs que se llaman rebeldes?

Entre nosotrxs, no. Este texto así como otras manifestaciones parecen afirmar el rechazo en contra de la dominación y no dejarse abatir por el miedo.

El show vende y compra. Compró la premisa en el remate policial de la Operación Erebo. Y vende. Sabemos que las noticias no son por nada, son jugadas pensadas en el tablero de la dominación, visando fines específicos. Y claro, ellos nos dirán ser imparciales, portadores de la justa visión de los hechos, de la verdad.

No existen medios de la libre expresión. La asociación entre los medios, policía y justicia son profundas para punir todxs que no bailan su música.

Anarquistas.
Noviembre de 2017.

>Nuestro saludo para aquellxs que no dejaron pasar el viento sin el soplo de la solidaridad:
A aquellxs seres que hicieron una manifestación solidaria en la grande isla del pacífico. A lxs compas que mandaron solidaridad desde el otro lado de la cordillera de los Andes. A la compa que mandó una poesía para lxs perseguidxs desde la rebelión de las palabras, A todxs que no se mantuvieron quietos.

Todas estas acciones se hicieron sentir.

Notas:
[1] Distanciamos-nos de la idea de que el poder es bueno o malo dependiendo de quién lo ejerza. Brindamos con Bakunin: “Todo poder corrompe”.

[2] Usamos la palabra antagonismo para expresar la incompatibilidad de la anarquía con el poder y la dominación.

[3] Palabras del comisario Jardim en el noticiero del almuerzo en la mañana del dia 25 de octubre, intentando definir lxs anarquistas investigadxs.

[4] Tomamos la referencia de la posición en contra de la dominación de algunos de los comunicados que reivindican los ataques que detonaron la operación Erebo. El combate a la dominación, segundo estas acciones, no se trata de un antagonismo que priorice una línea (lase, raza, género, defensa de la tierra), mas de un antagonismo en conflicto con todo esto y todavía más, contra de las sutiles y complejas formas de control y dominio.

[5] Las Cronologías de la Confrontación Anárquica, son dos de los tres libros en el foco de la operación Erebo.

[6] Según las Cronologias de la Confrontación Anárquica, acciones de ataque reivindicadas como no reivindicadas (conocidas solo por las noticias), presentan el principio anárquico si actúan en antagonismo con las instituciones del control y la dominación. Los partidos, en este caso, son los principales contendientes en la procura de gobernar , controlar y mandar en la población y en el territorio.

[7] La empresa Zero Hora- RBS.TV/Globo en el proceso instaurado en contra del Bloque de Luchas en las agitaciones del 2013, dispuso hasta de periodista como testigo de acusación

[8] En la mañana del día 25 de octubre, sumándose al show televisivo, el periodista Thiago Zahreddine, de la empresa SBT, presentó la mezcla aberrante de lxs anarquistas investigadxs como neo nazistas, en sus palabras: “Se definen como vándalos de ideología neo nazista afines a enfrentar todo tipo de autoridad”. Teniendo en cuenta la receptividad das personas a lo que les dice la tele, esta aberraión va para mas allá de la estupidez del periodista.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>