Archivo de la etiqueta: Venezuela

Venezuela: Ni dictadura ni democracia. Nuestra propuesta es el conflicto y la autoorganización

NI DICTADURA, NI DEMOCRACIA.
POR LA AUTOORGANIZACIÓN Y AGUDIZACIÓN DEL CONFLICTO SOCIAL

I

Hoy asistimos puntuales a un nuevo capítulo del ciclo histórico abierto por la insurgencia de las multitudes a finales del siglo pasado y comienzos de éste contra la ofensiva de la sociedad bélico-espectacular, capítulo que hoy se da cita en el territorio controlado por el estado venezolano. Punto de encuentro de contradicciones y conflicto, que fue llamado a inaugurar -con el Caracazo- tal ciclo de ascenso de la conflictividad social y política que tanto la oposición burguesa como el chavismo desean cerrar -con diferentes variantes y ritmos- a favor de la reestructuración de la sociedad capitalista.

II

En éste capítulo de la trama histórica se sitúan por un lado el gobierno y estado chavista, punta de lanza de los gobiernos progresistas latinoamericanos que hoy se debaten entre la retirada organizada y la desbandada, ya cumplido su rol de disciplinar y domesticar a las multitudes con el precio de las materias primas en alza mientras se adecuaban a las demandas del saqueo capitalista. Para luego implementar y realizar el ajuste y la represión que los gobiernos neo-liberales no pudieron realizar.

Así el gobierno encabezado por Nicolás Maduro y la canalla militar en la que se asienta y basa su poder de fuego, responsable de más de 250 asesinatos en protestas sociales desde 2013 a manos del aparato represivo- y en los que se incluye más de 35 asesinatos en los últimos 10 días-, de centenas de ejecuciones extrajudiciales tanto en las calles y barrios como en las cárceles en los últimos lustros, de persecución, enjuiciamiento y asesinato a lxs luchadorxs sociales, enormes tasas de femicidios y travesticidios con complicidad y encubrimiento del poder judicial, además de los miles de casos de desnutrición y muertes en los hospitales.

Mismo gobierno que cedió el 15% del territorio al capital extractivista para la extracción de oro, bauxita, coltan, etc en minería a cielo abierto, con el Arco Minero del Orinoco-A.M.O- así adecuando al territorio y las multitudes a las exigencias del capital global y la construcción de la infraestructura para su saqueo (IIRSA), mientras profundiza la subordinación y la injerencia en el territorio de los estados rusos y chinos mediante préstamos, endeudamiento y concesiones.

III

Por otro lado la oposición burguesa, abanderada de la reconfiguración y actual ofensiva del capitalismo bélico-espectacular que se extiende en el territorio latinoamericano, vástagos de la vetusta oligarquía venezolana y su programa neo-liberal esbozado en su “Plan País”, donde verbigracia del empresariado y su totalitaria lógica de la ganancia esculpirían la reconstrucción nacional a manos del FMI y el capital global.

Misma oposición que actualmente le suplica a gritos a una facción milica descontenta en el reparto del poder, así apoyándose en el infame tio Sam y el derechaje latinoamericano y mundial para promover una salida e intervención a su favor en la disputa por la gestión del orden político y social al postular una eventual transición de las manos del militar y de la jauría imperial. Así el capital bélico-espectacular nucleado en los E.E.U.U y sus estados satelies son el arma que esgrime la oposición burguesa, para destrabar el conflicto y marcar un antecedente en las formas de intervención del capital global en el territorio latinoamericano –forma de intervención que tiene su eco en el siglo pasado- para construir y consolidar una ofensiva de los estados y el capital en Latinoamérica así dar cierre al ciclo histórico abierto por el Caracazo.

IV

Nuestra propuesta: el conflicto. En este marco, no hay nada que valga la pena defender ni rescatar, llámese democracia, derechos, revolución, libertades democráticas, socialismo. No se hace la limpieza en una casa que se derrumba. La resistencia defensiva no tiene el más mínimo sentido sino como pasaje a la ofensiva autoorganizada desde las bases autónomas y horizontales agudizando la conflictividad social –a la que tanto le temen tanto la oposición burguesa y el chavismo- en las calles, barrios, campo, fabricas, liceos, universidades, etc.

Ya que ningún estado, gobierno o autoridad de cualquier índole resolverá los problemas de la multitud, incluso el problema de la multitud es la autoridad en todas sus manifestaciones, así solo la propia fuerza, el desarrollo de las organizaciones y métodos combativos al calor del conflicto social y su agudización mediante la acción directa, además de la necesaria coordinación de las acciones y extensión de la solidaridad como arma entre las multitudes, serían el derrotero que marcaría una brecha en el horizonte diferente a las tormentas conjuradas por el poder que se ciernen sobre nuestras cabezas. Es decir: La emancipación de las multitudes será obra de las multitudes mismas

NI MADURO, NI GUAIDO!
NI DICATDURA, NI DEMOCRACIA!
NINGUN ESTADO O IMPERIO NOS DARÁ LIBERTAD!
LA EMANCIPACIÓN DE LAS MULTITUD ES OBRA DE LA MULTITUD MISMA!

Grupo de Afinidades Libertarias
Febrero, 2019.

Chile: Lienzo solidario con los y las anarquistas de Venezuela

A principios del mes de Agosto. Con la mirada puesta en la revuelta contra la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela, hemos colgado un lienzo solidario con los y las compañeras y compañeros anarquistas de dicho territorio. Enviamos nuestras fuerzas a quienes desde su autonomía levantan posiciones libertarias contra todo poder y se enfrentan con dignidad en las calles a la represión estatal.

Desde algún lugar del territorio chileno
Biblioteca Antiautoritaria Libertad
Invierno, 2017

en portugués | alemán

[Chile] Represión y revuelta en Venezuela: Mano tendida al compañerx, puño cerrado al enemigo

Desde hace más de tres meses, en Venezuela se están desarrollando protestas masivas contra el gobierno socialista de Nicolás Maduro.

Más de cien muertxs, centenares de manifestantes detenidxs y torturadxs a manos de la policía venezolana es el saldo actual de la agitación callejera que ha copado la agenda política en la región Latinoamericana, y más allá incluso.

El conflicto social agudizado en Venezuela tiene una serie de aristas interesantes de abordar para quienes nos interesa propagar las hostilidades contra toda forma de gobierno y de poder. Entre ellas, podemos encontrar al menos dos variables:

1-La hipocresía de los Estados democráticos que a través de la Organización de Estado Americanos presionan para intervenir Venezuela ante “las graves violaciones a las libertades de las personas” por parte del gobierno. Como si en sus propios territorios, Estados como los de EEUU, México, Colombia y Chile hubiese libertad y respeto a lo que en el lenguaje del poder llaman “derechos humanos”.

2-La campaña de la izquierda internacional que, en apoyo al gobierno de Nicolás Maduro, cataloga a lxs manifestantes como simples títeres o agentes que le hacen el juego a los intereses de la oposición, principalmente derechista, agrupada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Ambos discursos interactúan en el conflicto intentando modelar la opinión sobre lo que ocurre en Venezuela, dentro y fuera de las fronteras del país.

Para nosotrxs, lo que nos parece importante es tender una mano de solidaridad, aunque sea desde la distancia, con aquellxs compañerxs anárquicxs/antiautoritarxs que están tomando parte en el combate callejero contra el gobierno.

Codo a codo con miles de jóvenes alzadxs, compañerxs anárquicxs han decidido no ser espectadores de lo que sucede frente a sus ojos y pasar a la acción ofensiva contra la policía, sus cuarteles y todo lo que huela a gobierno y represión.

Es un hecho que la revuelta en curso no tiene una notoria proyección anti-estatal. También es verdad que en la calle hay una diversidad de posicionamientos y discursos. Pero también es un hecho concreto, como compañerxs anárqucos lo han señalado desde Venezuela, que gran parte de la juventud y de las personas que salen a arrojar bombas molotovs a la policía, que quema cuarteles y edificios de gobierno, no forman ni les interesa aformar parte de la Mesa de Unidad Democrática ni de la oposición política oficial derechista.

Se trata de una rebelión que se ha prologado por más de tres meses cuya “conducción” no puede ser atribuida a la derecha, tratándose más bien de voluntades diversas, en muchos casos jóvenes sin partido alguno.

Nosotrxs nos conectamos dentro con aquellxs que desde la autonomía y al calor de las barricadas y los cócteles molotov van propagando ideas anti-estatales/anti-autoritarias en la coyuntura específica de lucha contra el gobierno de turno.

En el territorio devastado por el Estado Chileno, compañerxs anárquicxs hemos participado a lo largo de las décadas recientes en manifestaciones masivas de movimientos sociales con los que no tenemos mayores afinidades, siempre con el objetivo de buscar y generar posibilidades para atacar a la policía y propagar la destrucción de la infraestructura urbana del capital y el poder.

En nuestra experiencia, sabemos que en la lucha callejera no siempre tenemos al lado a personas completamente afines, pero sí tenemos claro quiénes son nuestrxs hermanxs y cómplices con quienes compartimos objetivos en común desbordando los límites de las protestas que buscan cambiar una ley por otra, un gobierno por otro, un tipo de Estado por otro, etc.

Con propaganda, con organización, con fuego y gasolina, la libertad va abriéndose paso en nuestras vidas. No hay otra forma.

Como anárquicxs antisociales no nos interesa saludar al “pueblo” o a “lxs pobres” de Venezuela. Nuestra fraternidad y solidaridad está con lxs anárquicxs y lxs rebeldes autónomos alzadxs en la rebelión de Venezuela, quienes a pesar de los asesinatos, de los encarcelamientos y las torturas del gobiernos socialista, continúan luchando e incendiando la realidad con frente en alto y fuego en las calles.

¡NI IZQUIERDA DE DERECHA!
¡NI DEMOCRACIA NI DICTADURA!
¡CONTRA TODOS LOS GOBIERNOS!
¡PROCURA QUE VIVA LA ANARQUÍA!

en portugués

De Venezuela a México: Conectando las intransigencias

Entrevista a Destruye las Prisiones por Rodolfo Montes de Oca.

– ¿Para comenzar, nos gustaría saber cuáles son sus impresiones sobre las movilizaciones que se han dado en la región de México con relación a la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa?, ¿estamos acaso viviendo el preludio de una insurrección generalizada en la región?

Antes  que nada queremos recalcar lo valioso de este cuestionamiento que en nuestra opinión deberían estarse preguntando todxs lxs compañerxs anarquistas para empezar a proyectar su accionar de manera consciente y consecuente en la actual guerra social. Podemos divisar que entre anarquistas y rebeldes sociales hay un intenso deseo de accionar, pero que por desgracia este accionar muchas veces está siendo carcomido por la emoción de la insurgencia social, sin ir con planteamientos claros y concepciones firmes acordes a un proyecto anarquizante, es decir que vemos que con todo esto de Ayotzinapa muchxs compas se lanzan a la deriva del campo de batalla o de la organización social en muchas ocasiones con un impulso sentimentalista y/o con poca o nula visión crítica del  tipo de conflicto que se está dando; ¿cómo se está manejando mediáticamente?, ¿quiénes son los grupos u organizaciones que están metidas, cuáles son sus fines y cuál es su relación con ellas?, ¿cuál ha sido su relación con las iniciativas autónomas libertarias? ¿Cuáles son sus objetivos, sus potencialidades, sus discursos, etc.? ¿De qué manera se le va a entrar? Estas y otras interrogantes en el mismo tenor son las que como antiautoritarios nos deberíamos de estar preguntando para proyectar de manera integral nuestro análisis y nuestro accionar. De lo contrario el accionar por el accionar dentro de un movimiento social sin una claridad y una cautela anárquica nos podría, nos podrá y nos ha llevado a los senderos del borreguismo, de la marioneta política, de la carne de cañón y de la cooptación de esfuerzos  que, por el simple hecho de ir con la buena intención, grupos y organizaciones autoritarias muy bien definidas, proyectadas y estructuradas que saben a la perfección como sacar provecho de estas circunstancias, jalan el agua para su molino desactivando proyectos anarquistas o no anarquistas pero que han partido de su propia autonomía de la lucha, absorbiendo su potencialidad y encandilándolas a sus programas autoritarios muy bien maquillados.

La cuestión de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, desgraciadamente y aunque le duela a muchos está más que claro que no están escondidos en alguna mazmorra del Estado esperando a salir cuando la demanda del pueblo por fin haga mella en las arcas de lxs gobernantes, sino mas bien, fueron eliminados físicamente al tenor de un conflicto mundial que muestra sus repercusiones locales. El regreso del PRI a la presidencia vendría a terminar de consolidar el proyecto neoliberal que en primera instancia había emprendido el presidente priista Carlos Salinas de Gortari con los Tratados de Libre Comercio, iniciativas que a su vez también vinieron acompañadas de  sus respectivos levantamientos y masacres (Levantamiento zapatista y las masacres Acteal y Aguas Blancas) y que posteriormente los gobiernos del PAN  secundaron con la militarización del país, reformas laborales, la aprobación de  leyes en detrimento de ciertos sectores más o menos acomodados (trabajadores del IMSS, Luz Y Fuerza del Centro, etc.)  que permitirían de poco a poco ir acomodando el panorama nacional para lo que viene sucediendo en estos momentos desde el retorno del PRI y la entrada del mamón del Peña Nieto al poder ejecutivo nacional a partir del 1 de diciembre del 2013. Lo que nosotrxs notamos es que este contexto de “crisis” del capitalismo que se viene presentando es el resultado nada más y nada menos que del reacomodo mundial capitalista para reestructurar sus zonas de producción industrial, de producción energética, de expansión económica e intercambio de mercancías, de urbanización y centros de consumo para poder estabilizarse nuevamente dentro de algunos años. La cuestión del porque ponemos en “crisis” el entrecomillado es por el hecho que el sistema necesita entrar en crisis necesariamente para poder renovarse, esta es una particularidad del capitalismo que no se logra entender dentro de muchos sectores que se denominan anticapitalistas. La circunstancia ahora es ver cómo se aprovechan estos momentos de tensión entre los factores sociales para buscar agrietar más el mundo capitalista y, en nuestro caso, hacerlo desde una visión revolucionaria antiautoritaria.

Lo del asesinato de la gente de Ayotzinapa, vino a ser la gota que derramó el vaso de las mil y un atrocidades cometidas por el Estado/Capital, cabe resaltar la cifra aproximada de 60,000 muertos por la ficticia Guerra contra el Narco dentro del sexenio de Felipe Calderón, así como la persecución directa, el encarcelamiento, desaparición forzada y asesinato de luchadores sociales, campesinos ecologistas, defensores de la naturaleza, etc. hechos que no fueron lo suficientemente mediáticos o espectaculares para generar una coyuntura como la que vivimos hoy en día y que, sin duda alguna, fueron orquestadas desde alguna sede gubernamental. Pero hay que señalar que una de las circunstancias por las que la situación se puso así de caliente específicamente fue por la forma y por el sector al que se golpeó: jóvenes estudiantes organizados en la FECSUM (Frente de Estudiantes Campesinos Socialistas Unidos de México). Entonces desmenucemos, el hecho de ser jóvenes y no desaparecer a uno sino a 43 (o 42 si actualizamos) más los heridos y los que pudieron escapar, es algo que toca los corazones de sectores sociales como lxs padres y madres lo que por sí mismo genera una rabia que se refleja como espejo; el otro hecho es que sean estudiantes, un sector social privilegiado por su condición de ser el futuro del país y su paternalista relación con el Estado, cargada de derechos y aceptación generalizada, así como el apoyo de una comunidad estudiantil –que lo único que tienen en común es que son estudiantes- que se siente tocada y amenazada por los acontecimientos. Además su calidad de estudiantes organizados permitió que el hecho no se convirtieran en una más de las desgracias que acontecen cotidianamente en el país. Esta organización -como ya dijimos antes- es la ya famosa estructura jerárquica de la FECSUM, la cual basta ver el comunicado del ERPI (Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente) y la conformación de la Brigada Popular de Ajusticiamiento 26 de Septiembre para oler un poco lo fétido de las organizaciones autoritarias marxistas que están metidas hasta el copete por ahí.

Ahora, es nuestro deber como anarquistas denunciar –ya que pocos son los que se han posicionado públicamente al respecto– sobre el hecho de que los FECSUM son de aquellos mismos que perpetraron su “masacre a escala” en la Okupación Auditorio Che Guevara en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Nosotrxs pensamos que entre lxs anarquistas o hay una falta de perspectiva y capacidad de análisis y se avientan a cual movimiento social surge o realmente nos encontramos con una epidemia del Alz Haimmer dentro de la movida libertaria. Con esto no queremos decir que no sea bueno que los anarquistas participen en dicho conflicto, sino que se tenga mucha claridad y que en todo caso la intervención anárquica sirva para generalizar la insurrección contra el Poder en las distintas geografías del territorio dominado por el estado mexicano y no simplemente para levantar un movimiento de consuelo y luto y rendirse ante los dictados de las organizaciones autoritarias armadas de vanguardia que, aunque no se ven a simple vista y que ya no hablen (tanto) con ese antaño vocablo panfletario, se encuentran difuminadas en las asambleas, marchas, mítines, etc. Que cuando tocan a lxs suyxs dan luz verde para hacer y deshacer en las calles, pero cuando los anarcos y otrxs descontroladxs salen con sus propias motivaciones a hacer su digno desmadre, no les gusta porque la revuelta no se encuentra bajo su merced. Lo que demuestra la capacidad que tienen estos grupos de rojos para controlar la insurgencia en la medida que lo dicten sus dirigencias.

Entonces nuestra opinión al respecto de la insurgencia que se encuentra en las calles es apoyarla, es arreciar las contradicciones que genera la guerra social, y promover la autonomía y la autogestión de las luchas, no proponemos un movimiento de consuelo, de apapacho, sino por manifestaciones de insurgencia que desenmascare la dinámica que hace posible este tipo de situaciones despreciables. No podemos hablar o afirmar sobre una posible insurrección generalizada en todo el país, ya que las zonas más calientes y donde la subversión se encuentra más focalizada en es en la zona centro y sur de México. Podemos decir que en Guerrero si hay una insurrección generalizada, y estamos de acuerdo con el enfrentamiento con la policía, con los militares, con el saqueo de supermercados y su posterior salida de la región –como es el caso de Walt-Mart–, con la expropiación de comida de herramientas y de armas, con los bloqueos, con las tomas de casetas para generar fondos económicos, con la generación de grupos conscientes de autodefensa, la quema de infraestructura, autos y dependencias gubernamentales, por ser hechos que imponen una ruptura en la estabilidad del sistema, que puede propiciar una evolución de conciencias insurrectas en ciertos individuxs así como situaciones y posibilidades de organización autónoma hasta cierto punto, ya que estas tensiones desenmascaran y confrontan directamente a lxs enemigxs –o cuando menos a algunxs–, pero la insurrección no predetermina el pase directo a formas de organización horizontales, simplemente esta abre un abanico a muchas posibilidades, y para nuestra desgracia una posibilidad es la consagración de grupos izquierdistas a través del PODER popular.

En otras regiones lo que si vemos es un hartazgo que se va generalizando y que poco a poco en Estados de la republica donde era prácticamente imposible ver una marcha muchas personas empiezan a salir a las calles y, en aquellas entidades donde ya había gestado cierto movimiento u organización o individualidades combativas se han venido potencializando y radicalizando. La cuestión radica en desbordar el discurso de los 43 ya que de no ser así el sistema aprovecha y ya está aprovechando para canalizar la rabia de las personas hacia una “visión túnel” exclusiva para dicho objetivo mientras que por el otro lado prepara el contraataque, promover la autonomía de los movimientos a través del acompañamiento y la ruptura, alejados de partidos políticos legales, clandestinos o armados e ir promoviendo la destrucción y la creación cotidiana como camino revolucionario de insurrección permanente. Seguir leyendo De Venezuela a México: Conectando las intransigencias

Desde México a Venezuela: Una conversación con Rodolfo Montes de Oca

Entrevista/conversación extraída del Nº 4 de la publicación de análisis y praxis anarquista Destruye las Prisiones (paginas 20-30). Pincha aquí para leer la entrevista, y aquí para descargar la versión original de alta resolución que subimos de nuevo al servidor antagónico de espiv.net (recordamos que el servicio de intercambio de ficheros tiene límite de un mes).

– Actualmente dentro de los círculos anarquistas encontramos un escenario, que sin duda viene a presentar un fenómeno prácticamente nuevo dentro de lo que viene siendo el anarquismo, en lo que ha venido a relucir una discusión que hace tiempo ya había sido puesta en tela de juicio, nos referimos al debate entre lo social y lo antisocial, y donde han aparecido en puesta de escena diversas individualidades y/o grupos que bajo el cobijo de la FAI-FRI han venido desatando alrededor del mundo una actividad insurreccional que va desde el sabotaje contra símbolos materiales del capitalismo hasta el atentado contra personas representantes del Poder, en la cual su método de comunicación han sido principalmente los comunicados publicados en blogs anarquistas a través de internet, en donde confluyen planteamientos acerca de la informalidad, el nihilismo, las posturas anticivilizacion, antitecnologia, el insurreccionalismo, la liberación animal y de la tierra, el ilegalismo anarquista, etc. Sin duda desde esa trinchera se han hecho fuertes críticas sobre el anarquismo clásico, las contaminaciones marxianas, contra el ciudadanismo y el avance de las dinámicas de dominación social y de la naturaleza, inclusive se ha comentado que han sido parte de una superación de las tesis del anarquismo insurrecional de Bonanno, en cuanto a su cuestión social. Ellxs mismos han presentado estas propuestas como “la nueva anarquía” o “anarquismo de praxis” ¿Cuál es tu lectura de estas propuestas? ¿En Venezuela existe una tensión ante estos temas? ¿Cuál es tu perspectiva al abordar la praxis anarquista?

El tema que abordas es de interés y creo que es una de las discusiones que se viene dando en diferentes círculos anarquistas de la región del mediterráneo y en algunos países de Latinoamérica; pero hay ciertas cosas que se deben aclarar, como es la afirmación de que la discusión entre lo “social” y lo “antisocial” es algo nuevo, por el contrario, esta discusión es de vieja data y siempre ha sido una constante dentro de las individualidades que se afirman como anarquistas, que podemos sintetizar entre una puja perpetua entre los rupturistas, partidarios de la inmediatez de un proceso insurgente y los programáticos adheridos a la necesidad de un proceso extendido de transformación social.

Quizás los antecedentes más célebres son las discusiones entre Malatesta y Kropotkin, solo para mencionar algunos personajes históricos de relieve, y que se manifiesta en una puja constante entre los sectores consientes y beligerantes del anarquismo llámense estos “ilegalistas”, “expropiadores”,“combatientes”, “insurreccionalistas” o de “praxis” y los sectores programáticos pero al mismo tiempo estructurados y sobre todo constantes del anarquismo.

Creo que el aporte que dio el grupo Conspiración Células del Fuego, no se debe medir por la contribución teórica de sus planteamientos, que en lo personal considero son una continuidad de las líneas trazadas por otros; si no en cuanto al aporte organizativo y del impacto de sus acciones dentro del estado helénico. Para mí, ese es el verdadero aporte de la CCF.

Con esto quiero poner de relieve que la CCF, de que es de los pocos grupos del anarquismo que dentro de su praxis se mantuvo siempre fiel y apegado a los planteamientos más intransigentes de la idea ácrata; situación que no paso con otros grupos como Action Directe de Francia o el Movimiento 2 de Junio de Alemania, los cuales a la larga terminaron manejando un discurso proto-marxista y de supuesta defensa de “las mayorías” que decían representar. Esto los hace compañeros valiosos, dignos de respeto, más allá de si se esté de acuerdo o no con sus métodos de lucha.

Yo creo que si queremos entrar en una sistematización del “anarquismo de praxis” que exponen las CCF y que como bien dices, es una síntesis de planteamientos acerca de la informalidad, el nihilismo, las posturas anticivilizacion, antitecnologia, el insurreccionalismo, la liberación animal y de la tierra, debemos remitirnos a lo que se conoce como el post-lefting anarchy, de autores poco divulgados en Hispanoamérica como Jason McQuinn, Fredy Perlman, Saul Newman, Lawrence Jarach, entre otros, que tratan de superar con aportaciones teóricas-practicas el estancamiento del anarquismo a inicios de la década de los ochenta del siglo pasado.

Su visión crítica al rol de las organizaciones estáticas, el rechazo a la moral y a la ideología como contenedor de los procesos de transformación, su repudio al trabajo asalariado o el de la militancia altruista, su anti-dogmastimo, el inmediatismo y la posibilidad de generar situaciones incomodas al sistema, son algunos de sus planteamientos que se ven reflejados en las conclusiones de las CCF.

Por lo cual, no creo que sus planteamientos, aunque valiosos y siempre respetables, sean una superación de algunos puntos planteados por Bonanno y por otros autores, sino que son una continuación de una línea trazada mucho antes por otros autores y grupos. Aunque se debe reconocer que la campaña de ataques que emprendió la CCF en los albores de este siglo, contribuyó a difundir estos planteamientos y de ponerlos de nuevo sobre el tapete en las tediosas discusiones ideológicas entre compañeros.

Lo que sí reniego totalmente, es que se haya tomado el adjetivo de “praxis” para determinar un aporte teórico, creo que todos los anarquistas son de praxis, el anarquismo es una fuerza viva en constante confrontación con el orden existente, y eso es práctica también. Existe praxis en una manifestación como en la elucubración de algún compañero. Todos los aportes son importantes para la “gimnasia revolucionaria”. Seguir leyendo Desde México a Venezuela: Una conversación con Rodolfo Montes de Oca