Contacto

Para contribuir con traducciones, revisiones y/o material original para su publicación, tal como actualizaciones desde las calles, comunicados de acciones directas, textos por compas presxs o perseguidxs, llamados, revistas, folletos, artículos de opinión, etc.: contrainfo(at)espiv.net

[México] Lo triste de la vida

Nota de Contra Info: Texto enviado junto con la foto el 4/3/2015. Los parrafos han sido separados por nosotrxs para facilitar la lectura.

Despertarnos, levantarnos, ducharnos, lavar nuestra mal oliente boca, peinar cada cabello de nuestra cabeza, vestirnos de una manera “bien vista”, desayunar nuestro asqueroso combustible mortal, combustible que brindara energía para que la maquina pueda ser explotada durante una larga jornada. Dirigirnos a hacia nuestro trabajo o hacia nuestro instituto educativo, la misma ruta de siempre, el mismo tiempo de siempre, la misma miseria de siempre. Llegar a nuestro aburrido trabajo o instituto, seguir las indicaciones de nuestrx patrón/a o de nuestrx maestrx (y si intentamos desobedecer un castigo nos espera) pero somos tan cobardes que seguimos obedeciendo.

Después de una larga y aburrida jornada volver al hogar, encenderemos la televisión para intentar distraernos un rato y para nuestra sorpresa y miseria nos encontramos ante miles de “spots” que nos hacen sentir más miserables. La noche nos abraza, es casi ya hora de dormir, pero antes algo de sexo, una práctica sexual débil, una práctica sexual inerte, porque el sistema de explotación nos arrebato completamente todo, incluso nos arrebato, la pasión y el deseo sexual. Ya no conseguimos el orgasmo, incluso nuestra práctica sexual se convirtió en rutina, toda nuestra vida ha sido absorbida por la rutina. Analicémonos a nosotrxs mismxs y démonos cuenta; ¡Nuestra vida es una mierda!…

Como amante de la libertad y antagónico de todo tipo de esclavitud y dominación, me declaro en guerra con la vida, declararse en guerra con la vida, es declararle la guerra a la vida rutinaria, al aburrimiento a la pasividad, a la sumisión. Tener una casa en un barrio “acomodado”, tener dos autos, tener un trabajo estable, tener vacaciones o días libres en los que la diversión se convierte en una obligación, tener una pantalla de televisión gigante, ser un buen ciudadano y respetar a la autoridad. Para mí eso no es vivir, para mi simplemente es pudrirse en una eterna pasividad, para mí eso es ahorcarse con nuestras propias cadenas, en vez de intentar incluso con los dientes romper nuestras cadenas. Su vida “acomodada”, su trabajo estable, su reconocimiento social por “buen ciudadano” me importa una mierda.

Declararle la guerra a la vida, es declararle la guerra a la esperanza de que el cambio se lograra mágicamente, es declararle la guerra a la ilusión que las masas del pueblo se levantaran y cortaran el cuello de los explotadores, es declararle la guerra a la espera por los “procesos revolucionarios”. Declararle la guerra a la vida es perder nuestro miedo, romper con todas esas cadenas mentales que se nos han engendrado en nuestras mentes y atacar, atacar a todo aquello que nos oprime, atacar con todas las armas a nuestro alcance, infligir todo el daño equivalente al que el sistema nos han infligido todo este tiempo. Declarémosle la guerra a la vida, demostrémosles que no podrán gobernar nuestras vidas.

La vida es triste, la vida es horrible y miserable, la esperanza ha muerto, solo queda la lucha, la eterna lucha, el eterno antagonismo hacia toda autoridad solo queda armarnos, afilar los cuchillos, cargar las pistolas y colocar las bombas. Solo queda declararle la guerra a la vida, solo queda destruir su rutina y su “paz social”, solo queda ser seres violentxs, ser seres peligrosxs para todo aquel que pretenda dominarnos, que represente a alguna autoridad, sin importar que se diga de izquierda o de derecha.

Declararle la guerra a esta triste vida, porque solamente es una vida. Es de cobardes conformarse con algún trabajo o con auto de lujo, vivir para ser seres sumisos, no es vivir. Vivamos esta triste vida, por más cruel que nos parezca. Incendiemos, atentemos, destruyamos todas nuestras cadenas mentales que provocan nuestro miedo, los bancos, las sedes gubernamentales, la policía, las instituciones de dominación, no son intocables… ¡Que exploten!, seamos seres violentxs y peligrosxs. Quememos esta vida triste y rutinaria, que nuestro fuego libertario nos acerque a la anarquía.

Lobxlibertarix

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>