Argentina/Chile: Entrevista a un compañero partícipe desde los primeros días de la revuelta

Entrevista recibida el 03/12/2019, con su respectiva fuente: //periodicogatonegro.wordpress.com/

“Lo que pasó aquí en Chile el 18 de octubre fue la protesta más potente de la historia que haya podido ver”: Entrevista a un compañero de la región de Chile partícipe desde los primeros días de la revuelta».

Nos visitó un compañero que aprovechando unos días de este lado de la cordillera nos contó cómo transcurre la insurrección en Chile. Con datos políticos e históricos precisos que se intercalan con el éxtasis del acontecer insurreccional, nos expresa que lo que está sucediendo en Chile “es impresionante verlo, de eso se tratan nuestras ideas, y cuando las vemos llevadas a la práctica por miles de personas, nos damos cuenta de que no eran solo, en efecto, producto de la imaginación, y eso se ha visto en las calles, de una manera radical”

Anarquista, abogado y observador de DDHH, J.C presenció desde los primeros días la gestación de esta revuelta en el territorio de Chile que día tras día interrumpe la normalidad capitalista. Reflexionamos, entre otras cosas, sobre las primeras movilizaciones estudiantiles que dieron lugar a la insurrección popular generalizada, la tensión entre espontaneidad-organización, la superación del miedo a los ecos dictatoriales del `73, el rol del anarquismo y de lo anárquico en la revuelta, el Derecho como lenguaje del Estado y como herramienta para hacerle frente a la legalidad burguesa, el peligro para el gobierno actual al no tener líderes populistas con los cuales negociar, el lugar de la izquierda chilena, la policía chilena como herencia del pinochetismo reforzada en democracia, el apoyo mutuo en las calles, el papel de la primera línea, la demolición de estatuas del colonialismo, la simbología y la invención del pueblo en lucha, las violencias patriarcales, y la tensión entre Asamblea constituyente como fetichismo jurídico y las asambleas territoriales-populares como órganos de la comunización anti-estatal.

No se espante por la extensión de esta entrevista-crónica-texto. Escúchela, incorpórela, difúndala. Nos nutre, nos forma, nos advierte. Creemos en la necesidad de construir un periodismo por y para nuestra clase. Creemos en la necesidad de construir vínculos de solidaridad internacional frente al miserable nacionalismo que inculcan los Estados.

GN: Observando el progreso de la revuelta en el territorio ocupado por el Estado de Chile y viendo cómo les estudiantes abrieron la oportunidad de mostrar el descontento acumulado, ¿cómo dirías que se gesta y surge la revuelta? ¿Cuánto existe de espontaneidad (si es que la hay) y cuánto de intención rebelde (no recuperable para la política partidista) materializada en organización, politización, agite, etc., a lo largo de los años?

JC: Yo creo que son las dos cosas, no creo que la espontaneidad sea contradictoria con la organización. Yo creo que la espontaneidad tiene más que ver con lo que surge directamente del terreno social en el cual se está inserto, y que, claro, las organizaciones que siempre somos muy minoritarias, que podemos realizar anarquistas, u otras organizaciones revolucionarias anti-capitalistas y anti-autoritarias apuestan a la organización y a la propaganda, pero siempre hemos sabido que no podemos hacer una insurrección ni revolución nosotros solos, salvo del estilo de vida, la insurrección individual que le llaman. Pero creo que Chile es un muy buen ejemplo de cómo ambas cosas confluyeron, porque la verdad es que Chile tiene una larga historia de organización anti-autoritaria que ha pasado por distintas fases, distintos niveles de crecimiento y apoyo; pero una cosa es innegable, la juventud en Chile, sobre todo en los liceos, tiende como espontáneamente a posiciones anárquicas. Allá ya la influencia de la izquierda estatista sigue siendo bastante fuerte; pero no fueron ellos los que estuvieron detrás de esta revuelta, por lo menos en la fase inicial. Sino que en efecto, fueron los estudiantes de liceo, que llevaban una lucha larga, sobre todo el año pasado que estuvieron combatiendo.

Algunos liceos emblemáticos del centro de Santiago salían a la calle, barricadas, bombas incendiarias contra las fuerzas policiales, y eso llevó a un momento bien extraño a fines del año pasado. El gobierno de Piñera, para enfrentar todo eso propone una ley llamada “Aula segura”. Era una ley que parecía absolutamente innecesaria desde el punto de vista jurídico formal, porque para los adolescentes que cometen delitos, ya hay un sistema penal que puede juzgarlos desde los 14 años. Es obvio que es posible, para el Estado, criminalizar a alguien si este cometió un delito, aunque sea adolescente, y también los liceos tenían reglamentos que permiten expulsiones por problemas en la convivencia en la escuela. Pero pese a eso el gobierno se jugó para combatir, digamos, la violencia estudiantil con la ley “Aula segura”, la que los cabros bautizaron inmediatamente como “Jaula segura” que permitía expulsiones express mientras se investigaba. Pese a que muchos expertos dijeron que no tenía sentido, era innecesaria, la aprobaron igual y este año empezaron a aplicarla. Entonces, a los que pillaban sospechosos de cualquier acción de violencia, a algunos los suspendían, los expulsaban, hubo recursos judiciales, en fin. Pero eso fue gatillando que, si bien en algún momento de este año parecía que la violencia se había acotado a algunos liceos, sobre todo el Instituto Nacional de Santiago, que está en pleno centro, a una cuadra de casa de gobierno, al lado de la estación de metro que conecta con otras estaciones, ellos estuvieron combatiendo todo este año, a tal punto que la clase dominante no sabía qué hacer, si cerrar el instituto, mandarlos a otros liceos, cerrar el año escolar. Pero la organización era constante. Casi todos los días, un grupo de encapuchados salía a hacer barricadas y desde los techos enfrentaban a la respuesta policial. Pasó a ser permanente; uno pasaba por ahí y siempre estaban las fuerzas policiales rodeando el establecimiento y, curiosamente, llegó un momento en que parecía que eso había bajado un poco y justo se produce el alza de los precios del transporte, del metro.

Eso se acompaña de una serie de provocaciones por parte de los gobernantes, como que dicen, bueno subimos el pasaje, pero el del horario temprano se bajó, así que a los que madruguen se los va a ayudar con esta tarifa rebajada; lo cual causó enojo, indignación. Justo en ese momento ocurrió la revuelta de Ecuador; y como se comunican todas las cosas, todo el mundo supo de ella. Mucha gente se quejaba, diciendo que el pueblo chileno estaba totalmente adormecido, y eso no va a pasar. Y frente al alza del precio de transporte, la organización de los secundarios es bien fuerte; una dominada por la juventud del partido comunista, partido pseudocomunista y la ACES, Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios, que es más combativa, ligada a apoyar cuestiones más de ultraizquierda o semi anarquistas. Pero digamos que ninguno de ellos estuvo detrás de esto, sino que el concreto fue un curso de estudiantes del Instituto Nacional, que se iba a hacer una evasión. Todo el curso bajó al metro, que lo tienen al lado, y por sorpresa, con alegría, masividad, lograron pasar sin pagar, filmaron eso, y editaron con música bastante alegre como skapunk. Y eso prendió.

Entonces, incluso estas organizaciones dijeron, eso no lo organizamos nosotros, pero obviamente que estamos de acuerdo. Y ahí empezó, esto fue el Lunes 14. Empezó a ocurrir que los secundarios se organizaban para hacer esas evasiones masivas, esto fue escalando. El día miércoles el gobierno metió a fuerzas especiales de carabineros en las estaciones del metro. Los diarios, la prensa burguesa escribía “las evasiones continúan, y empiezan a obtener respaldo de los adultos”. Y el jueves, ya en cualquier estación de metro que fueras, veías grupos de estudiantes metiéndose y adultos ayudando. Eso era algo bastante único. Yo ese mismo jueves me di cuenta que algo iba a pasar, que el viernes iba a escalar. Pero nunca a tal magnitud.

Las evasiones siguieron, los metros estaban fortificados, con fuerzas especiales, restringidos los accesos. Dentro se empezaron a producir batallas, arrestos, rescates de los detenidos. Y lo que había sido primero un movimiento, en el cual los estudiantes no estaban destruyendo todo, sino que destruían los accesos cuando se los bloqueaba para entrar, y a veces, en la carrera al entrar se rompían cosas, pero no había una labor metódica de destrucción. Hasta que tuvieron que enfrentarse con la policía. Y ahí, me acuerdo, el viernes estuve en la evasión masiva convocada en una estación de metro y fuimos a observar con un par de colegas. Y ahí lo mismo, evasión masiva, llegó la fuerza especial de carabineros, reprimió duramente y como respuesta a esa represión, la batalla terminó con la estación completamente destruida, en una batalla de una ola masiva, contra una fuerza policial numerosa y muy bien acorazada, con trajes. Estaba ocurriendo eso en varios puntos de Santiago, y ahí la cosa empezó a prender de una manera que nadie se esperaba.

Por eso, en relación con la pregunta, había organizaciones libertarias, organizaciones a nivel de secundario, sí, desde hace mucho tiempo, pero lo que paso ahi fue que espontáneamente se reaccionó en un punto de la tarde, como a las cuatro de la tarde. Lo mismo estaba pasando en muchas estaciones de metro, y el gobierno anunció que iban a cerrar el metro, suspendieron también los buses, en una maniobra muy complicada porque querían volver a los trabajadores en contra del movimiento, porque mucha gente trabaja muy lejos de su casa en Santiago.

Entonces se produjo un escenario en donde la normalidad capitalista ya estaba totalmente interrumpida y empezaba a haber disturbios en diferentes partes, y en ese momento anuncian en cadena nacional que iban a aplicar la Ley de seguridad interior del Estado, una ley de los años 50, de la dictadura de Pinochet, que permite aplicar penas mucho más graves por delitos comunes que no tienen penas tan altas. Dieron el anuncio y eso provocó una insurrección generalizada en todo el país. creo que nadie había visto en Chile algo asi. Yo recuerdo durante las protestas en la dictadura, algunas eran espontáneas, pero la mayoría se organizaban, se preparaban. Eran uno o dos días al mes las protestas nacionales, y el resto eran acciones de una minoría activa que se organizaba, a veces formaba apoyo de masas. Pero lo que pasó aquí en Chile el 18 de octubre fue la protesta más potente de la historia que haya podido ver, porque todo el país estalló al mismo tiempo.

Leí reportes de compañeros que decían que en el centro había barricadas cada dos cuadras. Hay fotos que muestran el centro de Santiago y se ve fuego por todos los rincones. A medida que empezó a oscurecer ya la cuestión se desplazó a todas partes y empezó a haber ataques a bancos, farmacias, estaciones en metro. Eso termina en que hacia la noche, sale Piñera con su primo Chadwick, que era el ministro de interior, personaje siniestro ligado a la dictadura, cabeza del crimen contra Catrillanca, y varios mas. Ahí anuncian Estado de excepción constitucional, Estado de emergencia, militares a las calles.

La cosa no se calmaba, la noche la calmó en partes, hubo conflicto en varios puntos. Al Otro dia, el 19, yo por lo menos pensé “qué hermoso momento insurreccional, pero con los milicos en las calles la gente no va a querer seguir manifestando”. Pero todo lo contrario, la gente salió más a la calle, repudió la presencia de los militares. Y ahí el movimiento creció a un punto que nunca paró y hasta el momento sigue como todos lo conocemos. Así es cómo se gatilló. En ese sentido, pienso que fue una revuelta absolutamente espontánea, no en el sentido de que nadie estuviera preparado para eso, pero sí en el sentido de que nadie pudo prever que los acontecimientos de esa semana llevarían a una escalada tan grande de rebelión, de insurrección. Ahora, yo creo que en gran medida ayudó la soberbia y estupidez del gobierno. Unos gobernantes más hábiles, en algún momento hubieran apostado a descomprimir el conflicto, pero en todo momento su estrategia fue, y hasta la prensa burguesa lo dijo, apagar el fuego con bencina. Yo creo que ya lo venían haciendo desde la ley de “Jaula segura”, pero desde ese momento la insurrección ya dejó de ser una movilización estudiantil y pasó a ser una rebelión popular en todo Chile.

GN: Cuando el gobierno redobla la apuesta y anuncia el Estado de emergencia, saca los milicos a la calle, ¿existieron asambleas en la calle para debatir si se sigue, no se sigue? ¿O también existió esa espontaneidad que al ver el redoble del Estado se salió a repudiar eso sin previa organización?

JC: El sábado a la mañana no alcanzó a haber ninguna asamblea, la gente intentó copar la plaza “La dignidad”. Llegaron los milicos con tanquetas, la rodearon, apuntaban a la gente, y así y todo la gente seguía llegando. Una masa enorme de miles de personas repudiando la presencia de milicos, hueviándolos. El miedo generacional que había a los milicos de la generación del `73, la generación actual lo supero, y ya no se asustó por su presencia. Es algo que en todas estas décadas no había ocurrido. Después se generaron las asambleas. Ese día anunciaron toque de queda. Mucha gente desafío en masa el toque de queda, pero los milicos cometieron su mayor violencia en ese periodo que duró diez días. La gente aprovechó las horas entre las 4 y las 5 para hacer asambleas, y por lo mismo del toque queda que impedía que la gente se desplazara muy lejos, empezaron a fortalecerse en los barrios. Ahora, el 18 en la noche, cuando yo salgo ya anocheciendo, la verdad que ya había barricadas en calles, en las cuales nunca había visto. Toda la gente apoyando, aportando cosas para quemar. Parecido a lo que sucedió al final de la dictadura, barricadas espontáneas, pero nunca en este nivel de masividad, radicalidad, y ahí empieza el tema de la asambleas en los distintos territorios.

GN: Algo que venimos debatiendo internamente es la idea del apoyo mutuo. ¿Lo ves materializado en las calles? ¿Cómo se manifiestan los puntos de desacuerdo y de unión en la revuelta?

JC: Tengo una especie de distinción, yo creo que el anarquismo es protagonista en la revuelta, eso está claro, pero tampoco tanto, no moviliza a millones de personas. En Chile lo que se está movilizado son 4 millones de personas. Ciertamente que no hay 4 millones de anarquistas, pero yo diría que desde el 2001, y partiendo de movilizaciones estudiantiles de esa época, hay como una tendencia a lo anárquico, con independencia si obedece o no a la tendencia política del anarquismo, como que está implantado en cierta forma en algunas sectores del movimiento social y eso es lo que se ha hecho evidente ahora. Algunos economistas burgueses internacionales decían que “lo que pasó en Chile podría pasar en cualquier parte del mundo, y lo más peligroso del movimiento chileno es que no hay líderes populistas, no hay nadie con quien se puede ir a dialogar“. Y yo creo que, lo que pasa, que para la izquierda es la debilidad del movimiento, para mí es la fuerza del movimiento, es su carácter anárquico, más allá de que la gente ocupe o no la bandera negra, que la ocupa; de hecho, se ha dado un fenómeno extraño que ocupan la bandera chilena, pero negra, con la estrella. Es como una cuestión que no me hubiera imaginado.

Nosotros antes odiábamos la bandera chilena, pero hoy dia no da para decirle fascista a quien lucha al lado por ocupar la bandera chilena. Fue sucediendo que pasó a ocuparse negra, con las líneas, y luego solo negra con la estrella. Cuestión que simbólicamente es bien importante. Yo diría que en ese sentido lo del apoyo mutuo, la horizontalidad, ha estado en el centro de todo el movimiento. Por ejemplo, en Chile siempre se intentó estigmatizar a los capucha, pero siempre fueron parte del movimiento, es una práctica permanente en Chile, desde los 80, que nunca se ha interrumpido. Pero nunca convocó a una cantidad tan grande de gente. Ahora, en cambio, en todas las ciudades se dio el fenómeno de la primera línea para detener el avance de la policía, incluso en Santiago, en la plaza que ahora se llama plaza de La Dignidad, se rebautizó. A veces hay una masa de varios cientos de miles, y la policía está concentrada en un sector. Cuando llega poca gente, la policía barre con ella, pero cuando llega más gente, ya le cuesta y ahí se forma la primera línea, que es la que mantiene el conflicto en ese punto impidiendo que la policía avance para dispersar a la gente.

Esa primera línea yo diría que es la ejemplificación del apoyo mutuo, por que toda la gente asume la función para la que tiene más talento, ganas. Entonces, hay una línea de escudo, después hay una línea de los que lanzan las piedras, luego hay equipos que apagan las lacrimógenas, otros que están con las botellas de spray para aliviarte de las lacrimógenas, hay gente con comida, puestos de primero auxilios, y en la última línea, los que están con láser, jodiendo la visión de los pacos, constantemente. Entonces, es como un organismo colectivo, una inteligencia colectiva que se expresa ahi, gente que ni se conoce, pero actúa como masa totalmente compacta que desarrolla tácticas para poder resistir las arremetidas de la policía. Es impresionante verlo, de eso se trata nuestras ideas, y cuando las vemos llevadas a la práctica por miles de personas, nos damos cuenta que no eran solo, en efecto, producto de la imaginación, y eso se ha visto en las calles, de una manera radical que ha generado que ahora la gente que antes decía que los capucha vienen a puro pudrir la marcha, y por culpa de ellos nos reprimen, ahora le agradecen, le dicen “ustedes son la primera línea de defensa del pueblo”, “sin ustedes no podríamos manifestarnos”. Y eso creo que es puro apoyo mutuo y espontaneidad bien entendida.

GN: Es increible la construcción que hubo para virar un poco el sentido común de rechazo hacia lxs encapuchadxs. Acá, ante cualquier tipo de manifestación que se salga de los protocolos que permite el Estado y los partidos, surge la idea del “infiltrado”, no hay posibilidad de pensar que es un grupo que está intentando combatir las estructuras del Capital. Y de allá hemos visto videos en los cuales la primera línea pasa y la gente aplaude, mucho agradecimiento a la primera línea, es como una construcción de sentido muy hermosa. Y en relación con lo que decis de la bandera que se convirtió en negra, hay mucha creación: “el negro matapacos” y su escultura, mucha imaginacion del mismo pueblo no solo creando la confrontación contra los pacos, sino creando imaginación que la lleva a la calle.

JC: Además que ha habido todo un movimiento, una explosión de creatividad e imaginación popular, proletaria que yo diría que hasta dejaría pequeño Mayo [francés] del 68, porque se parece, tiene un vínculo, pero la verdad, si uno pasea por las calles quiere andar con cámara porque ve gráficas, consignas tan buenas, tan impresionantes, que uno quiere documentarlas y difundirlas porque si pasas al otro dia ya no están. A veces han tratado de borrarlas, jóvenes de clase alta yendo a limpiar, y se pinta de nuevo. Se ha producido un rediseño del espacio urbano, porque antes la gente buscaba piedras, y se acababan. Hay sectores donde prácticamente no hay. La policía, el propio municipio a veces, despejan, pero en varias partes, lo que está ocurriendo es que la gente desarma el suelo. Eso es un equipo organizado.

La primera línea no es solo la primera primera, sino que tiene ese trabajo colectivo que llega hasta los láser, pero en el medio tiene un montón de personas picando piedras, partiéndolas para que queden adecuadas para ser lanzadas, y otro equipo que las acerca a la primera primera línea para que no tengan que retroceder. Es un verdadero organismo colectivo, con una inteligencia humana colectiva que ahora en Chile es muy importante. Yo pensaba que el anarquismo en Chile venía un poco de capa caída, no tanto por el efecto de la represión que ha sufrido hace diez años, sino en otra tendencia. Muchos insurreccionalistas se habían pasado al eco-extremismo, y allá era fuerte toda esa tendencia que llaman “humano plaga”, abogan por la extinción de la humanidad. Es algo que para mí ya no tiene que ver con el anarquismo, ni comunismo, sino una ideología suicida. Entiendo a quienes llegan a esa posición, justamente por la desesperanza, la falta de perspectiva revolucionaria, y por la constatación de que la velocidad en la que el Capital global destruye la tierra es mucho mayor que la capacidad humana para hacerle frente; pero en este momento el mundo sí se le está haciendo frente, y eso cambia las cosas.

En Chile, el sector más moderado del anarquismo está sentado en el Frente Amplio, y hasta tienen diputadas de izquierda libertaria, que se fusionó con otro grupo bien reformista. Entonces da la impresión que lo verdaderamente libertario puede que no sea tan visible pero siempre existe en diferentes expresiones en el subsuelo. Ganar elecciones hace noticia, hacer acciones también hace noticia. Pero toda esa práctica subterránea y permanente, anárquica emergió. Yo mismo no tenía claridad si seguía ahí o estaba decayendo, pero ahora por el contrario, se reveló la verdadera potencia de toda esa tendencia anti-autoritaria, y eso es lo que ha puesto en jaque al gobierno, al Estado.

La izquierda no controla para nada las manifestaciones, se hace presente, lleva propaganda, no mucha, pero es un movimiento totalmente diferente. Las marchas, las procesiones de la izquierda eran muy poco creativas, la misma simbología de siempre, los mismos cantos, gritos. En cambio ahora es todo muy diferente, a nivel de canto, tanto a nivel de propaganda, todo es una explosión de creatividad. Algo muy hermoso que ha ocurrido en todas las ciudades es que la masa combatiendo tiende también a desmontar las estatuas, todos los símbolos de colonialismo, del Estado. Allá, como acá, estamos llenos de milicos y conquistadores españoles en las plazas. Deben haber visto en los videos, los desmontan y los sacan ahi. En La Serena sacaron a un conquistador español y pusieron la imagen de un diaguita. En Punta Arena degollaron la estatua de uno de los genocidas más conocidos, Braun Menéndez. En temuco cortaron la cabeza de un español, Pedro de Valdivia y la dejaron en las manos de Caupolicán de la resistencia mapuche. Y ese proceso se ha dado en todas partes, como rediseñando, disputando, dando el combate incluso en el espacio urbano.

GN: Siendo abogado y observador de DDHH, ¿qué opinas sobre la negación del Estado chileno de asumir la represión señalada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)? Por otra parte, ¿se puede hablar de Derechos Humanos dentro de un sistema que vuelve los derechos en una obligación y a tode humane en una mercancía?

J.C: El tema más puntual es que la reacción del gobierno y carabineros fue decir que se habían ajustado a los protocolos, que no había habido violación de DDHH. El general de carabineros, Mario Rozas, dijo en la tele, la primera semana, cuando había habido gran cantidad de víctimas: “¿carabineros viola DDHH? No, de ninguna manera”, y esa fue la misma actitud del gobierno. Salieron diciendo que decir que carabineros violaba DDHH era violar los DDHH de los carabineros. Un juego de palabras bien interesante, pero para todo el mundo fue muy claro que la policía chilena nunca se despinochetizó. Más bien su aparato fue fortificado en democracia.

Todo el país había visto tres fenómenos importantes. Uno decía: la policía chilena es brutal, pero no es corrupta, como otras del mundo que se te acercan y uno libra pagando. Con la policía chilena nunca fue posible hacer eso. Pero yo decía, quizá hay niveles de corrupción que no conocemos, que van por arriba. y eso se destapó hace un tiempo con una estafa, un desfalco sistemático en el que estaba implicado gran parte del alto mando, desviando fondos por 30 mil millones de pesos, es una brutalidad. Le llaman la mafia de la intendencia. Y a eso hay que sumarle que la policía siempre hace montajes, pero no siempre se descubre de manera flagrante. Pero en la zona de la Araucanía hicieron una maniobra llamada “Operación Huracán” y acusaron como a una decena de mapuches de integrar una célula terrorista, y era supuestamente por intercepciones de mensajes donde celebraban quema de camiones, madereras. Habían quedado presos, y a poco andar quedó claro que había sido un montaje en el que plantaron mensajes dentro de la mensajería de ellos, eran falsos, lo que generó un descrédito bastante grande. Después vino el asesinato de Catrillanca, y todo lo que hicieron para encubrirlo, mentir, decir que no habían registros, cuando sí los había. Y lo que era una clara ejecución extrajudicial fue defendido por carabineros como la defensa ante un ataque armado que nunca existió. Cuando todo eso quedó en evidencia, carabineros de chile, que era una institución bastante popular en las encuestas, porque como se domina con el miedo, no necesariamente mucha gente que ame al Estado y la policía, pero piensa que carabineros le da protección. Toda esa imagen de la policía estaba bastante por el suelo.

Cuando ocurrió el estallido, la respuesta fue brutal. Como el caso de una persona que fue a manifestarse a una plaza y la molieron a palos. Llegó a su casa, trató de descansar y murió. Para morir después de una paliza, es que en realidad te reventaron. Hubo otro caso, un chico que detuvieron, la policía vio que tenía las uñas pintadas, pantalón ajustado, la policía lo obligó a gritar “soy maricón, soy maricón” y luego de eso lo violaron con el bastón policial. Entonces, estamos hablando de un nivel de violencia, que hizo crecer al odio antiyuta a un nivel nunca antes visto. Entonces, había violaciones de DDHH que eran evidente. El poder se encargó de discutir que no eran sistemáticas. Y era por una cuestión clave,, si las violaciones de DDHH son puntuales, responden a su autor y punto. Pero si son sistemáticas, generalizadas, es posible construirlas como crimen a la humanidad, y ahí el nivel de responsabilidad escala al alto mando y a los mandos políticos.

Se dice que no ha habido una masacre, que la mayoría de los muertos se produjeron en los incendios luego de los saqueos, aunque hay casos en los que se duda si los cuerpos fueron plantados ahí luego de matarlos en otro lado, hay un par de casos que las autopsias han revelado eso pero no está claro. Muertos por acción directa de un bastón, o balazos. Se han buscado hacer querellas por eso. Muchos pueden decir, bueno, “eso no es tanto como los casos de terrorismo de Estado como los que hubo en Argentina, Chile”, pero la verdad es que la forma es como una especie de terrorismo de Estado más contenido, aplicado a través de la escopeta antidisturbio, lanzamiento de lacrimógena usada no tanto por el gas, sino por el potencial que tiene como proyectil. A mucha gente le han roto la cabeza, la mandíbula con ese impacto.

Hasta el viernes pasado [22/11] había 223 personas con lesiones oculares graves, incluyendo alguna gran cantidad que había perdido directamente el ojo. Un caso de un chico que perdió los dos ojos. Lo que ha generado un escándalo en proporciones, porque carabineros dice “no, nosotros ocupamos una escopeta con munición no letal, con perdigón de goma”, pero toda la gente que se veía en los hospitales tenía incrustado los perdigones; y el perdigón de goma bien usado, rebota, te duele, causa dolor intenso, pero rebota, no se incrusta. Hubo un estudio de la Universidad de Chile en base a dos perdigones extraídos de los ojos de las personas, que aunque dice “perdigón de goma”, son 20% goma y 80% plomo, y otros metales. Y eso es lo que causó que hasta autoridades del gobierno han reconocido que es una epidemia de lesiones oculares sin precedente, ni en Gaza ni en Cisjordania, ni otro lugar que ha estado en revuelta, no hay tal cantidad de personas que hayan perdido la vista por producto de la escopeta antidisturbios. Eso, muchos creemos que es evidente, es un crimen de lesa humanidad, consiste en mutilación masiva, y el gobierno lo supo desde los primeros días.

Hubo informes del colegio de médicos, institutos de DDHH, de la unidad de trauma ocular del hospital público de Santiago, que decían que a la gente le estaban disparando a la altura de los ojos y con una munición que parece no ser de goma. El gobierno fue a la Comisión Interamericana y dijo “faltan a la verdad, carabineros ocupa solo perdigones de goma y los que dicen que no están inventando, o quizás lo dispararon los encapuchados”. El tema es que ahora quedó absolutamente claro que el perdigón es uno que está en una nueva regla internacional, son de hace poco, y recomiendan no usar. Dicen que es la peor munición menos letal, porque nunca es no letal, sino que es menos letal. Una de la peores formas es este balín de metal reforzado, también dicen que nunca se dispara del torso para arriba, porque puede provocar graves lesiones o la muerte y también que desaconsejan el uso de el perdigón múltiple, como el escopetazo de perdigones que están ocupando en Chile, salen doce con cada impacto. Y claro que lo disparan a la masa, a la altura del torso y produce una cantidad de víctimas aleatorias. No es que necesariamente le apunten a alguien, pero dejan la posibilidad de que a todos los que están ahí, no necesariamente en la primerísima línea, le llega el impacto, y eso es lo que yo considero como terrorismo de Estado, como una política para desincentivar la manifestación, que generan víctimas aleatorias, dentro de una masa, que hacen que hoy día la cantidad de gente no ha bajado, pero la mayoría usa protección ocular, porque hasta gente que estaba mirando, sacando fotos, en puestos de primeros auxilios les han llegado perdigones.

Entonces, el tema es que salió la semana pasada el informe de Amnistía Internacional “graves violaciones de DDHH”. El gobierno dijo “como se le ocurre, no está comprobado, es puro prejuicio”, más o menos. Hoy día salió el informe de Human Right Watch y dice “urge reformar completamente la policía en Chile, porque está cometiendo graves y masivas violaciones a los DDHH”. El gobierno tuvo que moderar y decir “recibimos este informe con mucho dolor”, pero ya no lo negaron. Y se vienen otros informes de la Comisión Interamericana, yo creo que en carácter de una forma no desatada, pero sí importante de terrorismo de Estado que han aplicado en este mes que está quedando bastante claro para gente que es de los DDHH, pero no necesariamente tiene posiciones revolucionarias, ni mucho menos.

Y acá viene el otro punto, creo que DDHH en primer lugar, es un concepto filosófico, jurídico; se discute si hay reconocimiento o no, quién lo reconoce, los reconoce el Estado. Entonces, claro, está el problema de qué son. Es una conceptualización que viene de las revoluciones burguesas, en primer lugar, o derechos civiles y políticos, los Derechos del hombre ciudadano. Y luego, en una segunda oleada, el movimiento obrero integrado en el Estado a través de la socialdemocracia, comienza a defender los derechos económicos, sociales, culturales, que le llaman ahora segunda generación de derechos. Y ya , cercano al S XX, surge la tercera generación, que son los derechos de las minorías, colectivos, derechos que no firman ya solo contra el Estado, que es lo clásico, sino contra multinacionales, otras formas de poder organizado.

Entonces es bastante difuso, es bien complejo definir los DDHH. No hay para nada una posición pacífica en eso, pero sí creo que es una conceptualización que no viene de nuestro movimiento, digamos, es tomado, puede que lo resignifiquemos, pero tiene un origen que se acerca a la dominación estatal, a las teorías del pacto social, del contrato social, y a los límites que se ponen a la acción del Estado respecto a un individuo concebido como un sujeto aislado en relación con la economía, por ejemplo.

Hay además una burocracia de los DDHH, todos estos organismos nacionales, internacionales, que profesionalmente se dedican al ámbito de los DDHH, y también que no podemos olvidar que están asociados a las Naciones Unidas, también usan el lenguaje del Estado, si bien critican los excesos, no critican la dominación en sí misma, y a veces nos sirve, claramente, ahora en chile, nos sirve que incluso esos organismos digan “acá hay crímenes contra la humanidad”. Es algo que es necesario.

Pero en tercer lugar, hay una posición más crítica, más rica, que es el movimiento social que hace suyas las reivindicaciones de DDHH. Yo creo que si el movimiento por los DDHH tiene algún impulso todavía es por las base social que lo hace suyo, se moviliza exigiendo DDHH, contradiciendo a veces a la burocracia de los DDHH que a veces es más parte del problema que de la solución, y tensiona también los límites de lo que entendemos por DDHH. Pero el tema es que, insisto, el lenguaje de los DDHH, muchos juristas dicen que se afirman frente al Estado. Entonces, para los que tienen posiciones políticas como las nuestras, eso tiene la utilidad de que en efecto, la violación de DDHH solo la práctica el Estado a través de sus agentes, a pesar de que ahora hay tendencias de derecha que intentan construir un discurso alternativo y que en Chile hay quienes dicen que los encapuchados violan los DDHH con la protesta porque no dejan que la gente circule, intentando llevarlo para otro lado.

Pero yo creo que sí se afirman contra el Estado, pero no sé si tienen mucho sentido en alguna perspectiva de revolución antiestatal. Sí los DDHH se basan en la dignidad humana. Yo sí creo en la dignidad humana, a diferencia de quienes están por la extinción de la humanidad. Pero no necesariamente la encorsetaría dentro de un molde de derechos que en algún momento pueden ser ocupados incluso contra la movilización, por ejemplo. Y claro, finalmente, el único sujeto del derecho burgués es la mercancía perpetuandose, entonces somos reconocidos sujetos del derecho burgués en tanto estemos en la mercantilización, y cuando no la aceptamos construyen otras teorías como el derecho penal del enemigo. Dicen “estos tipos no son ciudadanos, son enemigos, no merecen las garantías, los derechos”.

En Santiago, hace diez años, me acuerdo una vez intentamos un recurso de protección constitucional contra un canal de televisión que había criminalizado a una casa okupa, diciendo que eran terroristas. El recurso no solo se perdió, sino que el redactor del recurso, el juez, dijo que “personas que ponen en sus casas llamamientos a la guerra social no están en ejercicio legítimo de ningún derecho, y no merecen la protección constitucional”. Entonces siempre estamos en ese borde en que la anarquía rompe la legalidad, y es considerada como los jueces te dicen.

¿Porqué los anarquistas ocupan la legalidad a su favor? Yo creo que si a mí me detienen y la detención es ilegal, yo no veo ninguna contradicción en ir y ocupar el Derecho burgués, incluso en sus propios términos, “violaron la ley, entonces la detención es ilegal, dejenme en libertad”. Pero una atención que es importante, el derecho no es solo una herramienta técnica neutra, sino que a los operadores del Derecho les preocupa, les genera una especie de fe en el Estado y las leyes, eso ya es complejo.

Pasando a la otra pregunta, la posición de lo antiautoritario que trabajamos en el mundo jurídico. Siempre me he encontrado con ese cuestionamiento, “ah, pero eres abogado, ¿cómo puedes ser abogado y anárquico?” Mi posición es anti-ideológica, yo creo más en lo que en realidad hay de movimiento detrás de las palabras que ocupamos, y lo concibo de un modo, con varios compañeros, creo en una posición en el que el comunismo bien entendido (no el estalinismo, ni el comunismo de Estado), es la comunización, el anarquismo. Yo lo entiendo así, digamos, el anti-capitalismo es la comunización, el anti-estado es la anarquía.

Entonces, en una publicación que teníamos allá decía anarquía y comunismo no es lo mismo, pero es igual, porque nosotros entendemos que la única manera de realizar el comunismo es destruyendo el Estado, y los anarquistas que no están a favor del comunismo, por lo general, por prejuicios anti-marxistas, terminan cayendo en posiciones anarcoindividualistas, o anarcocapitalistas, incluso. Yo me he encontrado con anarquistas en Chile que dicen “no hay que destruir todo el capitalismo, hay que generar comunas donde vaya a vivir allá gente que quiera vivir así, y si alguien no quiere, que viva de otro modo” y yo, “no, huevón, claramente no, no podremos ser libres hasta que no destruyamos todos los edificios de dominación capitalista que se retroalimentan”. Es parecido cuando digo que el Estado y el Capital no son lo mismo pero están compenetrados, cada uno permite que funcione el otro. Yo tengo esa misma visión de anarquía y comunismo (bien entendido).

Entonces, no me preocupa agitar o no la ideología anarquista, que de hecho me parece nefasta, cuando los anarquistas rigidizan su pensamiento, ya no son libres. Creo que los que andan obsesionados con odiar todo lo que huela a Marx, siendo que Bakunin tradujo El Capital al ruso, en fin. Pero claro, no tengo mucho la preocupación de demostrar una pureza ácrata, como a veces en Chile dinamizamos una especie de iglesia anarquista que anda diciendo “hiciste esto, hiciste esto otro”. Muchas veces me han dicho “¿no es contradictorio ser libertario y se abogado?” Y yo le digo “¿no es contradictorio ser libertario y ser profesor?”. Porque claro, ¿los profesores están más libres de la contaminación del sistema que nosotros? No creo, sí tienen que domesticar, inculcar ideas, hábitos.

Una vez debatí en un foro donde había un abogado trotskista que decía “los abogados somo trabajadores del Derecho, y somos iguales a cualquier trabajador”. Sí y no. El abogado asalariado es un trabajador, pero el abogado que trabaja por cuenta propia es objetivamente un pequeño burgués, básicamente, porque son liberales, entonces depende de cómo trabajes, para quién, porque hasta en el Manifiesto comunista dicen que el capitalismo desacralizó todo, y dicen, salario al jurista; y eso es verdad, la mayoría de los jueces que conozco son asalariados. Y ahí pueden decidir si adhieren a la postura de los asalariados en general, aunque por lo general, tengan remuneraciones más altas, o si adhieren a la clase dominante.

Pero lo que discrepaba con mi colega, es que no sé si es como cualquier profesión, porque el Derecho surge en Roma como un ámbito que está como a caballo entre la religión y la política, entonces tiene componentes siempre de mistificación. El Estado de derecho en rigor significa que el Estado por sí solo tiene la fuerza pública, pero no tiene la legitimidad. Y el derecho por sí solo tiene la legitimidad, pero no la fuerza pública. Entonces el Estado de derecho que para todos los demócratas, los socialdemócratas es un concepto positivo, en realidad significa lo que alguien definió como el “secuestro del Derecho por el Estado”, porque antes del capitalismo, en la modernidad, podrían haber puesto “orden de regulación de las cosas”, “derechos municipal”, “acuerdos entre las personas”, “derechos no escritos”, “tradiciones”, “costumbres”. En cambio, el Estado lo que dice es que es solo el Derecho lo que el Estado, a través de leyes clama como tal, y todo lo demás no es derecho.

Todo eso es un matrimonio por conveniencia en donde el Estado no es solo fuerza bruta, si no que tiene el monopolio de la fuerza legítima, tiene el recurso, derecho de pedir el uso de la fuerza pública. Por eso el derecho burgués, el derecho capitalista, puede ser una discusión muy semántica, pero al regular las comunidades ya liberadas, cómo resuelven los conflictos, yo creo que tienen que tener una especie de derecho alternativo, pero totalmente distinto al que conocemos ahora. El tema es que el Derecho actual no es solo una herramienta, sino que mistifica, y en Chile ahora pasa eso, hay un tremendo estallido social, casi como una revolución social, y la gente dice “bueno, esto se va a resolver con una asamblea constituyente”, y digo “¡¿qué?! La visión de que el Derecho crea la realidad, siendo que más bien la refleja. El Derecho, las leyes, reflejan una correlación de fuerzas determinada, y por eso se plasma así. Y además buscan reforzar esa posición cuando se aplica en realidad, pero el Derecho no constituye la realidad, es solo un segmento.

Entonces, todos estos que tienen la fe de que es el momento para trabajar la Constitución, son quienes tienen un fetichismo jurídico, y eso es un problema para los que trabajamos en algún ámbito jurídico. Lo que digo es que el abogado critico, con posiciones libertarias, si tiene que intervenir en el mundo del Derecho, cuando lo hacemos estamos nadando en un mar de mierda, y necesitamos en algún momento salir de ahí, cuando no estamos trabajando, así logramos descontaminarnos, y eso solo lo logramos volviendo a nuestras comunidades en lucha, a nuestros grupos de afinidad en tanto no abogados, creo que esa es la única forma.

Hay un problema, los anarquistas que entren a estudiar Derecho, lo más probable es que ya no sean anarquistas, porque el Derecho te cobra un precio ideológico de alienación y es muy difícil no caer en eso. Yo diría que pueden haber abogados libertarios, como pueden haber ingenieros libertarios, matemáticos libertarios, pero el derecho está siempre ligado al Poder, y es difícil que la mayoría de los libertarios puedan mantener esa postura ya que finalmente tienen que actuar en ese mar de mierda.

Sobre legalidad e ilegalidad hay un punto importante que podría profundizar; hay un tema que hemos discutido en Chile, que es que uno tiende a asumir que la ilegalidad es superior a la legalidad, pero también, es posible, ver obsesionarse con la dupla legal e ilegal. Hay un texto de un marxista del año 22, llamado “Legalidad e ilegalidad”, y plantea unas cuestiones interesantes. Cuando uno sabe que la clase dominante hace las leyes, y puede hacer diferentes según los intereses que tenga, las cuestiones de clase que busque preservar, a veces hay conquistas, luchas del pueblo que llevan a modificar leyes. Cuando uno sabe que la ley es una cuestión contingente y depende de relaciones de fuerza, sabe que no la puede tomar en serio, no es sagrada. Él dice que el problema del anarquismo es que cuando proclama el culto a la ilegalidad, dice que está dando la razón a que la definición de la ley es una cuestión súper seria y se determina por ella.

Es como decía un situacionista, “cagarse en un altar”, como una cuestión de rendirle culto, invertido. Entonces yo decía, esa dinámica me llama la atención. Uno dice, la actitud revolucionaria ante la ley es la indiferencia, uno puede usarlo, no usarlo, pero lo importante es no dejarse determinar por ella. En cambio, el culto a la ilegalidad es como la visión negativa del culto a la ley. La mayoría de los anarquistas no estarían de acuerdo con eso, pero yo le encuentro el sentido.

Yo entiendo esa posición, pero también entiendo la otra que cuando uno practica la ilegalidad siente que tiene un sabor adicional que no lo tiene si lo hubiera conseguido legalmente. Es como una vieja canción de una banda punk bien rara de los `80 allá en Chile, Los jorobados. Tenían una cancion que dice “ven a visitarme con algo pa tomar, y si no lo robas, no me interesa”. Yo entiendo eso también, cuando uno rompe la ley, la vulnera, le pasa por al lado, siempre hay un placer incluso erótico, estético de los sentidos porque la estás combatiendo, pero también tendría ojo con eso. Si uno piensa que lo ilegal es positivo en sí mismo puede que esté cayendo en la trampa de la legalidad por la inversa, y la idea es romperla. En ese punto, obvio que es necesario conocerla en el ámbito que uno le toca.

Hace unos años hicimos unos análisis y nos dimos cuenta de que en Chile las leyes tenían un marco favorable para hacer ocupaciones de casa. La ley ayudaba bastante a quien quisiera ocupar una casa. Pero bueno, eso hay que saberlo, divulgarlo, romper esa jerga legal que el Estado necesita, y cuando uno rompe eso, lo lleva a un lenguaje popular, el Derecho puede ser usado en contra de sus propios creadores. Mencionar las leyes que limita el accionar policial. En el momento nada te salva de que la policía rompa la ley, te cague a palos, te viole o te mate, pero un manejo, el saber exactamente qué tenía permitido y en qué momento empezaron a violarlo, sirve y hasta, en algunos momentos, desincentiva el accionar policial. A veces pasó que intentaron hacer averiguación de identidad de compañeros, y uno andaba con el código y le dice a los pacos, “¿pero por qué el control?” “Porque hay un indicio de identidad delictiva”. El compañero le muestra el código y no, la verdad es que no. “Bueno, me voy”. No todo el mundo debería estar ocupado de las leyes, pero quienes trabajamos con ellas, deberíamos divulgar los conocimientos de cómo ocuparlas como barrera de contención para evitar que abiertamente te agredan, violen tus derechos; también en el plano laboral, en el penal.

GN: Eso se puede aplicar para cualquier disciplina, ¿no? Profesores, abogados, ingenieros, etc. Lo que sea, desacralizar la profesión burguesa, que se pueda resignificar para un beneficio social, de clase.

JC: Todo lo que conocemos como disciplina, fueron formadas, remodeladas por el capitalismo, se hicieron para el servicio de la dominación. La antropología, para justificar el colonialismo, el racismo; la sociología, la criminología, surgen como ciencias del control social. Pero curiosamente, en cada una de las disciplinas, se forma en el límite, un polo crítico que le rompe el límite finalmente. Está la psiquiatría y la antipsiquiatría. Había criminología oficial, y la criminología crítica. Yo creo que así en muchos ámbitos. Hay pedagogía y anti-pedagogía. En serio, a mí me parece que culpabilizar compañeros porque estudiaron algo y tienen un título profesional es bastante moralista y culposo cristiano, siendo que más bien, en algún momento, en las revoluciones se ve que cuando hay soldados o policías que se pasan al otro lado, tienen un conocimiento técnico que nosotros no tenemos y también sirve. Más que rechazar el conocimiento hay que romperlo de las parcialización y subvertirlo, que juegue para lo que contrario que era su encargo oficial.

GN: ¿Cómo percibís las violencias patriarcales en la revuelta? ¿Han existido momentos de discusión que den cuenta la posición general de quienes protestan ante el patriarcado?

J.C: En la revuelta misma, en primera línea, es pura acción, uno no ve el espacio de discusión, pero sí lo que se ve es participación mixta. En la primera línea hay más presencia masculina, pero las mujeres también están. Y por lo general, de hecho en un periódico amarillista, medio progre de allá, hicieron un reportaje a las mujeres en la primera línea. Decían que estaban más bien dedicadas al asunto de picar piedras y llevarlas adelante, dando una perspectiva de que todos estaban protegiendo al pueblo, no es que los hombres nos protegen a todos.

En Chile, uno de los precedentes que tuvo esta movilización, es que tuvo distintas insurrecciones más locales, en Chiloe, Aysen, Magallanes. El año pasado fue el año de la explosión feminista. Toda la crítica feminista, contra la heteronorma, contra el patriarcado, se expandió y se conoció de una manera que no había tenido precedentes en Chile, y donde es importante la posición anarcofeminista. Eso se nota no solo en la acción, sino en la propaganda. Hay mucha apelación a que el patriarcado y el Estado están imbricados, entonces tienen que caer juntos, lo que es una propaganda bastante fuerte.

Todavía he visto una reminiscencia, mucha de las lesbofeministas, de las anarcofeministas que han problematizado la cuestión de un grito tradicional que dice “porom pom pom, porom pom pom, el que no salta es un paco maricón”. Qué tiene que ver eso, se preguntan, ¿no podemos protestar sin homofobia? Ese es un canto que ocupaban las barras bravas, mayormente.

Algo que no mencioné es que las barras bravas, que se odian y llevan peleando entre sí por décadas, se unieron a la primera línea. El otro dia pegaron un cartel que decía “Perdimos mucho tiempo peleando entre nosotros”. Era inimaginable. Hay varias cuestiones que están en tensión, que pueden apreciarse ahí, pero yo diría que la crítica antipatriarcal está bastante fuerte. Yo creo que la explosión feminista del año pasado revolucionó el país. Yo no diría que el patriarcado y el machismo hayan muerto, pero sí que quedaron heridos de muerte. Eso sí se nota en la protesta.

Varios anarquistas, y sobre todo en la comunidad HCpunk, estuvieron escrachados y se generan conflictos sobre si se los acepta en un recital, y es un tema; esas formas de sanción son válidas, pero pienso, ¿los vamos a escrachar para siempre o habrá un momento en que incluso personas que se mandaron grandes cagadas sean reinsertadas en nuestras comunidades? Hasta el derecho burgués proclama, en la práctica solo castiga, pero se ve obligado a proclamar la reinserción. Yo creo que, ligado a la cuestión de forma alternativa de resolución de conflictos, yo creo que hay comportamientos que merecen la expulsión de la comunidad, pero también me he encontrado con gente que se ha mandado, lo que llamamos en Chile, “dar jugo”, casos de mal comportamiento en recitales, por ejemplo, de violencia.

Hay propagandas que dicen que dentro de los anarcos que combaten contra la policía hay algunos machos que merecerían no estar ahí, pero en la práctica, en la primera línea a veces son mil personas. Entonces, la verdad, en el cuerpo colectivo yo no sé quién está al lado. El tono antipatriarcal está presente, pero en la revuelta es multifórmico. Todos los grupos ahí presentes coexisten horizontalmente, las disidencias sexuales, los anarcos, la izquierda, las barras bravas.

GN: ¿Cuál pensás que pueda llegar a ser el desenlace de esta revuelta? ¿Cuál es tu posición hacia la discusión que lleva el pueblo en torno a la tensión entre Asamblea constituyente por un lado y asambleas territoriales por el otro?

JC: Respecto a lo primero, es bien difícil responder; porque primero, nadie esperaba que ocurriera, a muchos no nos extrañó, pero en el momento exacto nadie lo previó, nadie. Segundo, nadie pensó que iba a durar tanto. Pensamos en distintos momentos que se venía el bajón, que se iba a descomprimir y pese a todas las maniobras represivas, legales del gobierno, la revuelta no se ha descomprimido, ha cambiado de forma, a veces da la sensación de que el momento más álgido ya pasó, pero varias veces resurge. Entonces, en realidad estamos en un punto en que cualquier cosa podría pasar y nadie tiene muy claro cómo se va a resolver.

El otro dia, con algunos compañeros hablábamos de varios ejemplos en Francia, Hong Kong, que a diferencia de las insurrecciones clásicas, que se concentraban en un momento y terminaban en un resultado, pareciera que ahora estamos entrando en una fase en la que se desata una especie de conflictividad permanente, en que la insurrección no se va sino que está siempre a la vuelta de la esquina y puede reactivarse por varias razones. Yo diría que esa situación es en la que está Chile. Incluso, hay un símil con la actividad sísmica. Aquí no es como Chile, Chile es un país muy sísmico, desde chico uno aprende que cuando hay varios temblores fuertes se aleja por años la posibilidad de un gran terremoto. Y cuando en mucho tiempo no hay temblores, el siguiente suele ser un terremoto grande, y ese es un aprendizaje corporal.

Me acuerdo cuando fue el terremoto más grande de los últimos tiempos en Chile, en el 2010, yo pensaba, chuta, el último gran terremoto fue en el `85, ha pasado mucho tiempo sin un nuevo terremoto y la energía se acumula, la tensión del movimiento de las placas, y cuando vino el terremoto del 2010 fue realmente grande. Y pensaba que la tensión social es parecida, porque la transición, la transacción a la democracia en Chile se impuso en base a tanto consenso, tanto miedo a los militares, que la gente la aceptó y agachó la cabeza. Y el nivel de insurrección que hubo en los `80 no volvió a darse en los `90, ni en los 2000. En la última década se han dado luchas muy puntuales, pero muchos especulábamos con eso. Cuando llegue a darse, se va a haber acumulado tanto que va a ser un gran terremoto social, y eso es lo que ocurrió ahora.

Cuando ocurrió la insurrección en Ecuador, muchos columnistas decían que en Chile no va a pasar nada así, porque el pueblo está totalmente domesticado, menos los estudiantes secundarios. Piñera unos días antes se atrevió a decir “viendo el continente, Chile es como un oasis de tranquilidad”, y pa, se le vino el terremoto. Yo creo que las placas van a seguir chocando, no me imagino una pacificación muy rápida. La semana pasada, un dia martes, creo, no recuerdo la fecha, pero la insurrección en todo el país rebrotó casi con la misma intensidad que el 18 de octubre, se atacaron cuarteles militares, policia, habia primera línea masiva en muchas ciudades. Y ahi la derecha empezó a llamar a los militares a la calle, Piñera hizo cadena nacional diciendo que iba a sacar a los militares, y a última hora se arrepintieron. Lo que se dice es que los militares le dieron un ultimátum de 48 horas. La cuestión es política, y si fracasa nos sacas de nuevo, pero ahora vamos a salir con todo, no queremos limites de DDHH. No los sacó, y entre la presión de la revuelta social y de los milicos, la clase social política se reunió de madrugada e hizo una propuesta para una nueva Constitución; cosa que días antes era inimaginable. Y ahí está la trampa, yo sentí, puta, con esta mierda van a lograr descomprimir.

Pero al otro dia la protesta en Plaza Italia fue enorme, murió un chico, todo indica que colapsó por las lacrimógenas, tenía una falla cardiaca previa, le generó un paro y cuando lo iban a atender, la policía atacó a la ambulancia y a los equipos de primeros auxilios, y murió. Entonces, la prensa burguesa sacó titulares diciendo “gran acuerdo histórico”, “un triunfo de la democracia y la ciudadanía”. Ya no eran vándalos ni anarcoterroristas. Pero la cosa no se calmó, siguió. Ahora en la Plaza Italia las movilizaciones no son tan masivas, como las que hubo al principio, pero ocurren todos los días, y todos los días hay confrontación con la policía, y eso no para.

El viernes pasado, antes de venirme para acá, tuve que caminar por toda la Alameda, que es un paseo muy largo, y las barricadas estaban por toda la Alameda. No pareciera descomprimirse. Alguna gente sí tiene miedo, dice que si les fracasa el arreglo institucional, y la protesta recrudece, lo han dicho hasta analistas burgueses, ha de llegar un punto más intenso y ahí es que todos temen que haya una nueva salida de los militares a la calle, y que en efecto, no hay que hacerle frente a eso. Pero también hay gente que analiza otra cosa, que los militares no están acostumbrados a reprimir en la calle, a diferencia de la policía, que es su arte. Los militares mataron cuatro personas los primeros días y los carabineros ha atado menos, pero se han dedicado a la mutilación masiva, y en eso los tipos ya están perfeccionados, ya saben como aplicarla. El general director dijo, no se preocupen, no voy a dar a ninguno de baja, con lo cual tuvieron una seguridad para seguir operando así. Y claro, la perspectiva de los milicos es terrorífica, pero tampoco es tan fácil para ellos, por lo menos en caso de dos conscriptos, se han negado a reprimir. Por otro lado, ningún paco se ha negado a reprimir, entonces los milicos a la calle, es una salida desesperada que a los golpistas les gustaria, algunos opinan que puede hacerse como un autogolpe, pero no me parece tan probable en este momento.

Están jugando la carta de la nueva Constitución, que se va plebiscitar en abril del año que viene, descomprime, pero ahí está el tema. Este estallido no se generó por una nueva Constitución, pero sí es un problema para todos nosotros allá. En las asambleas territoriales la gente sí demanda una Asamblea constituyente. Se relaciona en parte con lo que hablábamos antes, la mentalidad jurídica que predomina, la civilización capitalista viola las leyes todo el rato, pero tiene un aura de legalidad, legitimidad, juridicidad, entonces eso es lo que está pidiendo la gente. Los socialdemócratas hicieron una versión horrible del “derecho de vivir en paz” de Víctor Jara, que dicen en vez de decir “el derecho de vivir en paz“ dice “un nuevo pacto social”. Alguien me decía que la burguesía boliviana anti Evo está ocupando la misma canción, que quieren un nuevo pacto social. Y los artistas chilenos que la hicieron dicen que no, que no era esa la idea. Pero habla por sí solo.

GN: Bueno, acá también, ganó Alberto Fernández, y surgieron las mismas medidas, el pacto social, la transa y recomponer el Estado con todo lo que eso conlleva. El mismo mecanismo que utilizan siempre, se repite la historia, esa mística, esa sacralización de lo estatal se repite.

JC: Como una refundación, el refundar Chile con una Asamblea constituyente, y el problema es que, claro, como la que están proponiendo es tan fraudulenta que incluso ni se llama asi, se llama “Convención constituyente” y eso ha generado que algunos sectores que estaban más críticos a la Asamblea constituyente ahora la critican porque dicen que quieren una Asamblea constituyente pero de verdad, libre, soberana y sin esos amarres. Entonces parece que juega un rol, como a la izquierda de la posición que están intentando imponer, y yo me temo que eso genere un resurgimiento de la ilusión institucionalista. Con que esto se arregla con un nuevo pacto social, pero donde se ofrece el pueblo.

Yo creo que estamos claros que el terreno, el lenguaje, la ideología son burguesas; no es nuestro terreno, ni nuestro lenguaje ni nuestros objetivos se van a poder plasmar ahí. Otra cosa es una insurrección victoriosa con la burguesía derrotada, si ahi me plantearán algo así como redefinamos una especie de Asamblea constituyente, le encontraría más sentido, pero sin eso, es invitar a una clase que ahora está asustada, invitarla a conversar. Además lo otro muy grave es que hay como 1.500 personas en prisión preventiva. La policía ha detenido a 15.000 personas y 1.500 han quedado en prisión preventiva principalmente por delitos comunes, como saqueos, daño, pero también han querido aplicar la ley antiterrorista.

Yo conozco un caso de un cabro de 18 años que estuvo en la primera línea todo el rato y le cayó la inteligencia policial en su casa, y lo acusaron de 8 delitos, 3 incendios, 3 de portación de molotov, un atentado contr la autoridad. Y hay casos en los que no tienen imputaciones tan graves, como la de un profesor que fue el primer detenido por los hechos del 18, el tipo solo pateo un torniquete, lo cual en el derecho penal sería un delito de daños que no te deja preso, como mucho pagan multa, pero ahí juega con la ley de seguridad del Estado, que te incrementa todas las penas. Entonces la represión ya operó, sigue operando. Han dicho que ahora van a ir por los instigadores de esto. Y la gente dice “si cientos de miles instigamos esto, participamos”. Hasta ahora solo intentaron con un dirigente trotskista y no les resultó mucho, porque el juez que tomó la querella, dijo que no constituía delito, sino libertad de expresión porque había llamado a derrocar al gobierno, y a hacer una Asamblea constituyente libre y soberana.

Pero la represión no ha parado, las violaciones de DDHH no se han esclarecido. Recién ahora con estos informes de organismos internacionales de DDHH el gobierno está reconociendo que sí hubo violaciones de DDHH. Entonces, ponerse a negociar con ellos cuando tienen las manos ensangrentadas ha sido repudiado por mucha gente que no es enemiga de la Asamble constituyente, pero ve que este arreglo es una mierda. Primero que renuncie Piñera, que haya juicio y castigo a los altos mandos y después ahí hacemos acuerdo por la nueva Constitución.

Pero nosotros, los que estamos discutiendo con los compañeros más cercanos, que todos participan de las asambleas de sus barrios, es que hemos decidido lo siguiente: no nos podemos restar de las asambleas porque mayoritariamente estén por una Asamblea constituyente; lo que sí podemos hacer es discutir eso, y para el caso que se planteen demandas, estamos pensando el plantear demandas que llamamos “destituyentes”; demandas negativas, como disolución de carabineros, disolución de la policía militarizada. pensamos mezclarnos ahí, proponiendo formas de contrapoder, pero es un tema complejo, lo estamos discutiendo.

Me puse a hacer una lista, y me di cuenta que algunas eran contradictorias, algunas dicen “juicio y castigo”, bueno, eso se lo estaría pidiendo al Estado, al poder judicial; “disolución de la policía” es menos recuperable y otras ya eran directamente comunalización, rediseño urbano, todo eso. Se sacó un panfleto que decía “todo el poder a las asambleas territoriales”, pero asumiendo una oposición entre el arreglo institucional con una Asamblea constituyente cocinadas desde arriba y esta reivindicación de asamblea popular constituyente desde abajo que nosotros hemos dicho que no vamos a restar, pero vamos a pensar bien qué propuestas llevar.

Unos compañeros de La Serena sacaron un panfleto muy bueno que decía que no es asamblea en singular, como un gran evento, sino asambleas destituyentes por la abolición del trabajo asalariado, el Capital y el Estado. Creo que esa idea es interesante porque es plural, no es un solo momento sino que te obliga a mantener la organización territorial y plantear más que relegitimación del poder, plantear aboliciones de ciertos aspectos de la realidad. Eso me parece interesante, pero creo que es un desafío para los anarquistas, anarcocomunistas, el plantearselo en un contexto así sin que te arrastre la marea constituyente.

GN: “Menos asambleas constituyentes, más asambleas destituyentes”. Ese nuevo blog que nos has pasado, lo estuvimos replicando: Vamoshacialavida.noblogs.com. Hay un artículo sobre las asambleas territoriales, órganos autónomos del pueblo, que habla de esa construcción de las asambleas territoriales y populares, que le disputan sentido y lucha a esta gran Asamblea constituyente como una recomposición de la normalidad, de la burguesía. Es un desafío.

JC: El otro tema que ha sido fuerte allá ha sido la cuestión de la normalidad, porque muchos llamaban a volver a la normalidad. Y mucha otra gente diciendo , la normalidad ahora es la lucha, y no vamos a volver a la vieja normalidad. Las primeras dos semanas pasaba de la euforia al llanto, era una cuestión explosiva. Dejó de existir el transporte, hubo una huelga general de facto porque no funcionaron las escuelas, la gente no podía ir a trabajar. Siete días donde he gastado 1000 pesos, como dólar y medio, y solo he andado en bicicleta, y por mi trabajo he estado observando el accionar policial en la primera línea. Cuando volvíamos a la oficina teniamos sistema de turnos, y cuando nos volvíamos ahí, nos tenían comida. Entonces, durante muchos días no gasté en comida ni transporte, y no había nada qué comprar.

GN: El pueblo ayudando al pueblo, y la normalidad se fue a la mierda.

JC: Claro, esa idea de que la normalidad estalló es lo que más le duele al poder, porque no la han logrado establecer del todo, de hecho, en la editorial del Mercurio, que es como el decano de la prensa burguesa allá, el jueves de la semana pasada, su editorial se llamaba “peligrosa normalización“, y decía que si bien la proclamación de la nueva Constitución había generado discrepancias, todas ellas se están resolviendo dentro del plano de la política y de la institucionalidad. O sea, la segunda parte del acuerdo que era la paz social, si bien es cierto que han disminuido la asistencia a las manifestaciones, los eventos violentos (la policía los mide por dia), dice que lo cierto es que no puede ser que todos los dias manifestantes violentos se tomen el corazón de la ciudad y se enfrenten a la policía. No puede ser que en el mismo dia que se proclamó el acuerdo ocuparan fuegos artificiales, que están prohibidos en Chile, pero los ocupan los narcos y las barras bravas. Entonces lanzar fuegos artificiales en Plaza Italia es un abierto desafío a la autoridad, y mucha gente culpa abiertamente a los anarquistas.

Hubo un artículo de un tipo muy facho a los pocos días del lanzamiento, el lenguaje era muy chistoso, decía, “han sido días muy tristes, pensamos que iba a haber un ataque anarquista contra el metro, y que al no ser reprimido enérgicamente les generó confianza para proclamar su objetivo anárquico y destruir todos los símbolos del Capital”. Cuando lo reconocen ellos, es que no es una alucinación nuestra. Y un demócrata decía que había que reformar a la policía, la inteligencia del Estado bla bla bla, y ponerla en un mejor nivel con capacitaciones, con policías de otras partes del mundo.

En materia de control del anarquismo, si bien ahora acusaron a un trotskista de instigador, yo creo que la inteligencia policial más inteligente, tiene claro que los que han promovido esto no son el Frente Amplio ni los trotskistas. Y el nivel que ha logrado la policía de conocimiento del anarquismo a lo largo de estos diez años es importante

Por otra parte, la situación del desabastecimiento, en rigor duro dos dias. Intentaron jugar a eso, diciendo que iban a haber desabastecimiento, pero las ferias libres nunca dejaron de funcionar, el traslado de alimentos a la ciudad nunca frenó. Fue como un fantasma. Muchos nos preguntamos qué hacemos en ese escenario, tendríamos que coordinar con compañeros del campo. Y ese es otro punto importante en las asambleas territoriales, que tienen que resolver no solo la cuestión política, sino lo práctico de seguridad, cuidado de los niños, los viejos, la alimentación. Eso no se qué tanto alcanzó a avanzar, porque el desabastecimiento no se produjo. En ese sentido la normalidad igual funcional. El transporte público funciona en algunos momentos del día, el metro no para en algunas estaciones porque están hechas mierda .

Habia un comic muy chistoso del dia domingo después del estallido que decía “Pineña, lograste controlar la cuestión del metro. El problema es que ya no hay metro”.

GN: ¿Quisieras agregar algo?

JC: Mencionar la explosión de creatividad en las paredes, que es impresionante. Pero por alguna razón el movimiento encontró su propio icono que es un perro, que iba a todas las protestas y le ponían un pañuelo rojo. Se llamaba “Negro”, y le decían el “Negro matapacos”, porque en las protestas siempre estaba del lado nuestro y ladrándole a la policía. De hecho, salieron unos afiches que decían “Ládrale a la autoridad , como ligado al gato negro; maúllale, ládrale, guerréale. Pero el “Negro matapacos” murió hace dos años, y ahora su espíritu está presente en todas partes, no solo porque lo han puesto en afiches, en banderas, poleras, sino que hasta hicieron una estatua. Y los periodistas cuando hablan de él, no lo nombran. Lo mas lindo es que ahora a los perros les ponen los pañuelos rojos. Hace unos dias, tenia que sacar a pasear al perro, me había quedado dormido, así que salí a las dos de la mañana, me crucé con unos chicos, uno corriendo, otros en bicicleta, y un perro detrás de ellos con pañuelo rojo. Pensé, es impresionante. Mucha gente dice que la revuelta no tiene líderes, en efecto; ni tiene ni va a tener. Pero el único referente es un animal no humano. Un perro que siempre acompañó la lucha. La revolución social posibilita la reconciliación de la humanidad consigo mismo, con los otros animales y la naturaleza; yo creo que eso se refleja un poco en que el líder sea un perro que ya se murió.

Siempre ha pasado que los perros callejeros se unen a la gente y tratan de morder el chorro del hidrante, se ponen en situaciones de riesgo. El último año, por lo menos dos perros han muerto atropellados por la policía. Entonces, la cuestión no es menor, porque se ponen del lado de la revuelta y sufren del accionar policial y hay gente que ha tenido que rescatar animales.

Otra cosa de la simbología que contaba es que la izquierda más revolucionaria, la que se armaba el los `80, usaba banderas chilenas. Junto con sus banderas de partido, usaba la bandera chilena Y el MIR, su grito era patria o muerte, venceremos, siempre con banderas chilenas. En cambio, todavía me acuerdo del momento exacto en los `90 justo en universidades bien combativas se hacían salidas a la calle. Un día del “Joven combatiente” estaban los encapuchados de la izquierda tradicional y los encapuchados anarquistas que era un fenómeno reciente. Y me acuerdo que sacan una bandera española, bencina y se prende, aplausos. Bandera yanqui, lo mismo. Y después de un rato, sacan la bandera chilena, se provoca un silencio. Empiezan a echarle bencina y los de la izquierda “no conchatumare, muchos compañeros han muerto por esa bandera”. Y todos los otros, “¡quémala, quémala!”. Y la prendieron. Y a partir de ahí, la juventud rebelde de Chile nunca más honró esa bandera sino que la quemó, la rayó, la usó invertida. Lo que pasa ahora en la revuelta es que la gente ocupa la bandera. En las protestas yo la veía pero por alguna razón ya no me molestaba tanto. Antes uno veía a alguien con una bandera y decía “fascista de mierda”, y ahora en medio de las batallas hay banderas negras y también banderas chilenas. Y bueno, si están acá…

La primera ocupación que tuvo fue la bandera chilena con muchos hoyos. Después aparece tal cual pero en negro, manteniendo líneas blancas. Y de ahí en pocos días se pasó a una completamente negra pero con la estrella lo cual es casi idéntica a la bandera tradicional mapuche con el lucero. Finalmente la bandera negra tomó la bandera chilena y la convirtió no en una bandera de algún Estado o República, sino en la bandera del cielo estrellado en la noche.

Santiago, Chile: Ataque con bomba de ruido contra Mall en memoria del compañero Kevin Garrido

Comunicado recibido el 02/12/2019:

La noche nos encaminó en complicidad con la luna, porque estamos hastiadxs de ver como avanza su sistema tecnologico, de ver las ciudades y su hormigón crecer sin parar, de respirar toxicidad y de sentirnos más muertxs que vivxs.

Nos adjudicamos un ataque con una bomba de ruido (alcohol, cloro) a un centro comercial cualquiera ubicado en santiago, en una madrugada de junio. Este pequeño regalo de odio es para demostrar el asco que sentimos por sus estructuras, su vida ciudadana y su comodidad. Y en memoria y venganza de Kevin Garrido asesinadx en noviembre del 2018. Estas presente en cada corazon que busca atentar contra la sociedad maldita.

QUE SE EXPANDA EL CAOS POR SUS CIUDADES
LIBERTAD A TODXS LXS PRESXS DEL MUNDO
KEVIN GARRIDO PRESENTE EN LA OSCURIDAD
¡ABAJO LAS JAULAS DE LA SOCIEDAD CIVILIZADA!

Desde algún lugar: Carta a un(a) chileno(a) sobre la situación actual (II)

Recibido el 01/12/2019:

—A Joaquín García Chanks y Marcelo Villarroel Sepúlveda, compañeros y co-conspiradores.

“Pues yo soy el poeta jurado de todos los intrépidos rebeldes del entero mundo,
Y quien viene conmigo deja atrás la paz y la rutina,
Y se juega a perder la vida a cada instante.”   
Walt Whitman, A un revolucionario europeo frustrado (1856), en Leaves of Grass.

“… donde hay peligro, crece lo que nos salva.”
Friedrich Hölderlin, Patmos.

A un mes y seis días de iniciada la insurrección, la Anarquía continúa viva en la región chilena. Es un acontecimiento sin precedentes en Chile y en América Latina. Ha sido el kayros de la Anarquía: el momento emancipador que acontece en el tiempo y el lugar pertinentes, la audaz encarnación de una pronunciada negación del Estado y de toda autoridad.

El eco de la vieja consigna anárquica “Ni Dios ni Estado Ni Patrón” retumbó a lo largo y ancho de la geografía austral y ha hecho vibrar corazones desde Cabo de Hornos hasta las orillas de los ríos Sama y Camarones.

Es evidente, que en su cotidiano quehacer subversivo, el anarquismo insurreccional de tendencia informalista, tensó al máximo sus potencialidades y, también exploró sus dificultades y sus propios límites, valiéndose de efímeras coyunturas –mutantes de un lugar a otro–, que le permitieron bosquejar (a partir del conflicto y las diversas contingencias) las posibilidades cromáticas de su trasfondo teórico-práctico y, fomentar los ánimos refractarios, concretando acciones  individuales y/o de pequeños grupos de afinidad abocadas al ataque y la expropiación.

Sin embargo, faltó dinamita. Escaseo el diesel y la gasolina. Se escatimó en el ataque. Hubo carencia de expropiaciones. No fueron demolidas las sedes de TODOS los partidos políticos. No se asaltaron prisiones ni manicomios. Se arremetió contra los símbolos pero faltó tiro al blanco. Quedó pendiente una fogata gigantesca con los cientos de banderas que se perciben en las marchas (incluyendo la rojinegra, porque TODAS las banderas están llenas de sangre y de mierda). Esa penuria ha permitido que la potencia negadora se desvíe hacia el “triunfo”, en lugar de inyectarle vida al conflicto y exceder los cantos instituyentes que ya amenazan  con imponer la paz de los sepulcros.

Hoy, el punto neutro de la insurrección empieza a revelarse con nitidez. La emulsión hace lo suyo y emerge la instantánea completa, mostrándonos el impasse en su justa dimensión.

Comprenderlo será un salto enorme de la pedagogía ácrata que puede contribuir al despertar de la modorra dogmática en que se encuentra sumido un sector considerable del denominado “movimiento anarquista”.

La potencia de choque de una insurrección no se mide por sus efectos ni reside en el crecimiento cuantitativo de las y los insurrectos, sino en lo que irradia ipso facto de ella. Reside en la vitalidad de su fuerza negadora, en su talante ofensivo, en la agudeza de la acción, haciendo de la insurrección un rito diferente del simbólico.

La feracidad del accionar anárquico reside en sí mismo, por eso fecunda audacias, alimenta la creatividad destructora y propugna voluntades subversivas, multiplicando la violencia antiautoritaria y la práctica ilegalista.

Instantáneas de la revuelta (segundo acercamiento) [1]

Como era de intuirse desde el primer día de la insurrección, la represión no se dejó esperar.

Hasta el momento, según las propias cifras oficiales, se contabilizan más de una veintena de muertos, cinco de ellos ha consecuencia de los disparos de las fuerzas represivas; seis mil quinientas personas detenidas, de las cuales 759 son menores de edad; dos mil trescientos noventa y una heridas (41 por disparo de arma de fuego, 964 por perdigones, entre las que se cuentan 222 con lesiones oculares –que han perdido la visión de un ojo o han quedado completamente ciegas– y 909 ha consecuencia de las brutales golpizas) y; cientos de mujeres violadas y ultrajadas sexualmente. Se pudo constatar que la Policía de Investigación (PDI), instaló un centro de torturas en el Shopping Arauco Quilicura, donde han sido atormentados cientos de manifestantes detenidos durante las revueltas.

Por su parte, las y los insurrectos han atacado con artefactos incendiarios cuarteles militares, comisarías, cabinas de peaje, iglesias, supermercados y otras instalaciones comerciales y; han logrado derribar drones de vigilancia de la policía con la ayuda de cientos de apuntadores laser.

Gracias a la oportuna diligencia de los hackers y a la aplicación que reveló el domicilio de muchos uniformados, se han multiplicado los ataques a las casas de policías en toda la región: en Viña del Mar, personas encapuchadas atacaron la residencia de un comandante de policía y varias casas de uniformados fueron grafiteadas con amenazas de muerte y sus vehículos destrozados. En San Antonio, fueron atacados los cuarteles de Tejas Verdes e incendiaron parte de sus instalaciones. En Chiguayante, un grupo de insurrectos irrumpió en las casas de algunos policías destrozando todo lo que hallaron a su paso. En Quinta Normal apuñalaron a un policía en su residencia y, en la Población de Lo Hermida, fue atacada la estación de policía, con un saldo de seis pacos heridos.

Mientras los policías dormitan en sus autos, constantemente son agredidos con artefactos incendiarios, una práctica fácil de replicar que ha comenzado ha extenderse a varios vecindarios. Durante las protestas en la ciudad de Rancagua, lanzaron un cartucho de dinamita a una patrulla de carabinaros que no llegó a explotar. En la Población La Victoria, comuna de Pedro Aguirre Cerda, al sur-centro de Santiago, fue incendiada la casa de un  uniformado, al igual que en la provincia de Coyhaique, donde fueron atacadas con docenas de bombas incendiarias propiedades de carabineros.

En pleno centro de Santiago, encapuchados atacaron la Parroquia de la Asunción y utilizaron el mobiliario y los santos para hacer barricadas; quemaron la Iglesia de los Sacramentinos y, la Iglesia de la Veracruz en el Barrio Lastarria, declarada “monumento histórico” durante la dictadura fascista del general Augusto Pinochet. La Catedral de Valparaíso, también fue atacada por una multitud, quemando algunas de sus puertas, destrozando bancos, altares y la pila de bautismo. En Puerto Montt, durante la madrugada del miércoles 20, encapuchados atacaron la casa pastoral Graciela Bórquez, en pleno centro de la ciudad y, en el sector Coihuin, quemaron la casa del sacerdote Luis Izquierdo acusado de abuso sexual.

Además de las iglesias católicas –consecuentes con la práctica anárquica y a modo de homenaje a la célebre frase kropotkiana («La única iglesia que ilumina es la que arde»)–, fueron incendiados y destrozados varios templos evangélicos, destacando el ataque del 28 de octubre en la ciudad de Santiago a los estudios de grabación y las oficinas del Ministerio de Comunicaciones GRACIA TV, en Santa Rosa. El mismo día y en la misma barriada sería atacada la Iglesia Bendecidos para Bendecir y, la Iglesia Ministerio Internacional para la Familia (MINFA), dependencia del Hotel Mercure, en Santiago Centro. En Valparaíso, el 20 de octubre fue atacado por encapuchados el Centro de Restauración Internacional (CRI-Chile) y, el día 26 de octubre, la Iglesia Presbiteriana de Valparaíso. En Temuco, en la madrugada del 20 de octubre fue atacada la Iglesia Asambleas de Dios y; en Araucanía, en el sector rural de la Púa, la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera.

En la ciudad de Los Andes, una multitud encapuchada expropió una farmacia para llevarle pañales, medicamentos y artículos de limpieza a un hogar de ancianos.

Como concierne a toda insurrección antiautoritaria, los políticos también han sido blanco de los ataques insurgentes sin importar el color ideológico de sus partidos. En Talca, personas encapuchadas quemaron la sede parlamentaria del senador ultraderechista Juan Antonio Coloma del Partido Unión Demócrata Independiente/Popular (UDI/P).  En total, ya han sido atacadas ocho sedes de la UDI y dos sedes de Renovación Nacional. El pasado viernes 22, un grupo de manifestantes de la Asamblea de Feministas de Arica, atacaron con pintura y escupitajos al senador del Partido Socialista, José Miguel Insulza, a las puertas de Radio Cappísima y; en horas de la madrugada de hoy en Punta Arenas, un grupo de afinidad atacó con bombas incendiarias el Espacio Comunitario La Idea, sede parlamentaria del diputado Gabriel Boric de Convergencia Social.

A pesar del creciente dinamismo subversivo y la participación protagónica del anarquismo insurreccional, algunos comunicados de grupos afines a la tendencia informal, señalan conductas paranoicas en  ciertos “compañeros” que apoyados en las teorías de la conspiración, en absurdas tesis sobre supuestos golpes de Estado y, otros presagios fantasiosos, llaman a la desmovilización y comienzan a generar miedo creando un clima de derrota anticipada.

Esta psicosis logró penetrar a algunos sectores formados en «la ominosa cultura ciudadana de creer que cada ataque es un montaje» y han comenzado a acusar a probados compañeros de ser “agentes encubiertos”.

Paralelamente, las estrategias impulsadas por el sistema de dominación a través de sus medios de domesticación masiva, han sido adoptadas por los manifestantes ciudadanistas que llevan a cabo una labor paramilitar anti-encapuchados que solo beneficia a nuestros enemigos. Esta atmósfera contrainsurgente, provocó que un grupo de manifestantes golpeara brutalmente a un joven y lo colgaran del puente Pio Nono, acusándolo de ser un policía infiltrado sin el menor fundamento.

Lamentablemente, estas actitudes nefastas aún prevalecen con gran arraigo en nuestras tiendas, particularmente en aquellas escenas contaminadas con el discurso liberal y entre quienes se asumen como parte integral de las llamadas “izquierdas”.

Las trampas de la paz: Coincidentia Oppositorum

Para decirlo con Bakunin: «Yo creo haber probado, y los acontecimientos no tardarán en demostrarlo mejor de lo que yo he podido hacerlo »[2] que, la primavera chilena comienza a encaminarse a una cierta extenuación. El fuego refractario está siendo sofocado. La flama anárquica empieza a languidecer.  El oxigeno que daba vida a la Anarquía se agota.

En sus Cartas a un francés sobre la crisis actual, Bakunin recomendaba «la acción inmediata no política del pueblo, por la sublevación en masa de todo el pueblo francés, organizándose espontáneamente de abajo a arriba, para la guerra de destrucción, la guerra salvaje a cuchillo» [3]; pero su exhortación data de 1870 y, definitivamente, ciento cuarenta y nueve años no han pasado en balde. De hecho, el propio Bakunin terminaría sus días muy decepcionado con la “masa” y, le apostaría más a la coordinación de voluntades afines, haciendo énfasis en la conspiración de las minorías refractarias y la propaganda por el hecho.

En nuestros tiempos, no podemos depositar la más mínima ilusión en la “masa”. Sabemos sobradamente como actúa la servidumbre voluntaria. Sí se verificara la insurrección generalizada y «la guerra de destrucción», «la guerra salvaje a cuchillo» tuviera lugar, el final de la película ya lo conocemos de antemano. Unos segundos antes que aparezca el rótulo: The End,  emerge un flautista de Hamelin que guía al rebaño de roedores a sus antojos.

Lo peligroso de la “masa” es su maleabilidad. Con la misma facilidad con que asiduamente la moldean los demócratas liberales, también la modelan los líderes religiosos y los dictadores. Su enorme plasticidad le permite –sin distingo– impulsar las más intrépidas gestas libertarias o avivar el fascismo más obsceno.

La ideología participacionista siempre juega su papel y termina retomando las riendas a través de la maquinaria de cooptación.

Basta echarle un ojo a la superproducción que desde ayer navega en las redes con tendencia a viralizarse en tiempo record, intitulada “El Pueblo Unido, Un Nuevo Amanecer”[4], para corroborar las intenciones fehacientes de los dispositivos de captura del sistema de dominación. Justo ahí, a partir de una narración aparentemente insignificante, cobra vida  la obra contrainsurgente.

Esto explica la exigencia del ángulo ancho para poder abarcar en la foto a los parlamentarios de todas las tendencias que hoy posan sonrientes por «los acuerdos alcanzados». Desde Wall Street a Zúrich los poderosos aplauden efusivos la cohesión de la clase política. ¡Histórico! Enfatizan a ocho columnas las portadas de los diarios impresos, anunciando la caída de la Constitución de Pinochet. La irreductible “Plaza de la Dignidad” (antes Plaza Baquedano o Plaza Italia) amanece mágicamente cubierta por un inmenso lienzo blanco como símbolo de paz.

La dialéctica marxista del poder constituyente comienza a monopolizar la lucha. No es casual el rol negociador de la Mesa de Unidad Social. La salida de la “crisis” por la izquierda es la receta idónea para darle continuidad a nuestro paraíso capitalista global. El “nacional populismo” –ya sea de “derecha” o de “izquierda”– es la solución. Desde América Latina a Europa nos lo imponen como el único camino de “reestructuración”, o sea, la vía para vendernos más capitalismo (pero ahora “con rostro humano”, off course).

Por eso el llamado a la “unidad popular” mediante un sonsonete meloso que rescata la trova de Quilapayún con ayuda de un novedoso arreglo musical –con cierta reminiscencia soviética–, acoplando una lírica panfletaria que reitera hasta el cansancio «la patria está forjando la unidad»[5].

Pese a las breves estrofas de un par de hiphoperos al servicio del patrioterismo vernáculo («No somos de derecha ni de izquierda/no somos de esa mierda» y, «vamos decididos como humanos sin partidos»[6]), es incuestionable la mano que mece la cuna. Las imágenes del videoclip son axiomáticas: una marcha multitudinaria y vario pinta ataviada de banderas chilenas y (en menor proporción) Mapuches, mostrando al final de la comparsa incontables pancartas y cartulinas registrando una amplia gama de demandas ciudadanas y, de cierre, con broche de oro, una gigantesca bandera nacional con el lema: «¡Vamos! Chile no se rinde»[7].

A modo de conclusión preliminar

Algunos compañeros consideran que aún no es momento de sacar conclusiones y que debemos esperar que «las aguas tomen su curso y se verifiquen los resultados de la insurrección» [8] . Aseguran que «la nueva Constitución, la nueva Asamblea Constituyente, la enminente caida de Piñera»[9] y, todo el conjunto de cambios políticos que se sucedan, son el meollo del «triunfo popular que transformará para siempre a la sociedad chilena»[10].

Estos “compañeros” insisten en que «pensemos en frío antes de emitir comentarios» [11] para poder apreciar el desenlace.

Más allá del uso de lugares comunes y el abuso de imágenes cursis, me queda claro que quienes así piensan le apuestan al restablecimiento de la normalidad.

Por el contrario, considero que el tiempo de cavilar es ahora: en caliente, conciliando el acto reflexivo con la excitación de la lucha, aún con el fuego cautivo en las pupilas y las manos negras por los residuos de la pólvora. Y, en consecuencia me pronuncio:

En estos días en que algunos ya celebran el «triunfo popular», es cuando comprendemos que nuestra carencia de libertad continuará flajelándonos con un nuevo rostro, con una nueva Constitución y, probablemente, bajo un nuevo gobierno. Es entonces cuando percibimos que nuestra meta nunca fue el subsidio al transporte público ni un alza en los salarios ni en las pensiones ni nuevas oportunidades de trabajo ni el fin del precariado ni la gratuidad de la educación; es cuando revelamos –ante propios y extraños– que nuestra lucha nunca fue por un Seguro Nacional de Salud ni por una nueva Constitución ni por una Asamblea Constituyente ni contra la corrupción ni por la transparencia democrática ni por la participación parlamentaria ni por la sensibilización de los pacos ni por el arribo al poder de un gobierno popular y, mucho menos por una nueva Patria.

Todo ese conjunto de demandas ciudadanistas sólo fue el pretexto para exacerbar la rabia y desatar las pasiones libertarias, la coyuntura sublime para extender el caos y darle vida a la Anarquía. Nosotros, las y los anarquistas, no luchamos por reformas. La lucha anárquica se lleva a cabo fuera de la esfera de los “derechos” legales. Por eso pienso que la guerra tiene que continuar.

Quizás terminaron los días en la barricada y concluyeron las expropiaciones multitudinarias pero ha llegado la hora de la natural decantación que potencializará el accionar de un reducido núcleo refractario que una vez más confirma la gravitación de los grupos de afinidad y la pertinencia de l@s lob@s solitari@s. Nuestra guerra es contra toda Autoridad, por el fin de la mercancia, por  la liquidación de la producción y de toda nocividad, por la destrucción del trabajo, por la destrucción del enemigo.

Llegó el momento de desterrar de nuestras tiendas la máscara de la corrección política y las actitudes anarco-izquierdistas que tan caro hemos tenido que solventar. Nuestro accionar no requiere de la aceptación y la empatía de la muchedumbre. Como atinadamente cuestiana Bonanno ¿cuánto nos cuesta llevar puesta la careta de la respetabilidad revolucionaria? [12]

«Los anarquistas a menudo no se presentan como lo que realmente son. No dicen de inmediato: somos anarquistas, queremos destruir al enemigo. Por lo general son más suaves, para no asustar a los que están escuchando. Porque piensan que el crecimiento cuantitativo puede fortalecer al movimiento anarquista, creen que de esa forma los anarquistas, que hoy son cien o, mil, mañana pueden ser diez mil, cien mil, y hacer posible la revolución.»[13]

En un mundo tripolar (EE.UU/China/Rusia), donde paradójicamente, ya no se enfrentan programas ideológicos “opuestos” sino tres variaciones de un expansionismo capitalista depredador con intereses y enemigos comunes[14], nos queda muy claro que no hay alternativa, no hay “triunfo” viable. No hay Revolución posible, solo un mundo que destruir.

Ante ello, la pregunta de rigor en el tema que nos ocupa es ¿hacia dónde va Chile? Es decir, que intenciones subyacen realmente tras el eslógan «¡Vamos! Chile no se rinde» que aparece a manera de epígrafe sobre la gigantesca bandera con que finaliza el videoclip antes mencionado.

Para responder esta interrogante, tal vez haya quien nos recomiende repasar antes los “vaticinios” de algunos marxistas libertarios posmodernos que vislumbran en el “aceleracionismo” el derrumbe del capitalismo mediante su exceso de desarrollo y otean supuestos signos de poscapitalismo en el propio desarrollo del capitalismo global posindustrial en transición a la Edad Colaborativa (donde se regenerará la biósfera y se establecerá «una economía global más justa, más humanizada y más sostenible para todos los seres humanos de la Tierra»)[15] .

Sin duda, estos videntes optimistas que aseveran que tras la ola de insurrecciones planetarias se entrevé  el fin del capitalismo solo intentan apaciguarnos y distraernos por el camino de la “construcción social”, enterados que no transigiremos en nuestros esfuerzos por la destrucción de todo lo que nos oprime porque nuestra lucha es por la liberación total.

Conscientes estamos que asistimos al fin de un ciclo económico y ello conlleva múltiples transformaciones generadoras de exclusión, frustraciones y desesperanza. El “consenso de Washington” ha concluido, dando paso a un modelo multicéntrico del capitalismo global. Estados Unidos, China, Rusia, Europa y, de cierta manera, América Latina[16], representan modelos específicos de ese  capitalismo global que se expande sin límites en todos los confines de la Tierra.

A pesar de las “características específicas” de cada uno de estos países o bloques de países, todos dejan intacta la economía de mercado, lo que reduce en la práctica las “diferencias” a la manera en que cada proyecto particular reprime los antagonismos locales que emergen de la dinámica del desarrollo capitalista global.

Es irrefutable el avance a paso agigantado del capitalismo desde el Congo al Ecuador. China y Viet Nam son ejemplos fidedignos de su rápido crecimiento. Pese a todos los augurios, el capitalismo se renueva con cada “crisis” y presume una salud inquebrantable. Lo que nos lleva a concluir que sea cual sea el desenlace de esta insurrección, Chile se dirije inexorablemente hacia más capitalismo.

Así, el “porvenir” [17] que pronostica el remix de El Pueblo Unido, se reduce a más de lo mismo pero ahora, probablemente de la mano de la izquierda. «La luz/de un rojo amanecer»[18]  que anuncia «la vida que vendrá»[19]  no es sino la extraña luminosidad escarlata de la niebla tóxica de las principales ciudades chilenas[20] , el aviso de la hecatombe ambiental que se aproxima por la elevada contaminación industrial, la despiadada explotación minera y la sobrecarga vehícular, todo obra y gracia de la depredación capitalista y; «la vida que vendrá», consecuentemente, será posapocalíptica pero, para entonces, seguro tendremos que agradecer a Monsanto por las provisiones de frutas y verduras a precios accesibles, en los albores de un capitalismo colaborativo.

Empero, esta certeza no nos amedrenta. Al contrario, nos invita a abandonar todos los encasillamientos utópicos y a reafirmar la Anarquía en el siglo XXI como un campo de guerra permanente. Reconocer que no hay alternativa, no es un llamado a claudicar sino la expresión gutural que nos incita al abordaje anárquico con el cuchillo entre los dientes, una propuesta de guerra cotidiana: todas las razones inmanentes para hacer que viva la Anarquía aquí y ahora, hasta que no quede huella de institución o autoridad alguna.

Gustavo Rodríguez,
Planeta Tierra, 24 de noviembre de 2019.

Posdata ineludible: El enemigo de la Anarquía en Chile ya no es el gobierno represivo de Piñera (con sus pacos asesinos en la calle y los milicos bayoneta en ristre) sino aquellos que celebran sinceramente el “triunfo” y comienzan a jugar la carta de la Asamblea Constituyente y afilan sus colmillos para abril 2020. El nuevo enemigo es esa fuerza instituyente que comienza a mostrar el rostro. Combatirla  –con la misma furia con que se ha confrontado a los actuales poderes– es el objetivo. Queda poco tiempo y mucho por destruir. Aún no se ha incendiado ninguna sede del Partido Comunista ni se le ha otorgado su merecido baño de mierda al diputado Boris Barrera.

[1] Con información recabada a partir de los comunicados de diferentes grupos de afinidad y/o colectivos alojados en los portales afines Anarquía Info (//anarquia.info), ContraInfo (//es-contrainfo.espiv.net) y, ANA (//noticiasanarquistas.noblogs.org/) y, a través del intercambio epistolar con entrañables compañeros y compañeras, testigos y protagonistas de los acontecimientos.
[2] Bakunin,  Miguel, Cartas a un francés sobre la crisis actual, 25 de agosto de 1870, recogido en: Obras completas, tomo I, Las Ediciones de La Piqueta, Madrid, 1977,  P.55.
[3] Ibídem, P.78.
[4] Disponible en: //www.youtube.com/watch?v=IUOF9wxrYFI
[5] Ibídem.
[6] Ibídem.
[7] Ibídem.
[8] Quienes rubrican la misiva en cuestión no merecen ser citados y exigen una respuesta in situ mucho más contundente que la que les puedo dar por esta vía .
[9] Ibídem.
[10] Ibídem.
[11] Ibídem.
[12] Conferencia multicitada en mi carta anterior, impartida en la Universidad Pantio, Atenas. Recogida en: Alfredo M. Bonanno, Dominación y revuelta, segunda edición revisada y corregida con adiciones, Edizioni Anarchismo, Trieste, 2015. pp. 139 – 176
[13] Ibídem.
[14] O al menos, eso intentan hacernos creer. Estados Unidos, China, Rusia e incluso Irán, comparten intereses en el combate a ISIS y sus células internacionales,  aunque en realidad simulan combatirlo con el objetivo de machacar a sus verdaderos enemigos.
[15] Tal es el caso de Jeremy Rifkin y su denominado “procomún colaborativo” –que tanto ha permeado en nuestras tiendas– donde identifica un nuevo modo de producción e intercambio que renuncia a las relaciones de mercado y a la propiedad privada, de la mano del “Internet de las cosas” y las ventajas de una sociedad de coste marginal casi nulo dando paso a la “cornucopia sostenible”.  Para mayor información, Vid., Rifkin, Jeremy, La sociedad de coste marginal cero: El Internet de las cosas, el procomún colaborativo y el ecplipse del capitalismo, Paidós, Barcelona, 2014.
[16] Sin temor a equivocarnos podemos afirmar que en Latinoamérica el capitalismo populista está en ascenso. Cuba, Nicaragua, Venezuela y la Bolivia del depuesto Evo Morales, son ejemplos concretos del Capitalismo de Estado del Siglo XXI. El Hombre Nuevo ha sufrido una contundente metamorfosis y ha devenido en Homo Capitalista, dispuesto a arrasar y devastar la Tierra. Aquel viejo chiste cubano de finales de los setentas cobra sentido: “los gusanos han regresado transformados en mariposas”.
[17] Por esas coincidencias fútiles de la vida la letra del remix ha sido sugestivamente alojada en: //www.marxists.org/subject/art/music/lyrics/es/el-pueblo.htm
[18] Ibídem.
[19] Ibídem.
[20] Chile tiene nueve de las diez urbes más contaminadas de América Latina (Padre las Casas, Osorno, Coyhaique, Valdivia, Temuco, Santiago, Linares, Rancagua y Puerto Montt). //radio.uchile.cl/2019/03/06/ciudades-chilenas-son-las-mas-contaminadas-de-sudamerica/

Bolivia: Una mirada anárquica sobre las protestas y la renuncia del presidente indígena Evo Morales

Recibido el 30/11/2019

El fin de un liderazgo…«Su función específica, como anarquistas, es la de combatir la autoridad estatal, no solo en sus manifestaciones inherentes al régimen capitalista sino también en su propia esencia constitutiva del poder gubernamental. Descuidando tal función, se podrá ser demócrata, socialista, sindicalista, lo que se quiera, pero no se puede ser anarquista.

(Luigi Fabri, Dictadura y Revolución, Buenos Aires, Proyección, 1967)

En las protestas de Bolivia llama mucho la atención la derrota de Evo Morales y del gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS), en el poder hace 13 años. Una derrota que venía anunciándose desde el referéndum del 21 de febrero de 2016[1] Y que no se limita a los votos. El incendio de la Chiquitania fue de mucha importancia contra el anterior gobierno, porque evidenció las alianzas de Evo con los ganaderos cruceños para cumplir con contratos millonarios con los Chinos[2], sus aliados aintiimperialistas. La arremetida contra el TIPNIS[3], también le jugó en contra. Pero la insistencia de Evo en gobernar, a cualquier precio, fue lo que terminó por derrotarlo de la peor forma para quien se dice un revolucionario, con protestas en las calles.

Primer Momento de las protestas.

Pero comencemos por un parcial inicio de estos conflictos. La sensación de engaño por un fraude, o por la desacertada decisión de interrumpir la transmisión del conteo de votos, desató lo que hasta hoy fue una creciente de protestas. Inicialmente, los jóvenes democráticos, pacifistas, ciudadanistas e circenses que poco criterio tenían a la hora de depurar comentarios racistas, pedían un segundo turno, pero fueron ridiculizados (las cintas de colores daban fuertes motivos). Luego, más gente, entre universitarios y mineros engrosaron las protestas, demandando «nuevas elecciones», lo que también fue desestimado, hasta que, finalmente, las calles gritaron pidiendo la renuncia de Evo Morales, con los comités cívicos adueñándose y aprovechándose del momento.

Si por un lado algunos tenderán a explicar esto a partir de las fuerzas internacionales del imperialismo que condujeron a las personas contra el MAS, por el otro lado, no olvidemos que en esas protestas y en la derrota de Evo, está algo muy básico para cualquier colectividad: no querer más a quien gobierna.  A pesar de lo cual, no había nada que llamase a los anarquistas a esas protestas porque ellas, además de defender el sistema y la democracia, eran protestas sin el más mínimo criterio anti racista. Los anarquistas, por eso, aprovecharon el momento y respondieron con el internacionalismo y la solidaridad yendo a protestar en el consulado de Chile[4] región donde los compañeros encapuchados continúan en guerra contra el sistema.

Pero si tiramos todo el ciudadanismo y las instituciones que intentan gobernar la vida, cuando hablamos de un lugar como Bolivia, con una población mayoritariamente racializada como indígena, hay algunas cosas que merecen mayor atención. Primero, que ese gobernante al que no querían más, representaba algo más que cualquier otro presidente. Evo Morales fue construido como el símbolo de lo indígena andino, casi como una imagen de exportación que fue ávidamente aceptada por toda la gama de alternativos de izquierda. Y aún cuando es cierto que su gobierno permitió un masivo ingreso de pueblos originarios en hoteles, edificios públicos, sillas y puestos de poder político a los cuales muchos nunca accedieron más que para limpiar o vender algo, él no inventó nada de la lucha de los pueblos originarios, ni las propias búsquedas de reconocimiento en la oficialidad del Estado Boliviano. La Educación «formal», fue un camino trillado hace mucho, desde Warisata hasta las universidades, tanto que hoy en día existen ya tres generaciones de «intelectuales aymaras» y una Universidad Pública de El Alto, que se abrió en base a protestas y ocupaciones de edificios abandonados.  La salud tradicional, reconocida hasta como patrimonio de la humanidad y participante de célebres encuentros de medicina internacional[5], es una salud no occidental, que sobrevivió a todos los estados y poderes. Aún más, el «camino parlamentario indígena»[6] tampoco fue un logro del MAS, solo para poner dos ejemplos importantes, El MITKA (Movimiento Indio Tupak Katari) fue uno de los primeros partidos indios, fundado en 1978 y participante de las elecciones después de la dictadura reivindicando un país indio[7]. Y, la Comadre Remedios, primera mujer chola en ser presentadora de Televisión, primera chola en ocupar un cargo pública al ser elegida diputada por el departamento de La Paz, y la primera candidata chola a la presidencia. Muy diferente en sus búsquedas del anarco sindicalismo cholo de las décadas de los 20 y 30, en el cual  las culinarias, artesanos y floristas preferían la autonomía del oficio libre. Desde una mirada anarquista necesitamos apuntar que es justamente esa inclusión en el sistema la que degeneró y degenera la lucha autónoma porque la obliga a legalizarse, institucionalizarse y entrar en el proyecto civilizador.

Por eso es urgente recordar que nunca necesitamos de un presidente, de una constitución, y ni de un estado plurinacional para existir con la alegría de ser lo que somos y tampoco para resistir siglos de colonialismo. Los pueblos nativos existen a pesar de los estados. La relación profunda que tenemos con la tierra, con la pacha, los achachilas, las illas, apachetas y todo lo que nos rodea, no la inventó el MAS. Lo que sí hizo ese partido fue juntar lo indígena con un fuerte discurso de izquierda estatista[8], la otra cara de la moneda del MAS, orquestada por Álvaro García Linera, reemplazando monumentos de colonizadores con los de Che Guevara o de Hugo Chávez. Lo que sí hizo la gestión del MAS, en ese afán de construir un estado indígena, fue  robar los símbolos de la resistencia y ponerlos en el Estado y en los uniformes de las fuerzas represivas que históricamente y hoy también son los verdugos de todos los pueblos originarios.

Irónicamente, el rol de las fuerzas armadas fue determinante para que Evo renuncie. Vamos a dejar claro que no se trató de buenos policías que no querían masacrar al pueblo. Nada de ese delirio de policías del pueblo o policías antifascistas. La policía se amotinó pidiendo una serie de beneficios económicos, aprovechando la ocasión[9]. Y cuando volvió a las calles lo hizo para defender a sus patrones de siempre, los ricos que se creen blancos occidentales. La policía jamás será amiga, es la fuerza represora. Hay quien no lo olvida y eso es lo que aplaudimos de las decenas de estaciones policiales quemadas, del saqueo de la aduana y de la muerte del coronel de la UTOP, quien asustado por las dinamitas terminó chocando su auto contra un minibús, por cierto del minibús ningún medio dice nada. Los vandalismos no solamente son acciones teleguiadas para que vuelva el MAS, son también la recuperación de la vida atacando a quien la reprime. Y ciertamente es un horizonte anárquico que esa recuperación de la vida sea limpiada de todos los partidos.

Y la derecha?

La aparición de un caudillo del más alto calibre fascista, Camacho, hijo de la población terrateniente burguesa, ex militante de la Unión Juvenil Cruceñista[10],  agrupación de choque y marcadamente racista  y jefe del Comité Cívico Pro Santa Cruz[11], defiende los intereses de la parte «rica» de Bolivia, rica en tierras, soja, ganado pero aparentemente menos rica en pensamiento, ya que Camacho pidió ayuda para entender la propia constitución política del Estado, nada más y nada menos, que al Canciller de Brasil, famoso por sus discursos donde mezcla desde esoterismo hasta literatura racista[12]. Así, con ayuda para entender su propia Constitución, Camacho se embanderó y aprovechó del desagrado contra Evo para volverse el caudillo de las protestas y después de la renuncia, entrar al palacio de gobierno, quemando la Wiphala[13], con la bandera de Bolivia y la biblia. Misma biblia con la que entro la flamante presidenta, Jeanine, rodeada de militares. En la actitud de la derecha existe una reacción y vigencia de los viejos valores de la dominación: el nacionalismo, el caudillismo, el patriarcado, la colonización, la supremacía de una idea criolla de lo blanco y la insistencia en el poder de dios, ese dictador eterno que hace siglos intenta dominar a todo tipo de rebeldes y extirpar las «idolatrías» de todos los pueblos originarios. En sus palabras llamando a la unidad nacional y a una sola Bolivia, reside la imposición de un Estado sobre todas las demás colectividades y el deseo de normalidad ciudadana que les garantice seguir dominando después de la pesadilla de 13 años de estar fuera del poder político. Esos actos, sumados a los policías de Santa Cruz sacándose la Wiphala de los uniformes, serán los gestos que despertarán las tensiones camufladas. Porque lo que hicieron con la Wiphala es lo que quieren hacer con los pueblos originarios. Porque rechazar la Wiphala contiene todo el colonialismo que existe en Bolivia, donde la gente se mira al espejo y se ve blanca por ser más educada, más civilizada. Porque entrar con la biblia y la bandera, expulsando la Wiphala expresa la limpieza étnica que la dominación siempre soñó en Bolivia.

Otro momento.

Y este es un segundo momento, en el que ya sin el Líder Evo Morales, la protesta continuó desbordando. Saqueos y vandalismos de todos los lados permanecen. Inicialmente, sin policía y sin presidente, las «hordas» provocan el pánico ciudadano, un pánico histórico a la venganza de los racializados como indígenas. Al final los que dominan saben que comen, compran, son servidos, transportados y hasta viven en casas que son hechas por lo que llaman indígenas. Pero los saqueos, así como los ataques, son mucho más que la acción de un partido. Pensar apenas en partidos nos desvincula de la complejidad de nuestras tensiones y procuras anárquicas. Los saqueos y ataques también son el resultado de la exclusión y la servidumbre seculares.

Si ampliamos nuestra visión más allá de las fronteras de partidos de izquierda y derecha, y miramos hacia la hermosa y urgente destrucción de la dominación, podemos sentir las tensiones irresueltas en Bolivia. La quema de la Wiphala, como la quema de los ponchos en Sucre en el 2008[14], son actos que a cada cierto tiempo nos recuerdan la cara de la dominación, del proyecto civilizador, del cual el Estado es parte vital, y todos los que entran en el. Porque? Porque el Estado en este continente, fue el resultado de una imposición colonial, que fue mutando en guerras y «revoluciones» entre elites criollas. Porque el Estado es el brazo legalizador de la devastación de la tierra, mediante sus políticas de desarrollo y progreso. Porque el Estado es Poder y el poder usa la fuerza represiva para  aniquilar cualquier libertad y corrompe a cualquiera.  En Consecuencia, y aunque parezca obvio para un anarquista decir esto, no es a través del Estado ni de partidos (sean o no de izquierda) que se aniquila la dominación. Se aniquila a la dominación destruyendo el Estado y a sus falsos críticos. Ese es el horizonte que inspira la lucha anárquica, antagónica al poder venga de donde venga, un horizonte que nos lleva a ver la posibilidad de una absoluta libertad. Por todo eso, cuando los anarquistas decimos que queremos la destrucción del Estado, hablamos muy en serio.

Pero ese horizonte, también lo hemos aprendido de  los pueblos de los cuales heredamos nuestras raíces nativas que hace siglos no precisan del Estado. Es por eso que nuevamente oímos en las calles el grito – Ahora sí Guerra Civil!! [15] Grito antiguo que ya escuchamos en la Guerra del Gas y del Agua[16], que recuerda que la guerra en estas tierras nunca se dio entre los pueblos originarios y los colonizadores, sino entre élites criollas. Grito que, hoy es alzado de nuevo por una comunidad que aparentemente se asienta en el territorio de El Alto, pero que es mucho mayor, la colectividad racializada como indígena, desde donde recordamos que la tensión contra el proyecto civilizador no está resuelta, pues cotidianamente se expresa en las exclusiones más variadas. Y eso es algo que ningún gobernante puede resolver.

Sobre las Constituyentes y la Constitución.

La falsa resolución de esas tensiones mediante la Constituyente impulsada por el MAS  entre 2006 y 2008[17], fue una solución en papel legal (lógica occidental) de problemas que se asientan en la piel y la visión del mundo antagónica al Estado Capital. Una constituyente, y su constitución resultante, son los instrumentos del pacto social entre la sociedad y el Estado. Son el sello de la sumisión de las colectividades hacia un Estado y la derrota de cualquier lucha autónoma. Não é por acaso que as Constituições aparecem precisamente como «soluções» para salvar o Estado em momentos de instabilidade o desencanto com ele. Así aparecieron las constituyentes post dictaduras en el Brasil, en 1946, durante la Era Vargas, la que vino junto a una amnistía (1945), e la constituyente de 1987-1988, que llego despues de la amnistía de 1979; ambos procesos funcionaron como pacificadores[18] y re establecedores de los lazos desgastado de la sociedad con el Estado. De forma similar, la Constituyente y la nueva Constitución Plurinacional de Bolivia sirvieron par a calmar los ánimos de revuelta que ciertamente no dejaban actuar al Estado desde el 2000, pero esa Constituyente y su constitución construyeron un corral institucional que desvinculó a la gente de la forma autónoma de hacer política y lucha: la calle y la protesta. La Constituyente redujo luchas milenarias a un partido, el MAS, y permitió que el racismo y el colonialismo se disfracen de oposición política. Por eso a ellos, los dominadores de siempre, les resultó más fácil insultar un indio, llamándolo masista, que manteniendo el clásico indio de mierda que resulta muy políticamente incorrecto.

La Nueva Constitución y la cara indígena de Evo confundieron tanto con esa su inclusión, que confundieron hasta a aquellos que antes eran antagónicos al Estado, quienes de repente se vieron siendo parte tanto de un grupo indígena como de un ministerio,  siendo parte de un grupo de comerciantes de contrabando como siendo autoridad pública. Fuertes y combativas colectividades se volvieron gobierno, y con la inclusión confundieron y se conformaron, perdiendo de vista que las jerarquías no solo de clase sino de cultura y color de piel quedaron apenas escondidas. Muchos «ácratas» y libertarios también quedaron severamente confundidos también (como sucedió en Venezuela con los anarco chavistas, en México con los anarco zapatistas, y también en el Brasil con los pro lula), probablemente porque solo acompañaban a los movimientos sociales y no hacían de la anarquía una búsqueda individual que no se perdiera a la primera tormenta[19]. Esa confusión sumada al rechazo (con una fuerte represión de por medio) de una práctica anárquica radical, terminaron por casi silenciar al anarquismo en Bolivia[20].

Por eso hoy en día es importante decir algo, desde la anarquía, cuando un presidente renuncia, para que esos confundidos, no lleguen al extremo de sentir pena por un Presidente, o creer que luchar contra la derecha es lo mismo que bajar la apuesta por la libertad hacia alianzas con partidos de izquierda. Que el presidente que gobierna sea más o menos simpático para las visiones de mundo inclusivas es un debate más profundo, a pesar de lo cual no podemos olvidar que un Presidente aunque sea indígena, mujer, negro, o libertario, es el guardián del Estado, del Capital y de la devastación de la Tierra porque decide mandar sobre los otros y disponer de la vida y las personas como recursos.

Somos anárquicos, y hablar de golpe solo legitima la lógica estatal y acorrala el pensamiento hacia los partidos y el parlamento. El debate sobre si es o no es golpe apenas refuerza la intangibilidad del Estado, sus leyes y funcionarios. La lógica estatista ha lavado tanto la mente de las personas que no consiguen ver que somos nosotros mismos los encargados de solucionar nuestros problemas y que ninguna puerta es abierta para nosotros por ningún salvador. La reducción de la lucha en partidos, así como el pensamiento dual entre izquierda y derecha, imposibilitan buscar horizontes de lucha radicales que construyan autonomía y apunten hacia la destrucción absoluta del Estado.

 

Siempre es el momento.

Por eso quiero resaltar que fuimos precisamente los anarquistas los primeros a luchar contra el gobierno de Evo Morales, con acción ofensiva contra la macabra intervención del TIPNIS en palabra y propaganda por el hecho. Entonces preguntamos ahora, si este momento se trata de perder frente a la derecha? Quien tiene la lucha como un hábito de vida sabe que no perdimos nada, que todo continúa.

Que Evo haya perdido no significa que la derecha haya ganado. Y que evo continúe no quiere decir que se acabe la dominación. Para quien lo olvida,  ni el congreso, ni el gobierno son un triunfo para ningún ácrata amante de la libertad. La lucha contra la derecha siempre fue la lucha contra la dominación, contra devastación, contra el dios tirano, contra el racismo y claro, contra el Estado. Siempre luchamos contra ella, y precisamente por luchar contra esa derecha, contra la que lucharemos siempre, es que se originan muchas de las mencionadas confusiones. La mejor respuesta la  están dando desde el Alto, quienes insisten «Escuchen. No es el masista el que bloquea, no es el masista el que se enfurece por la quema de su símbolo, por la ofensa racista, por la indiferencia, por la hipocresía, por el paternalismo, no, no y mil veces no. Entiendan, no es el masista el que está en las calles, es toda una sociedad, es toda una ciudad de migrantes dentro de su territorio aymara la que se moviliza. Es la ciudad aymara. Son los veteranos del 2003, son los huérfanos que han perdido a sus padres por la balacera propiciada en el gobierno de quien ahora propugna la democracia. No es el masista señores, es el alteño el que está luchando. Es el aymara».[21], y protestan fuerte y violentamente gritando -La Wiphala se respeta carajo!, grito que carga el rechazo, desde el primer día, a esa derecha, la dominación, que entra a gobernar

El llamado ahora es a atacar,  pero jamás defendiendo una opción menos peor, ni un partido, ni «alianzas» que nos desvíen del deseo de vivir libres, como somos, y sin ser mandados. Atacar cada fuerza represiva, cada institución estatal, cada representación del estado boliviano, de cualquier estado, inspirados por el odio a la dominación. Al final, siempre estuvimos contra el Estado, y siempre resistimos a todos los poderes, siendo racializados como indígenas, y procurando la anarquía. Que ahora tengamos que explicar didácticamente porque no sentir pena por un partido o un gobernante tiene que llevar a una severa crítica.

Mientras escribo estas líneas, hay fuertes protestas[22], los presos del Penal de San Pedro están amotinados y el director del Régimen Penitenciario ha renunciado, las fuerzas armadas, junto a la policía (esa policía que se negó a reprimir a los jóvenes civilizados y democráticos) han matado por lo menos diez personas en La Paz y Cochabamba, diez personas de ojos achinados, piel morena e idiomas ancestrales a los cuales llaman masistas. Existen cientos de detenidos acusados de lo mismo, pero que no son solo eso, sino cocaleros, aymaras, quechuas, guaranis, personas insultadas por siglos… Se lleva a cabo una surrealista persecución contra toda persona, médicos incluidos, provenientes de Cuba y Venezuela, así como la expulsión de todo lo que creen es «una amenaza comunista» y el poder centralizado no establece dialogo con los sectores sociales sin mediación de la ONU, UE e Iglesia.

Las cosas están claras y la mejor respuesta a los miedos de la «ascensión del fascismo en esta parte del continente», a las preocupaciones geopolíticas de izquierda y derecha, es ni un día de descanso. Solo el fin del Estado permite crear autonomía y seguir con la autonomía que ya se vive en tantas colectividades hace milenios. Más allá de la pelea de partidos que solo codician el poder, somos alegres guerreros defensores de lo que somos, amantes de la libertad, resistencia viva a la colonización desde hace siglos. Que la bandera negra y la Wiphala se encuentren de nuevo en tantas calles, en tantas luchas, con la mecha pronta para el conflicto, libres del Estado.

El fin de un liderazgo, es el inicio de la libertad.

Para los que luchan contra todo tirano,

que los vientos  de los achachilas soplen resistencia!

Para que la revuelta sea contagiosa!

Ni Izquierda ni Derecha!

Muerte al Estado y Que viva la Anarquía!

Pd. 1. A los compas de Cochabamba, Santa Cruz, La Paz, El Alto, y a los que desde el internacionalismo han nutrido este texto con narraciones de lo que sucede en cada lugar  y sobre todo con la insistencia de luchar.

Pd. 2. Con la memoria de los anarquistas que han sabido criticar todos los totalitarismos desviadores del horizonte de lucha radical por la libertad.

[1] El 21de febrero de 2016, se llevó a cabo el Referéndum que preguntaba si estaban de acuerdo con modificar la Constitución para que presidente y vicepresidente del Estado puedan ser reelectos dos veces de manera continua (SI o NO). A pesar de los resultados, 51% por el NO y 49% por el SI, en noviembre de 2017, el Tribunal Constitucional, sorprendió con la noticia: Que el presidente Evo Morales y demás autoridades podían buscar la reelección al cargo sin límites, porque la constitución da el derecho humano de candidatearse a presidente. www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-46450251.
[2] En Agosto de este año se quemaron «accidentalmente» más de 2 millones de hectáreas de la región conocida como Chiquitania. poco antes habían anunciado como logro económico la exportación de ganado y soja a China: «Mediante un trabajo coordinado e intenso desarrollado con el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras del Estado de Bolivia, se hizo posible la suscripción de este importante protocolo que tiene por objetivo facilitar la exportación de la carne de res desde mi país hacia China” canciller Diego Pary en abril de 2019, http://www.la-razon.com/economia/bolivia-protocolo-mercado-chino-carne-boliviana-exportacion_0_3137086262.html. https://dialogochino.net/28642-will-exporting-beef-to-china-cause-deforestation-in-bolivia/?lang=pt-br.
[3] TIPNIS, es la abreviación de Territorio Indígena Isiboro Sécure, Reserva Natural e Indígena que Evo Morales autorizó a ser atravesada por una carretera que era parte de la IIRSA (Iniciativa para la Integración Regional Sud Americana), Intento que fue derrotado por sucesivas marchas y conflictos entre 2007 y 2011, cuando finalmente declaro intangible al TIPNIS, pero continuó cooptando a los pueblos de esa región con regalos, en expectativas de poder continuar con la carretera. https://tipnisbolivia.org/tag/iirsa/, https://operamundi.uol.com.br/politica-e-economia/16585/evo-se-curvou-ao-39-novo-imperialismo-brasileiro-39-diz-lider-indigena-da-bolivia
[4]» Nuestro abrazo solidario a lxs compas que están luchando en las calles, no por un mejor gobierno, sino por la destrucción de toda forma de Poder», dijeron en un comunicado, explicando también un poco del contexto en Bolivia: «Como ácratas nos desbordamos de estas protestas que se interesan en tomar el Poder, no estamos de acuerdo ni con la oposición que representa el regreso de la derecha o de la izquierda que gobierna actualmente.» https://es-contrainfo.espiv.net/2019/11/06/la-paz-bolivia-contra-la-crisis-social-local-y-protesta-solidaria-en-el-consulado-chileno/
[5] Al respecto pueden leerse las investigaciones de Carmen Beatriz Losa  dedicadas a compilar la historia de los kallawayas y la medicina nativa, así como su penalización y posterior inclusión en el estado mediante cédulas institucionales de validación, lo que rompía con toda la tradición y valorización locales.
[6]. https://www.lostiempos.com/actualidad/pais/20181215/fallece-69-anos-comadre-remedios-loza
[7] Mi militancia-MITKA” de Felipe Quispe Huanca, Ediciones Pachakuti. La Paz.
[8] García Linera, Álvaro. ¿Qué es Una Revolución? De la Revolución Rusa de 1917 a la revolución de nuestros tiempos. Vicepresidencia del Estado, La Paz, 2017.
[9]  La policía pidió igualdad salarial con las Fuerzas Armadas, viviendas para cada uno de ellos y tantos  beneficios económicos que los alejaría  aun más de cualquier idea de pueblo carente de esos beneficios. https://www.la-razon.com/nacional/Motin-policial-capitales-presion-policiales_0_3254074615.html
[10] La unión Juvenil Cruceñista es una agrupación regionalista, de ultra derecha, autodenominada Grupo de Choque del Comité Cívico Por Santa Cruz. Algunos de sus miembros han sido procesados por hechos de violencia racista, como Jorge Holberg. Inolvidables sus famosas acciones, de salir a las  calles con bates de beisbol, escudos con una cruz verde, manoplas y uniformizados con camisetas blancas, pantalones jeans y cabello corto, para golpear indios. https://www.indios.org.br/pt/Not%C3%ADcias?id=15921
[11] El Comité Cívico Pro Santa Cruz fue fundado en 1950, en la Universidad Gabriel René Moreno de la ciudad de Santa Cruz, con Hernando García Vespa, secretario de Gobierno de la Federación Universitaria Local como organizador del evento. En esa época, pocas décadas después de la Guerra del Chaco (1932-1935), y  dos años antes de la Revolución de 1952, estaban iniciándose una serie de aberturas económicas, como los ferrocarriles y carreteras, hacia la zona de Santa Cruz que querían aprovechar para salir del tercer mundo. EL CCpSC defiende los intereses de la región ganadera, sojera el agronegocio en Bolivia. https://www.comiteprosantacruz.org.bo.
[12] https://www.brasildefato.com.br/2019/11/11/saiba-quem-e-macho-camacho-lider-do-golpe-na-bolivia-e-aliado-de-ernesto-araujo/
[13] La Wiphala, es un símbolo de varios pueblos que rememoran el Tawaintinsuyo denominación del espacio controlado por los incas en el cual existían muchos pueblos.  Si bien su origen, no es claro, porque parece haber sido bastante múltiple y con diversas apariencias, «la gran explosión de la Wiphala  sobretodo en la parte andina acontece con las movilizaciones del sindicalismo campesino en la década de 1970 en Bolivia». Esa recuperación de ella como símbolo de lucha, hace que sea bastante más que una bandera, sino el emblema de varias colectividades nativas y la representación de la filosofía andina. https://pueblosoriginarios.com/sur/andina/aymara/whipala.html
[14] Me refiero a la humillación que miembros del Comité Interinstitucional y estudiantes de la Universidad San Francisco Xavier provocaron contra personas identificadas como «masistas», que vestían ropas tradicionales de sus pueblos originarios, a quienes obligaron a arrodillarse y besar las banderas de Sucre y Bolivia, mientras quemaban sus ropas típicas. Recomiendo el documental de Cesar Brie Humillados y Ofendidos  https://www.youtube.com/watch?v=my_dfXXaLTI, para conocer un poco.
[15] https://www.youtube.com/watch?v=eHPSspeM_NI,
[16] La Guerra del agua (2000), fue un conflicto entre la población de Cochabamba y la intención de privatizar el agua para beneficiar una empresa norteamericana, empresa que salió derrotada de esa ciudad https://www.youtube.com/watch?v=jqj4MHjBh6A. La guerra del Gas, 2003, en La Paz, incluyó varios días de conflicto y cerco a la ciudad de La Paz, primero en demanda de gas para Bolivia y no para exportación, y después como protesta por el asesinato de ochenta personas que murieron a tiros por el ejército que desbloqueo las calles para abastecer de gasolina a la ciudad de La Paz.
[17] La Asamblea Constituyente empezó el 6 de agosto de 2006, en Sucre, con el propósito de redactar una nueva constitución que fue aprobada el 10 de diciembre de 2007 por la Asamblea y por referéndum, está vigente desde el 7 de febrero de 2009.
[18] Pela «pacificação da família brasileira»: uma breve comparação entre as anistías de 1945 e 1979. Carla SImeone Rodeghero. 2017, Alameda, SP.
[19] La búsqueda individual por la anarquía es parte indispensable de cualquier búsqueda por la anarquía. Si los anarquistas somos anarquistas por algún colectivo, limitamos nuestras capacidades expansivas a ese colectivo, y los anarquistas, somos prófugos, somos presos, somos desterrados, somos inmigrantes, no tenemos patria (pero si raíces y amamos la tierra) peleamos; o sea, nos quedamos solos y nos desagregamos, pero en todo momento, seguimos siendo anarquistas por la anarquía. La búsqueda individual por la anarquía, además, no significa ningún obstáculo a la construcción colectiva, por el contrario la impulsa porque una individualidad que busque la anarquía, buscará siempre cómplices y espacios para vivirla.
[20] Resulta exagerado decir que la ofensiva permaneció en Bolivia. Pero resulta exagerado decir que nada sucede allí. Acciones precisas y puntuales como las molotovs contra el consulado de Argentina por la Desaparición de Santiago Maldonado; o la propaganda y solidaridad, así como la última feria del libro anarquista, no dejan sabor a nada, pero si ganas de más.
[21] http://jichha.blogspot.com/2019/11/no-son-masistas-son-altenos-carajo.html. La Universidad Pública del El Alto, Los kataristas  y algunas figuras como Felipe Quispe, el Mallku, así como muchas personas, dejan en claro que sus protestas son la respuesta de indignación contra la quema de la Wiphala, y el uso de la biblia para deslegitimar lo andino. La página citada es una referencia para seguir y conocer el pensamiento katarista actual.
[22] https://www.youtube.com/watch?v=NKlFybQYhqY

[Estado Español] Seguridad y cuidados en acciones y protestas. Aportaciones contra el COP25

Recibido el 28/11/2019:

El documento que tienes en tus manos pretende ser una aportación para los tiempos que vienen. La próxima cumbre del COP25 quizás suponga un punto de inflexión o quizás tan sólo sea el preludio de algo que sólo está por venir… Pero en cualquier caso, probablemente marcará una época en la cual parece que estamos volviendo a recuperar la calle.
[…]
Esperamos que nuestra aportación sirva para difundir la cultura de la seguridad y también para expandir nuestras luchas más allá de los límites en los que el sistema quiere que luchemos, acabando con el estigma y la criminalización que genera con su discurso demagogo de la violencia que siempre termina por dividirnos en “manifestantes buenas” y “manifestantes malas”. Sus manos manchadas de sangre no tienen derecho a señalarnos cuando actuamos para defender lo que es nuestro y contraatacar. Por una lucha multiforme y ofensiva, ¡recuperemos las calles y vaciemos los parlamentos!

pincha aquí para leer/descargar la publicación.

[Prisiones chilenas] Comunicado del compañero subversivo Marcelo Villarroel Sepúlveda

Comunicado recibido junto con la foto el 28/11/2019:

A través de estas palabras ke se fugan de la kárcel de alta seguridad kiero saludar kon fraterno amor insurrekto a lxs pobladorxs de Lo Hermida ke estas últimas semanas han vuelto a vivir la Resistencia organizada al aktuar represivo de la policía komo sikarios guardianes del orden y la ley del país de los rikos.

La realidad nos exige organización y enkuentros entre todxs kienes keremos vivir kon dignidad, estamos hartxs de la explotación y miseria en la ke nos tienen sumidxs y la ke debemos normalizar porke su “orden y su ley” así lo indika.

No keremos vivir perpetuando nuestras karencias y necesidades naturalizadas komo forma de vida. No keremos seguir soportando ritmos de vida inhumano, enfermo, devastador y nefasto para la salud del planeta. No keremos seguir aguantando tanta injusticia.

Nuestra opción y konvixión es mantener la lucha por la liberación total de pueblos, individuxs y komunidades asumiendo ke en este kamino podemos perder la vida o nuestra movilidad siendo encerradx en las kárceles de este estado terrorista.

Se trata de saber ke a kualkiera ke luche por su dignidad le puede suceder.

Y para ello debemos estar preparadxs.

Generar solidaridad permanente y kultura antikarcelaria es inevitable en esta larga lucha kontra toda autoridad y estas breves palabras eso buskan: Poner un granito de arena para destruir hasta el último bastión de la sociedad karcelaria.

MIENTRAS EXISTA MISERIA HABRÁ REBELIÓN!!
KONTRA EL ESTADO, LA KÁRCEL Y EL KAPITAL: GUERRA SOCIAL!!
NADA HA AKABADO: TODO KONTINÚA!!

Marcelo Villarroel Sepúlveda
Prisionero Libertario
Kárcel de alta seguridad
22 Noviembre 2019.

Santiago, Chile: Adjudicación de artefacto explosivo en la estación de metro Salvador

Comunicado recibido junto con la foto el 28/11/2019:

Adjucacion artefacto explosivo metro salvador, Santiago de Chile 7 de Noviembre 2019

No aceptamos la normalidad que nos ofrecen, ni ahora ni nunca la tomaremos como solucion o salida al conflicto. Nosotrxs apostamos por este y nos comprometemos con la destrucción de lo establecido; estado, iglesia, moral, simbolos y mentiras. Que esta acción se expanda por todo el territorio, que resuene por todas las ciudades el grito de venganza y odio, recuerden defensores de esta realidad ¡Les caeremos en sus casas o trabajos! Sus vidas terminaran para empezar las nuestras.

La guerra se declaro hace años, decadas, siglos. Tenemos que continuarla, ya sea con armas caseras o artesanales, estas los apuntaran siempre.

Los irreductibles, los amotinados y todo aquel que se enfrente a la vida de pasividad encontrara en la noche una compañera y en la luna una complice.

«En la calle -y donde quiera que me encuentre- soy un amotinado complice de todo lo criminal y en la carcel no me acobardo ni tengo una actitud sumisa ante los carceleros y todo bastardo autoritario que por aqui transite».

¡UN SALUDO DE AMOR A KEVIN!
¡ABAJO LAS JAULAS DE LA SOCIEDAD CIVILIZADA!

Grupo Armado MiguelArcangelRoscigna

Buenos Aires, Argentina: Sale el número 4 de la «La Rivolta»

Recibido el 27/11/2019:

Este nuevo número de La Rivolta nace entre imágenes de revueltas tan propias como ajenas, en las que nos sentimos identificadxs y nos alientan a seguir adelante y perder el miedo paralizante, al mismo tiempo que nos invitan a pensar el propio contexto y la pacificación en la que estamos inmersxs entre la represión estatal y la evidente colaboración de partidos/agrupaciones políticas que funcionan como válvula de escape ciudadanista de la rabia social.

Frente a este clima decidimos seguir generando palabras que puedan servir de enlace, tanto en reflexiones personales como en la comunicación con otra publicación compañera, pensando qué significa o pueda significar la propaganda anárquica, tanto en las formas como en la finalidad y las contradicciones que acarreamos en este hacer multiforme en el que consideramos que la propaganda puede ser un aporte más apuntado hacia la acción revolucionaria.

Notas:

Editorial: ¿Qué es eso que necesita ser dicho? Pensar la autocrítica, abandonar el derrotismo.

Reflexiones en torno a la propaganda anárquica:
– Sobre los referentes
– Publicidad o propaganda
– Bayer y Severino
– 14 de noviembre de 2018: un tema pendiente

Charla con compañerxs del periódico anarquista Gato Negro: Preguntas en torno a la propaganda, la revuelta, el feminismo y la memoria anárquica.

Salud!

pincha aquí para leer/descargar la publicación.

Autoatentados, montajes y sospechas: Cuando la teoría del Estado entra en nuestras cabezas

Recibido el 24/11/2019, enviado por www.kalinovmost.wordpress.com

*Contra la represión y su forma de pensar*

Inseparable resulta ser la lucha contra el dominio y la respuesta generada por parte de los poderosos. La represión es parte intrínseca de la lucha por la liberación, no hay sorpresas ni novedades respecto a eso, o al menos no debería haberlas.

Es entonces que se hace necesario el reflexionar, investigar y estudiar a la represión, sus tácticas, funcionamientos, mecanismos y perversas dinámicas. Repetir y mantener la caricatura de la policía golpeando, aun cuando es real, también es insuficiente y limitado para comprender cómo el dominio se defiende, y sobre todo cómo reproducimos formas de pensar en quienes dicen combatirlo.

Es en este proceso de continuo aprendizaje y enfrentamiento que la crítica ha sido nuestra mejor arma para ir superando lugares comunes y formas de pensamiento estériles e inofensivas. En este sentido desde hace tiempo y en distintos lugares se ha buscado contribuir a cuestionar el concepto de “montaje policial” como defensa política, lejos de reflexionar sobre la puesta de pruebas para inculpar a un sujeto, se ha buscado ahondar en su significado, consecuencia y finalmente en el rol abiertamente victimista que suele acarrear. Es en este ejercicio de profundizar las reflexiones, de agudizar nuestra mirada y de despojarnos de formas de pensar que terminan siendo funcionales para el sistema que nos parece necesario ampliar la crítica a otros usos que se han dado al concepto, ya no desde el plano jurídico sino como herramienta a la hora de analizar el contexto de guerra social.

Esta vez nos parece importante profundizar las acusaciones de montaje sobre ataques o acciones. Desde hace años ha existido cierta postura, cierto razonamiento que en algunas ocasiones aflora, en otras permanece en silencio, a veces se murmulla, mientras que otras tantas se esgrime como argumento de defensa: observar la mano estatal ya sea teledirigiendo, permitiendo, direccionando o derechamente realizando ataques contra el dominio. Esta acusación, más que algunos casos puntuales, la comprendemos como una forma de pensar, racionar y ver la realidad, en particular de ver las distintas formas de confrontar al dominio, desde atentados o disturbios.

Desde aquel prisma se observa el ritmo de la guerra social a todo nivel y en toda escala, es así como las llamadas teoría de la conspiración se acoplan tanto a nivel mundial como geopolítico. Solo basta con observar sus innumerables adeptos-más de algún cercano- que observan logias secretas en los atentados de las torres gemelas, la existencia de Isis, sus atentados, los iluminatis, reptilianos, gobiernos mundiales, dictaduras extraterrestres, etc (1). Más allá de divagar nos interesa destruir los razonamientos que se esconden en esas afirmaciones, en distintas escalas.

Desde la contrainteligencia y la falsa bandera, una breve repaso histórico

Si bien las teorías y prácticas destinadas a confundir, generar falsos ataques o falsos responsables son bastante antiguas, hemos querido ir a la teorización de los expertos para definir conceptos: la formación contrainsurgente norteamericana.

Durante la década de los 60 y 70 distintos militares latinoamericanos fueron formados en la Escuela de las Américas buscando detener y combatir las expresiones de confrontación al orden en el continente. Instruidos por la CIA, la doctrina contrainsurgente y de Seguridad Nacional se ha transformado en una verdadera tradición a la hora de controlar al enemigo interno, realizar trabajo de inteligencia y desarticular por todos los medios las expresiones antagónicas.

El arte del engaño fue teorizado por sus expertos en el “Manual de Campo del Ejercito 30-31b”, donde buscando una posición más dura contra la subversión se señala de forma explícita:

“Puede haber momentos en que los gobiernos receptores se muestren pasivos o indecisos ante la subversión comunista y, según la interpretación de los servicios secretos estadounidenses, no reaccionen con suficiente eficacia (…) Los servicios secretos del ejército US tienen que contar con medios para realizar operaciones especiales que convenzan a los gobiernos receptores y a la opinión pública de la realidad del peligro insurreccional. Para alcanzar dicho objetivo, los servicios estadounidenses deben tratar de infiltrarse entre los insurgentes mediante agentes enviados en misión especial, que deben formar grupos de acción especial entre los elementos más radicales de los insurgentes (…) De no ser posible infiltrar con éxito a esos agentes en los mandos rebeldes, puede resultar de utilidad usar como instrumento a organizaciones de extrema izquierda para sus propios fines con vistas a alcanzar los objetivos expuestos anteriormente. (…) Estas operaciones especiales tienen que mantenerse en el más estricto secreto. Sólo las personas que actúan contra la insurrección revolucionaria conocerán la implicación del ejército estadounidense en los asuntos internos de un país aliado”.

El objetivo sería por un lado la clásica infiltración de los grupos considerados peligrosos por el Estado, pero también la capacidad autónoma de instrumentalizar o realizar acciones tendientes a generar un consenso social y la adopción de determinadas políticas por parte de los Estados. Pero como buena película de espías, mensajes ocultos y contraocultos, la existencia de este mismo manual ha sido considerado por parte del gobierno norteamericano como una falsificación y montaje de parte de los soviéticos durante la guerra fría. En otras palabras: el manual que relata cómo fabricar montajes y culpar a los enemigos, no sería más que un montaje buscando culpar a otros enemigos. Un chiste ridículo y sin gracia en medio de la confrontación entre potencias sedientas de extender sus reinados. Pero vamos a lo nuestro, lejos de análisis limitados de antiimperialismo (2), la cita del “Manual de Campo del Ejercito 30-31b” –real o no real- nos muestra y resume una táctica sabida y conocida por parte de los Estados.

El concepto de bandera falsa es ampliamente conocido en la jerga militar donde se busca realizar un acto para luego atribuirlo al bando contrario. ¿El objetivo? Pueden ser muchos y diversos, desde deslegitimar al bando contrario, sembrar confusión o la apuesta por una reacción esperada y esperable por parte de la sociedad, el Estado o la represión.

Es innegable la existencia de estas prácticas por parte de los organismos de inteligencia, a veces de forma autónoma, a veces mediante infiltraciones dirigidas o en coordinación con grupos de ultraderecha. Negarlo es obviar parte de la realidad y por ende desarrollar conclusiones y evaluaciones erróneas. Para desarrollar nuestra crítica a la teoría de los montajes, tenemos que partir de una base: existen, son posibles y realizables por parte del Estado.

A continuación realizaremos un breve recuento de algunas experiencias de la represión.

Algunas experiencias de falsa bandera

El 12 de diciembre de 1969 un potente artefacto explosivo estalla en horas de la tarde contra las oficinas del Banco Nacional de Agricultura ubicado en la plaza Fontana en Italia, 17 personas murieron y 88 resultaron heridas. La represión adjudicó el atentado a los anarquistas desarrollando una amplia y masiva cacería con cerca de 80 detenidos, entre ellos el tristemente célebre Giuseppe Pineli (3), quien fue lanzado por la policía desde un cuarto piso al momento de ser interrogado.

Si bien las investigaciones judiciales se enmarañaron en la búsqueda de supuestos responsables, las versiones de los compañeros han hablado de la existencia de la Operación Gladio, una coordinación paraestatal por parte de los distintos servicios de inteligencia bajo la dirección de la OTAN y la CIA que buscaría impedir el avance de la izquierda. Es así como mediante ataques coordinados con grupos de derecha y la inteligencia se buscaría empujar a Italia a derechizar al gobierno y expandir el control. Algunos señalan estas expresiones como el comienzo de la estrategia de la tensión, que luego se desarrollará ampliamente en Italia en los llamados “años de plomo”.

Otro hito importante en el mismo territorio lo podemos situar el 2 de agosto de 1980, cuando una poderosa bomba puesta al interior de una maleta es abandonada en la sala de espera de una estación de trenes en Bolonia. Para éxtasis y deleite de los actuales ecoextremistas y yihadistas la bomba explota causando cerca de 85 muertos y más de 200 heridos entre transeúntes y viajeros. El atentado fue realizado por miembros del grupo fascista Ordine Nuovo en complicidad con los servicios secretos italianos buscando culpar a las Brigadas Rojas o distintos grupos subversivos para derechizar al Estado y fortalecer la represión.

En el territorio dominado por el Estado Español en plena transición del régimen franquista, la central anarcosindicalista CNT convocó una gran manifestación para el 15 de enero de 1978 en la ciudad de Barcelona. Una vez culminado el multitudinario encuentro, un grupo de jóvenes decide arrojar piedras y atacar con algunos cocteles molotovs la fachada del salón de fiestas y eventos llamado Scala.

Con la fachada de piedra intacta pese a los cocteles incendiarios el edificio comienza a incendiarse descontroladamente llegando a derrumbarse parcialmente costando la vida de cuatro trabajadores en su interior. ¿Qué había ocurrido? Artefactos incendiarios habrían sido colocados al interior por parte de la policía que en coordinación con un colaborador habrían tramado este desenlace. Joaquín Gambin, apodado paradójicamente “El Grillo” (4), se infiltró en la CNT específicamente en un grupo de compañeros jóvenes para incentivarlos a atacar el salón de fiestas tras la manifestación. La estrategia policial consiguió con éxito que se atacara la fachada del salón de eventos, mientras por otro sector se incendiaba, todo esto para buscar la deslegitimación de las manifestaciones convocadas por la CNT en el contexto particular de la transición española.

Amplia repercusión mediática generó el incendio además de una represión selectiva contra algunos compañeros que fueron condenados y encarcelados, entre ellos Xavier Cañadas, quien detalló cómo fue llevado su proceso y su estancia en la cárcel (5).

En el territorio dominado por el Estado chileno, además de la serie de acciones en medio de la guerra sucia por parte de los servicios de inteligencia durante la lucha contra la dictadura, vale la pena remontarse a septiembre del 2001, cuando en plena conmoción mundial por el atentado a las torres gemelas, una carta-bomba era enviada a la embajada de Estados Unidos en Chile y a las oficinas del reconocido abogado de derecha Luis Hermosilla. Los sobres consiguen ser desactivados y al día siguiente el reconocido informante de inteligencia, Lenin Guardia se presenta ante las autoridades para señalar que maneja información sobre los supuestos autores. Guardia no era un desconocido para el gobierno, trabajó activamente con los servicios de inteligencia durante la transición a la democracia desarticulando las expresiones de lucha armada por parte del Mapu-Lautaro y el FPMR.

Tras el pago de un millonario sueldo, Guardia señala como pista probable a integrantes del FPMR en el envío de sobres explosivos. Finalmente y tras algunas contradicciones se descubrió que el propio Guardia junto con un ex colaborador de los servicios de inteligencia, Humberto López Candia habrían sido los que fabricaron y enviaron los paquetes para ofrecerse como informantes y conseguir dinero.

En julio del 2008, en plena intensificación de atentados explosivos por parte de grupos anárquicos un nuevo grupo sale a la palestra: el Frente Anarquista Revolucionario (FAR).

Mediante una iconografía bastante absurda y un lenguaje que mezclaba ideas y conceptos usados con la más absoluta ignorancia comienzan a revindicar distintos hechos fortuitos o a veces imaginarios: incendios, cortes eléctricos, artefactos explosivos en lugares inexistentes, etc.

Durante meses el grupo emite una serie de comunicados, hasta que son groseramente silenciados luego de un ataque explosivo revindicado por parte de las “Columnas armadas y desalmadas Jean Marc Roullian”, quienes al parecer desenmascaran las verdaderas intenciones de este inexistente grupo:

“Solo nos resta decir que nuestra hipótesis apunta a la necesidad que tiene el Estado a través de sus aparatos contrainsurreccionalistas de detener la incontrolable acción social que se ha agudizado los últimos años y para ello no escatimará en recursos: de la clásica infiltración de los que se encuentran verdaderamente operando se llega al montaje de grupos falsos para intentar insertarse en el medio subversivo y validar una organización por la cual después algunos compañeros de verdad caerán. Recordemos que la FAR aparece en escena después de la cita cumbre de los servicios de inteligencia de las instituciones represoras del Estado ocurrida a mediados de este año 2008 y que tuvo como resultado la creación de una nueva oficina que centralizara los esfuerzos para atrapar a los integrantes de grupos insurreccionalistas que venían y vienen sembrando el pánico entre capitalistas y represores desde hace unos años. Lo recordamos (6).

Tras esto, las FAR, sencillamente dejan de existir.

El 21 de mayo del 2016 los disturbios sacuden la ciudad de Valparaíso durante la cuenta pública por parte de la presidencia. Barricadas incendiarias y ataques a la policía se multiplican por las calles del puerto cuando el humo producido por el saqueo e incendio a una farmacia se propaga a un edificio adyacente asfixiando a un trabajador municipal que se encontraba encerrado custodiando las oficinas.

Meses más tarde son detenidos algunos compañeros y llevados a juicio, quedando en evidencia una táctica policial común en los disturbios durante los últimos años, lo que nos muestra otra perspectiva bastante repetida sobre la participación de policías en disturbios. Miembros de inteligencia se infiltran encapuchados para deambular cerca de los disturbios (7), participando de una u otra forma buscando validarse en medio del anonimato de las capuchas mientras graban todo a su alrededor y recolectan pruebas. El objetivo es captar de cerca imágenes de quienes participan activamente en los disturbios aprovechándose de esa afinidad tan exquisita que da la calle, donde sin conocerse lxs anonimxs se encuentran, apoyan y forjan complicidades en el ataque y la violencia callejera.

Estos son solo algunos casos, abundan otros en distintos países y periodos. Lo que queremos decir es que es posible y ha pasado, pero con esto no todo está dicho…

El comienzo de un mito…El incendio del Reichstag

Cerca de las 21:00hrs de un 27 de febrero de 1933 el sonido de vidrios irrumpe la tranquila noche de Berlín. El ruido proviene del edificio del Reichstag, nada menos que el parlamento alemán, a los pocos minutos y desde el interior extensas lenguas de fuego comienzan a consumir el inmueble desatando un incendio.

En tan solo 25 minutos el fuego se descontrola, y pese a la llegada de bomberos y policías el siniestro no se consigue controlar. El parlamento queda de la mejor manera que puede quedar una institución estatal: incinerada y con las ruinas calcinadas.

Casi un mes antes de estos acontecimientos, el propio Adolf Hitler había sido nombrado canciller, el incendio al Reichstag movilizó todas las fuerzas del Partido Nacional Socialista culpando a los comunistas del atentado consiguiendo que se realizaran una serie de detenciones durante la misma noche. Es en medio de la campaña por la consolidación en el poder por parte de los nazis que en cuestión de horas consiguen presionar al presidente Paul von Hindenburg para firmar el “Decreto del Incendio del Reichstag”, una ley de emergencia y excepcionalidad destinada a “la protección del pueblo y el Estado” que suspendía una serie de libertades democráticas, perseguía a los adversarios políticos además de asignar la pena de muerte al delito de alta traición a la nación. Los nazis comenzaban a hacerse del control del aparato estatal.

En el mismo lugar del siniestro el joven Marinus Van Der Lubbe había sido detenido. Lubbe admitió ser el autor del incendio y asumió su pasada militancia comunista. Para los nazis fue la confirmación de que el atentado sería una señal a la hora de desencadenar un golpe de Estado por parte del comunismo internacional.

Georgi Dimitrov, Vasil Tanev y Blagoi Popov, tres reconocidos dirigentes comunistas son detenidos al poco tiempo y sometidos a un juicio junto con Marinus por el siniestro. Durante el proceso, los primeros, acusaron a los nazis de haber montado el incendio para controlar el aparato estatal y acusar a los comunistas. El propio Dimitrov en una audiencia solicitó que Marinus Van Der Lubbe fuese “condenado a muerte por haber actuado en contra del proletariado” (8).

Los distintos partidos comunistas a nivel mundial y el estalinismo soviético se cuadraron con la tesis del autoatentado y el montaje, acusando a Von Lubbe de ser un agente de las milicias nazis o sencillamente un “tonto útil” para sus intereses.

“El provocador desconocido se preocupó de todos los preparativos del incendio. Este Mefistófeles supo desaparecer sin dejar rastro. Y aquí sólo tenemos al ‘instrumento’ estúpido, al pobre Fausto, pero Mefistófeles, ha desaparecido… Lo más probable es que fuera en Hennigsdorf donde se tendiera el puente entre Lubbe y los representantes de la provocación política, agentes de los enemigos de la clase obrera” (9) – Georgi Dimitrov-

Finalmente el 23 de diciembre de 1933 Marinus Van Der Lubbe fue condenado a muerte, mientras que Dimitrov, Tanev y Popov fueron absueltos de todos los cargos, para luego refugiarse en la URSS. El 30 de enero de 1934, la guillotina cortaba el cuello de Marinus.

Pero no terminó todo ahí, la teoría ha trascendido durante décadas anclándose como una verdad histórica, incluso el concepto “El incendio al Reichstag” ha sido usado continuamente dentro de la politología a la hora de situar un hito de bandera falsa y autoatentados. Algunos incluso han llegado a señalar que el ataque incendiario mostró un adelanto sobre el funcionamiento de la maquinaria propagandística de los nazis, y que sin este “montaje”, los nacionalsocialistas no hubiesen podido ocupar y consolidarse en el poder…pero ¿y Marinus Van Der Lubbe?

El “tonto útil” había nacido en los Países Bajos en 1909, desde joven trabajó en la construcción sufriendo una serie de accidentes laborales que lo dejaron con una ceguera parcial y crónica. Tras ingresar un tiempo a militar en el partido comunista rápidamente se aleja de él adscribiendo a posiciones antiparlamentarias cercanas al comunismo de consejos.

Marinus participó activamente en huelgas, enfrentamientos con la policía, agitación y la elaboración de periódicos donde fomentaba la formación de comités autónomos de acción lejos de cualquier partido político. El joven Lubbe viaja a través de Europa por Hungría, Yugoslavia, Austria y decide emprender rumbo a Alemania tras enterarse del sostenido ascenso al poder por parte del Partido Nacional Socialista: “Cuando Hitler llegó al poder, pensé que levantaría el entusiasmo en Alemania, pero que también provocaría graves tensiones. He comprado todos los periódicos que publican noticias sobre el tema” (10).

Tras su detención Lubbe entrega una declaración certera a la policía e interrogadores, palabras que buscaron ser silenciadas por los nazis que atribuían a la conspiración internacional del comunismo la autoría, y por parte del estalinismo que lo indicaba como un agente infiltrado o una simple pieza de un autoatentado.

“Era absolutamente necesario hacer algo para protestar contra este sistema. Como los trabajadores, claramente, no quieren hacer nada, he querido hacer algo por mí mismo, He pensado que provocar un incendio en alguna parte era un medio válido. No he querido atentar contra individuos, sino contra algo que pertenezca al sistema. Los edificios públicos estaban todos, pues, en el punto de mira como, por ejemplo, la Oficina de Ayuda Social, porque es un edificio donde se encuentran los trabajadores. Luego, el ayuntamiento, porque es un elemento del sistema, y después el palacio imperial (11). Este último porque está situado en el centro y si se hubiese quemado, habría provocado grandes llamaradas visibles desde lejos. Como esos tres incendios no se produjeron y mi gesto de protesta no servía de nada, elegí el Reichstag porque es un punto central del sistema (…) A la cuestión de saber sí he actuado solo, declaro que ese es el caso. Nadie me ha ayudado en mi acción y tampoco he encontrado a nadie en el edificio del Reichstag» (12).-Marinus van der Lubbe-

El gran inicio e hito de las operaciones de falsa bandera, no es nada más que una falsificación de una falsificación, que se ha expandido e incorporado como modo de pensar en la actualidad, donde pareciera ser que sigue siendo más fácil pensar que los nazis siguen quemando parlamentos.

La continuidad de las sospechas

Aquella mirada que ve las manos policiales detrás de todo acto que salga de la norma (incluyendo a veces la norma y rutina de la violencia revolucionaria) fomenta la sensación de impotencia y frustración, donde termina siendo imposible oponerse al Estado sin reproducir sus jugadas. Detrás de todo ataque se esconderían los servicios de inteligencia que –en el mejor de los casos- permite que suceda, como si se tratase de un experto jugador de ajedrez que ve 4 jugadas más frente a su novato contrincante.

Sanguinetti, reconocido por su participación en la sección italiana de la Internacional Situacionista señala: “Todos los actos espectaculares de terrorismo están teledirigidos, o directamente ejecutados por nuestros servicios secretos” (13). Lejos de discutir o no el concepto de terrorismo, comprendemos a la perfección lo expuesto por Sanguinetti. El objetivo entonces sería “Hacer creer a toda la población, desde entonces intolerante o en lucha contra el Estado, que tiene “al menos un enemigo en común” con él, enemigo contra el que el Estado la protege, a condición de no ser cuestionado por nadie. La población es generalmente hostil al terrorismo, y no sin razón, debe pues reconocer que, “al menos en esto necesita” al Estado, en el que en consecuencia debe delegar los más amplios poderes, con el fin de que pueda afrontar con energía la ardua tarea que constituye la defensa común contra un enemigo oscuro, misterios, pérfido, despiadado y, en una palabra, quimérico” (14).

Lo que podría ser una precisa reflexión sobre la política del antiterrorismo, se transforma en la permanente sospecha tras las acciones. Es así como desde Italia en los 70 hasta Chile, se repite y permanece aquella continua suspicacia.

La agitada lucha de las comunidades mapuche contra el Estado chileno y las forestales ha conllevado desde décadas el uso de la violencia política, en ese sentido el ataque a infraestructuras del Estado-Capital ha sido reiterado, particularmente destacándose la sistemática quema de camiones en el Wallmapu. Durante el último tiempo no son pocas las versiones que han circulado sobre autoatentados por parte de los camioneros destinados a cobrar el seguro. Si bien efectivamente han existido uno o dos casos bastante burdos en ese sentido, los argumentos reposan sobre una serie de ridículas conclusiones: el incendio solo habría afectado a la cabina y no la carga del camión, la imposibilidad de cometer un ataque incendiario con toda la militarización por parte de la policía en el territorio y la supuesta poca credibilidad de los panfletos encontrados.

Estas teorías buscan en su ingenuidad defender la “causa mapuche” terminando por negar completamente la potencialidad de la confrontación, las posibilidades reales de hacer frente a la infraestructura estatal a pesar de todos los recursos destinados para la represión, pero también esta mirada invalida cualquier logro y avance en la confrontación con el Estado.

En la continuidad de la acción explosivista siempre han abundado las suspicacias o mejor dicho, las críticas disfrazadas de sospechas donde se acusa de una supuesta facilidad por parte de lxs autores de concretar la acción, la “extraña” capacidad de no dejar rastros o el alcance a objetivos fuertemente vigilados. Resulta realmente imposible la cantidad de veces que esos comentarios se han esparcido a modo de crítica pero que se esfuman al momento que algún compañerx cae en prisión y se asume como responsable de la acción. En otras palabras: el dominio está en todos lados, es imposible enfrentarlo sin ser detectados y todos los ataques son pantomimas policiales.

Estas versiones vuelven a revivir con los nefastos actos protagonizados por los ecoextremistas, quienes son acusados de ser miembros de la policía. Las sospechas simplemente parcializan la realidad observando como imposible el desarrollo de estas fantasiosas tendencias, pero al mismo tiempo restan toda la fuerza para realizar una crítica destructiva hacia estos curas de lo salvaje (15). Es más fácil señalar como autores a la policía, que enfrentar la existencia de aquellos delirantes sacerdotes y combatirlos.

Como último aspecto podemos recordar lo ocurrido tras el atentado al Subcentro (16), donde sobraron las versiones que veían la mano policial en este acto para justificar una nueva reforma a la ley antiterrorista (como si necesitaran justificaciones) o una nueva excusa para “criminalizar” a los anarquistas (como si no fuera lógico que el Estado “criminalice” a quienes desean su completa destrucción). Barajar estas teorías como únicas posibles solo por la anomalía de la acción es fortalecer y estancarse en una rutina y modelo único de actuar, pero también impedir la necesaria discusión sobre el desarrollo de la violencia revolucionaria (17) desconociendo las múltiples variables a lo largo de la historia que ha generado su uso (18).

Por otra parte podemos reconocer las aburridas y repetidas críticas a los disturbios acusando a sus participantes de ser agentes infiltrados o provocadores de la policía. Solo basta recordar como uno de los puntos más álgidos la serie de manifestaciones en memoria y venganza por el compañero Santiago Maldonado, donde lxs compañerxs eran acusadxs continuamente de ser policías, siendo fotografiados y a veces expulsadxs de las propias manifestaciones. Pero esta acusación se complementa, ya que en caso de no ser agentes de la policía, a lo menos se dejaría actuar para así disolver la manifestación, “criminalizarla” o impedir que se visibilice la protesta. La violencia callejera viene a romper con aquella forma de protestar vinculada a caminos ciudadanistas que buscan un entendimiento con el poder, truncando felizmente las aspiraciones de algún dialogo o aceptación social. Lo único positivo que nos podrían generar estas ridículas críticas dicen relación con reflexionar sobre la posibilidad de agudizar nuestra negación a este mundo: ¿Cuándo realmente un disturbio se sale de control? ¿Qué tan rutinario o incontrolable son los disturbios? ¿Cuáles son las limitancias y potencialidades de la violencia callejera? Claro está, siempre tendiente a ir por más y no buscando limpiar una imagen, que en verdad nunca hemos querido ni pretendido.

Contra la teoría de la conspiración por una verdadera conspiración

Efectivamente el Estado mediante sus servicios de inteligencia ha realizado autoatentados y operaciones de falsa bandera. El Estado puede hacerlo directa o indirectamente, puede permitirlo y hasta teledirigirlo, es una posibilidad cierta y real pero esto no significa que siempre cada acción sea un “montaje”, ya sea para reprimir alguna expresión o justificar alguna nueva vuelta de tuerca del engranaje estatal.

Mantener esta visión como certeza elimina la posibilidad de oponerse a este mundo, blanquea e higieniza la violencia política a niveles puros, idílicos, inocuos e irrealizables poniendo sospecha sobre todo rechazo al sistema, desmovilizando al mostrar una enorme trama entre poderes donde solo nos queda ser espectadores sin encontrar nunca un genuino y puro antagonismo que se salve de las jugadas estatales.

Vale la pena señalar algo de Perogrullo que tantas veces se olvida. El Estado no necesita excusa para reprimir, se impone por la fuerza y la violencia, y la estrategia del ataque-respuesta-contraataque también ha sido usada por revolucionarixs en distintos momentos, tendientes a agudizar la confrontación con el sistema. Pretender oponer y atacarlo sin que exista una respuesta es de una peligrosa ingenuidad.

Observamos que estas teorías de la conspiración y sospechas se asientan sobre una crítica a la acción individual o grupuscular. Los ataques serían autoatentados del Estado, toda vez que no hayan sido realizados por “la masa”, el “proletariado en su conjunto”, “el pueblo”. La imposibilidad de ver un ataque prístino se encuentra íntimamente relacionada con la necesidad de legitimación y aceptación por parte de la sociedad, un argumento que nos remite a la “defensa” de Dimitrov contra Labbe: “¡Trabajo de masas, lucha de masas, resistencia de masas, frente único, y nada de aventuras!” (19).

También se ha señalado por parte de autodenominados estrategas la siguiente máxima: la utilidad de una acción se mide por el resultado. De esta forma las acciones cuyos resultados han generado un incremento en los niveles de represión, daños a terceros o el fortalecimiento de alguna determinada estrategia del Estado quedarían bajo sospecha de ser realizadas por agentes estatales. Pero, ¿Es posible una certeza científica en la ecuación acción = resultado? Querer observar el desarrollo de la guerra social de forma matemática es no comprender la dinámica de los conflictos y del propio enfrentamiento contra el dominio y el poder. Las certezas a la hora de confrontar el orden actual se centran en las motivaciones y voluntades, más que en el devenir de los resultados o en la capacidad que tenga el Estado de salir victorioso de cualquier hostilidad, más que mal, hasta cuando pierden ganan.

Se hace necesario validar la opción por el ataque y la confrontación multiforme como también ser conscientes de la permanente respuesta y represión por parte del Estado. No basta conocer las estrategias “sucias” del poder o el enjambre tecnológico a su disposición sino que es necesario desterrar de nuestras mentes cualquier pensamiento que lleve a un callejón sin salida repleto de frustración, impotencia y sensación de control absoluto por parte de los poderosos para abrir paso al mundo de las posibilidades en la confrontación, muchas veces sin seguridades en el mañana pero repleta de certezas que la única oposición a este mundo y negación se encuentra en la lucha contra toda autoridad.

Notas:

(1) Este no será el espacio para debatir su existencia, funcionalidad, ridiculez, o plausibilidad de alguna o todas estas teorías que abundan y se amontonan en internet.

(2) Las críticas al antiimperialismo merece una profundización aparte, sobre todo en lo extendido al interior de la cultura de izquierda, pero básicamente remite a identificar todos los males al imperialismo o en algunos casos al gobierno norteamericano, levantando implícitamente una defensa del tercer mundo, sus gobiernos y luchas de liberación nacional. Si bien es innegable la influencia geopolítica de las potencias, desde una postura ácrata de negación nos encontramos bastante lejos de éstas, pues deseamos destruir la autoridad y el poder, sea esta imperialista, norteamericana o latinoamericana, demócrata o dictatorial.

(3) Imposible resulta no ver las semejanzas con el asesinato policial del compañero anárquico Andrea Salsedo en 1920 en EEUU, durante la represión a los círculos anarquistas de acción italiano, que luego devino en la detención de Sacco y Vanzetti.

(4) Una llamativa coincidencia con el delirante colaborador de la policía en Chile, quien bajo el mismo apodo fantaseó e inventó declaraciones en el marco del Caso Bombas durante el 2010.

(5) Para más información revisar el libro: Cañadas Gascón, Xavier. Entremuros. Bilbao, Ediciones Muturreko, 2001.

(6) Atentado explosivo contra Movistar y Automotora Derco Center, 14 de diciembre del 2008, disponible en Armadxs de Nuestras Negaciones 2007-2008.Compendio de acciones contra el dominio en Chile, Colecciones Memoria Negra, 2018, p.163.

(7) Lejos de especular sobre alguna responsabilidad de la policía en el incendio, comprendemos que sucedió en el contexto de enfrentamientos y disturbios descontrolados. En este punto más que hablar de las fuerzas represivas como ejecutores del incendio, nos referimos a su presencia encapuchada por parte de la policía durante los disturbios.

Para graficar de mejor forma, recomendamos observar el interesante registro disponible en internet bajo el título “MARCHA VALPO DIARIO” en el link https://www.youtube.com/watch?v=hWTrRb3QyIM

(8) L’Humanité, órgano del PC francés, 17 de diciembre de 1933.

(9) Discurso al final del juicio el 16 de diciembre de 1933 en El Proceso de Leipzig (1933-1934), Editorial de libros en Lenguas Extranjeras. Sofía, 1962; p.173.

(10) Nico Jassies, Marinus van der Lubbe y el incendio del Reichstag. Alikornio Ediciones. Barcelona 2008.

(11) El 25 de febrero de 1933 amagos de incendio sacuden las oficinas de Ayuda Social de Neukölln, el Ayuntamiento y el Palacio Imperial.

(12) Nico Jassies, Marinus van der Lubbe y el incendio del Reichstag. Alikornio Ediciones. Barcelona 2008.

(13) Sanguinetti, Gianfranco. Sobre el terrorismo y el Estado. La teoría y la práctica del terrorismo divulgadas por pirmera vez, 2017, Editorial Pensamiento y Batalla, p. 53.

(14) Ibíd p.20.

(15) ¿Será necesario gastar más tinta para desgastarnos en las críticas al ecoextremismo y la misantropía?. Quien quiera interiorizarse puede revisar: “Tendencias salvajes misantrópicas: otras expresiones de autoritarismo y de pensamiento sagrado”. Kalinov Most # 1, octubre 2017, pp 35-40; “¿Acabar con la humanidad para acabar con el dominio? Sobre la corriente misantrópica en entornos anárquicos”. Kalinov Most #3, octubre 2018, pp 13-20..

(16) El 8 de septiembre del 2014 un artefacto explosivo compuesto de pólvora negra dentro de un extintor estalla a las 14:05 hrs en un pequeño centro comercial a las afueras de un metro Escuela Militar. El estallido que deja a cerca de 14 personas heridas es revindicado posteriormente por la “Conspiración de las Células del Fuego (Chi)”, quienes señalaron: “Sepan que dimos aviso al 133 a más de 10 minutos antes de la detonación, esperando que la policía reaccionara evacuando el lugar, pero hicieron caso omiso a esta información detonando el artefacto y causando varios herido, los cuales lamentamos, dejamos en claro que nuestro objetivo no eran los consumidores y/o trabajadores, sino las estructuras, propiedades y esbirros del poder. Su incompetencia e inoperancia contribuyo al daño causado a las personas lesionadas. Los grandes asesinos y terroristas siempre han sido los aparatos represivos del estado”.

(17) Un amplio e informal debate surgió respecto a la confianza por parte de los grupos de acción a la hora de llamar por teléfono para desalojar un lugar, como también el objetivo de los ataques en general. Algunas apreciaciones fueron difundidas por internet por parte de “Núcleos de Ataque por la Liberación”, “Algunos ingobernables anárquicos desde la región” o “Bravata vandálica”.

(18) Las muertes y heridas de compañeros manipulando artefactos explosivos o los accidentes a la hora de ejercer violencia revolucionaria tanto para los autores como para terceros terminan siendo en último minuto imponderables de los que si bien no es posible desentenderse, muchas veces tampoco es posible contemplarlos o preverlos.

(19) Dimitrov en El Proceso, págs. 166 a 168.

Europa: Vicious Irene Tour 2019

Recibido el 21/11/2019:

Aupa amigxs, estos días vendrán VICIOUS IRENE desde Göteborg/Suecia a tokar 3 koncis al Sur de Francia e otros 3 en Catalunya (y a tomarse una semanita el sol que este mes solamente han visto en total unas 10 horas…). Hace unos meses sacaron su ultimo LP «Sacrifice» que suena brutal y más metalero que los anteriores! Podreis estar exitadxs para ver esta banda de 4 mujeres furiosas tokando en directo.

Adjuntado teneis el flyer de la gira para compartir con amigxs.
Podreis visitar su pagina web: www.viciousirene.com  o el bandcamp de la banda.

Esperemos veros todxs en las tokatas!
Larga vida al hazlo tu mismo (d.i.y.) con (A)ctitud punk!
Salud & Anarquía!

México: Llamado urgente a la acción anárquica por Fenoménicas Brujas e Insurreccionalistas

Comunicado recibido el 21/11/2019:

SOMOS MALAS Y SEREMOS PEORES: ¡SOMOS SU PEOR PESADILLA!

Llamado Urgente a la Acción Anárquica

El próximo lunes 25 se conmemora el Dia Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y no nos quedaremos en casa. Volveremos a salir con toda nuestra rabia antisistémica y esperamos volver a contagiar de furia a los sectores adormecidos del llamado “movimiento feminista”.

No permitiremos que mientras nos violan y nos matan el Estado mexicano convierta este día en un acto oficial y nos presuma su Cuarta Transformación como el fin del Patriarcado. Tampoco toleraremos la presencia policial ni permitiremos que lxs reporterxs y periodistas nos tomen fotos o videos de nuestras caras: la prensa apunta y el sistema dispara! Menos soportaremos la presencia de políticas y dialogueras en la marcha sean del partido que sean.

En su circo mañanero el pejeganso ha decretado “el fin del machismo en México” y ha ordenado a su subordinada Sheimbaum que declare la Alerta por Violencia de Género en lña Ciudad.

Si el peje emplumado piensa que nombrando ministras en la SCJN y haciendo declaraciones nos agarra de pendejas se equivoca. Como hemos expresado antes: somos conscientes de la presencia en palacio nacional de un fascista misógino y sexista, pro-vida, ultraconservador y evangélico al que se ha aliado la izquierda en su constante oportunismo para “tomar el poder” a toda costa.

A NOSOTRAS NO NOS ENGAÑAN!

Aunque nos acuse de “conservadoras” sabemos quienes somos. SOMOS GUERRERAS ANÁRQUICAS EN LUCHA CONTRA EL PATRIARCADO.

Por eso no queremos diálogo, por eso no ponemos límites a la revuelta.

En el espíritu de guerra de nuestras hermanas chilenas volveremos a salir y seremos su peor pesadilla.

¡La plaza del metro Insurgentes será la Plaza de Las Insurgentes!
Si algún día no volvemos a casa: No prendan velas, prendan barricadas!
¡Ni Dios, ni Estado, ni Amo, ni Marido!
¡El Estado-Capital, con AMLO o sin AMLO, patriarcado es lo que teje!
¡Destruyamos todo lo que nos domina y condiciona!
¡Solidaridad anárquica con todas las compañeras y compañeros presos alrededor del mundo!
¡Contra la civilización patriarcal!
¡Por el control de nuestras vidas!
¡Por la destrucción del género!
¡Por la tensión anárquica insurreccional!
¡Por la Anarquía!
¡Fuego a todo lo existente!

Fenoménicas Brujas e Insurreccionalistas (F.B.I), antes Féminas Btujas e Insurreccionalistas.
Ciudad de México, jueves 21 de noviembre de 2019.

Buenos Aires, Argentina: Adjudicación de atentados incendiarios en solidaridad con la revuelta en Chile

Comunicado recibido el 20/11/2019:

Desde el territorio dominado por el estado argentino en buenos aires nos adjudicamos la colocación de dos artefactos incendiarios en solidaridad con la revuelta de chile.

Uno de ellos en un plaza vea en calle 13 en la ciudad de la plata y el otro en lavallol partido de lomas de zamora en el complejo en el cual se encuentran Easy y Jumbo en las calles frias y antartida argentina.

Todos estos merkados corresponden a kapitales $hilenos con las manos llenas de sangre.

QUE SE EXTIENDA LA REVUELTA! LIBERTAD A TODXS! DESTRUYE LO KE TE DESTRUYE!

Múnich, Alemania: Solidaridad con la revuelta en Chile

Traducción recibida el 19/11/2019:

En Chile se sublevan hace semanas miles y miles de personas contra la normalidad impuesta.

Comisarías, bancos, malls, micros, estaciones de metros y universidades quemadas. La vida cotidiana se paralizó y se ataca el poder estatal y capitalista.

Cómo podemos mostrar desde acá nuestra solidaridad y afecto con las revueltas de allá?

Hay muchas posibilidades… en Munich por ejemplo fueron quemadas varios maquinas de billetes en diferentes estaciones de metro. Además el consulado chileno fue atacado con pintura y se dejó el mensaje “Fuego a todos estados! (A)”. También fue atacado una iglesia cercana y se pintó “Ni dios, ni estado, ni patriarcado”.

Queremos que se difunda la revuelta y que la solidaridad se convierta en práctica!

traducido de //de.indymedia.org/node/46470

Bolivia: Cacería de indígenas

Recibido el 16/11/2019:

El pasado 20 de octubre, hubo elecciones en el territorio controlado por el Estado plurinacional de Bolivia, un día después, ante el inminente fraude electoral que favorece al partido de Evo Morales del MAS (Movimiento Al Socialismo) –partido gobernante desde el año 2006 hasta hace pocos días– surgen dos grupos masivos: el primero corresponde a los que se oponen a la permanencia de Evo Morales en el Poder, estos se identifican con la derecha, los segundos son los que niegan que hubo fraude y pretenden eternizar a Evo en el Poder, estos de tendencia izquierdista. Los enfrentamientos entre ambos grupos se van intensificando cada día, la policía se pone del lado de los simpatizantes de Evo Morales y reprime al grupo que se opone a su permanencia en el gobierno. A medida que pasan los días, el binarismo izquierda-derecha va mostrando que hay otro factor más fuerte en los enfrentamientos: el racismo, los de la derecha están liderizados por cívicos de diferentes departamentos, entre ellos Luis Fernando Camacho, presidente del comité Cívico de la ciudad de Santa Cruz, un millonario de la élite empresarial de Bolivia y Pumari de la ciudad de Potosí. Realizan cabildos en diferentes ciudades y la ultra derecha se va apoderando de las protestas, se articulan grupos fascitas de clase media-alta y clase alta en las principales capitales, en la ciudad de La Paz la “Resistencia Civil Demócrata”, en la ciudad de Cochabamba la “Juventud Cochala” y los “Motoqueros”, en Santa Cruz la “Unión Juvenil Cruceñista”, estos grupos de choque van acaparando principalmente jóvenes universitarios de clase media, los más adultos se ocupan de articularse con organizaciones sociales que están en contra de la permanencia de Evo y no necesariamente son de derecha. Los fascistas atacan a personas teniendo el color de piel morena como objetivo, la diferencia de tener discrepancias con los militantes del partido de Evo pasa a segundo plano, el racismo se manifiesta en estas agresiones. El 11 de noviembre, la OEA declara que hubo manipulación en el sistema informático electoral, por tanto, hubo fraude en la victoria de Evo frente a su oponente Carlos D. Mesa, a esto se suma la declaración del comandante de las Fuerzas Armadas pidiéndole que renuncie, y el motín de los pacos se había iniciado dos días antes. Retrocediendo un poco, en febrero de 2016, hubo un referéndum revocatorio, para que Evo pueda habilitarse en las elecciones del 20 de octubre de este año, pierde y se deshabilita junto a su vicepresidente Álvaro García Linera por medio de maniobras judiciales, ya que todos los poderes de Estado están bajo su control, el tribunal Electoral de forma “ilegal” lo habilita y se presenta como candidato a elecciones generales. Este antecedente provocó la baja de popularidad de Evo, sumado a esto, diferentes acontecimientos represivos a movimientos sociales, pueblos indígenas y enriquecimiento de la cúpula de su partido. Los proyectos extractivistas no se quedaron atrás, como la imposición de hidroeléctricas, centros mineros, deforestación de bosques para producción de coca destinada al narcotráfico, principalmente en la región del Chapare, incendios de la selva de la Chiquitanía, la región amazónica, Villa Tunari y el Madidi, provocados por la autorización del gobierno de quema “controlada” que al final perdió el control y devastó más de 5.000.000 de hectáreas, fue el más interesado en los proyectos de “integración” de carreteras del COSIPLAN (IIRSA), atentando la existencia de comunidades de la selva de Bolivia por medio de la construcción de la carretera que pasa por el TIPNIS. El supuesto indígena, que vive en medio de lujos, se transportaba en helicóptero y avión privado, en realidad es el peor devastador de la naturaleza y de los pueblos indígenas, gobernó como un monarca, con un saldo de más de ochenta muertos en los conflictos sociales, privilegiando económicamente a sectores de su preferencia, dejó tanta pobreza como cualquier otro gobierno, nos endeudó a las empresas chinas que trajo para la explotación de los “recursos naturales”, Evo junto a su cúpula de ministros burgueses, persiguió, encarceló reprimió a miles de personas que no están de acuerdo con sus políticas, incluso a las personas con discapacidad.

El 13 de noviembre, asume la presidencia Jeanine Añez, de la ultraderecha, aprovechando el vació gubernamental que existe, luego de haber renunciado Evo, este huye junto a su vicepresidente y la mayoría de su gabinete ministerial conformado por una veintena de personas y son asilados en México, llevándose millones de dólares.

Jeanine Añez del partido de derecha Unidad Demócrata, la nueva presidenta de Bolivia, se posesiona agarrada de su biblia, elige a su gabinete, entre ellos misóginos y machistas; la policía, luego de defender hace pocos días a Evo, ahora apoya a la nueva presidenta y levanta su amotinamiento, el ejército se suma a “poner orden” y sale a las calles a patrullar. Jeanine, en una de sus declaraciones, había despreciado a la bandera Whipala que representa a los pueblos indígenas de las tierras altas y vallunas, expresando racismo hacia la gente del campo, ahora aprobó el Gatillo Fácil para reprimir mediante los militares.

Camacho un día antes de posesión de Jeanine, había entrado al palacio de gobierno, y con la biblia en la mano extiende la bandera de Bolivia y afirma que la Pachamama (Madre Tierra) y la bandera Wiphala nunca más serán tomadas en cuenta. Sectores sociales indígenas, de la ciudad de El Alto, de La Paz y sectores rurales y mineros, consientes de no ser tomados en cuenta por el anterior gobierno y el actual, salen a marchar, en defensa de la Wiphala, contra el fascismo, contra la discriminación, contra la represión y muerte de sus hermanxs por balas del ejército y la policía, los mineros se han defendido con dinamitas de las balas de ejército y la policía, cuando estos reprimieron antes de la renuncia de Evo a los jailones (burgueses) no demostraban odio como ahora lo expresan con los indios. Los seguidores de Evo, tratan de apropiarse de esta protesta movilizando a su gente, utilizando mecanismos de obligación con multas y amenazas dentro de sus sectores a través de sus dirigentes, tiene encargados de contratar personas que su gobierno dejó en la miseria, estos, por menos de treinta dólares son sacrificados para luego se expongan sin tener experiencia y sean detenidos y procesados, por la (in)justicia del Poder.
El objetivo de Evo Morales, es aprovecharse de las protestas sociales y que la situación se vuelva incontrolable, en un escenario confuso que logre generar desinformación y la gente lo aclama para que retorne como salvador y pacificador. La prensa, el MAS y la ultra derecha, han aportado juntos para desvirtuar la lucha indígena, los hacen ver como si las protestas fueran a favor de Evo, sin embargo, el descontento no es por su regreso, sino contra el fascismo de la ultraderecha, la movilización no es por el MAS. En Cochabamba son acribillados con balas ocho cocaleros que si marchan a favor de Evo, este 15 de noviembre, hasta ahora hay cientos de detenidos y 18 muertos, más allá del color político, NOS ESTÁN MATANDO POR SER INDÍGENAS.

Evo dejo a Bolivia con una deuda externa de 10.000.000.000 de dólares, dejando en la pobreza a millones de personas, ahora pretende volver ateniéndose al rechazo de su renuncia de parte de la asamblea plurinacional, ya que aún cuenta con dos tercios, ni él ni Jeanine van a pacificar la situación, existe una guerra racial, que se sobrepone –por lo menos por ahora– a los colores políticos.

La derecha y la izquierda en toda nuestra historia, han utilizado las luchas indígenas y sociales para apoderarse del Poder, para pisar nuestras cabezas amontonadas y usarlas como escalón, los indios ponemos los muertos, con este o cualquier gobierno seremos carne de cañón, porque para el Estado/Capital solo somos mano de obra, por ello, total repudio a toda forma de Poder y autoridad.

16 de noviembre de 2019

Cibermundo: «Pacolog» Buscador de pacos en línea

Gente de Rusia ha creado la página Pacolog, en base a las filtraciones de datos llamada «PacoLeaks». La presentación del sitio es breve:

«El mundo entero les está mirando, Chile, así que decidimos apoyar su lucha. Tomamos varias bases de datos y scripts de muchos de sus sitios públicos nacionales, y las pusimos todas juntas y ta-da!. Desarrollamos esta plataforma enteramente desde Rusia.

Compartir en todas partes es la única manera de que los pacos desgraciados sepan que el pueblo manda. Por último piensan 2 veces antes de disparar a los ojos.

Sigan luchando!

Nuestro equipo:
– D’mitri
– Linus
– Matt
– Teresa»

El buscador es //pacolog.com

Dos ejemplos:

Carabinero Marco Cabello, paco culiao informático de la Dipolcar: //pacolog.com/profile?rutID=179598248

Cabo Segunda María José Hernández, paca culiá de Fuerzas Especiales, recientemente tostada en una manifestación junto a una de sus colegas: //pacolog.com/profile?rutID=188440290

Chile: Número especial del Periódico Anarquista Confrontación

UN VIAJE SIN RETORNO A NUESTRA COMPLETA LIBERTAD Y DIGNIDAD

El estallido social iniciado el 18 de octubre y la represión desatada por el Estado demostraron el fracaso del modelo político chileno y su modelo económico.

El origen de todo esto va más allá del gobierno contra el que hoy combatimos, y la revuelta que se propagó luego de las evasiones masivas protagonizadas por estudiantes en lucha tiene su origen en la rabia por los atropellos soportados y permitidos por décadas. Nada bueno puede surgir como consecuencia de entregar al Estado, políticos y autoridades la capacidad de decidir sobre nuestras vidas al mismo tiempo que intentamos sobrevivir en un sistema que transforma nuestras necesidades en un negocio y nuestro tiempo en el dinero que nos han impuesto como la única forma de obtener lo que necesitamos.

Haciendo estallar las calles y las conciencias, muchas personas hemos sentido que con la explosión de la rabia nos hemos embarcado en un viaje sin retorno hacia la recuperación de nuestra completa dignidad y libertad. Y en medio de todo lo que estamos experimentando en lo personal y lo colectivo sabemos que hay personas que antes del 18 de octubre ya transitamos por los caminos de la lucha ancestral por una vida libre sin Estado ni autoridad.

En ese caminar, hemos aprendido que la medida del Estado de emergencia con militares en la calle y toque de queda decretada por el gobierno derechista de Piñera es solo una parte del arsenal represivo que todos los gobiernos han puesto en practica con variadas formas a lo largo de la historia.

ROMPIENDO CON UNA NORMALIDAD IMPUESTA DESDE HACE SIGLOS

En Chile y en el mundo la tortura, el engaño, el asesinato, la injusticia y las reformas que no cambian nada estructural han sido parte la existencia histórica del Estado como herramienta de opresión en beneficio de una elite.

Antes, y también ahora, en Chile ha habido gente muerta, asesinada, torturada, encarcelada, golpeada o desaparecida por el hecho de luchar contra el orden impuesto o solo por su condición económica, sexual o étnica.

Por nuestras venas circula una sangrienta historia de intervención militar y policial para aniquilar las revueltas sociales y las luchas por una vida digna y libre de opresión: el exterminio al pueblo mapuche, la Matanza de Santa María de Iquique, la dictadura de Pinochet, el estado policial de la democracia y ahora también la represión aguda contra la que nos hemos enfrentado.

Sin embargo, en las últimas semanas muchas más personas palparon en carne propia el rol opresor del Estado policial militarizado que ya era evidente acechando hace años en lugares como el Wallmapu, casas okupa, poblaciones combativas y liceos en lucha a quienes el Estado declaró la guerra hace ya bastante tiempo.

Hoy las autoridades vuelven a proteger el orden social, político y económico que han construido para su beneficio y lo hacen reprimiendo en las calles, engañando a través de la prensa y hablando de un supuesto enemigo que busca afectar la vida de las personas.

Ese enemigo que ellos mencionan es cada persona que lucha y cada acto rebelde que se multiplica buscando abrir paso a formas de relacionarse, de organizarse y de vivir opuestas a las que nos han impuesto por años.

Por este motivo los políticos, empresarios y fuerzas represivas intentan convencernos de que hay que tenerle miedo a la desobediencia y a la revuelta. Intentan que caigamos en la trampa de pensar que sus intereses y los nuestros son los mismos. Pero a diferencia de otros momentos en la historia reciente, hoy muchas más personas no les creemos y seguimos en la lucha.

Por eso no olvidamos cada golpe, cada disparo contra nuestros cuerpos y los de nuestras personas cercanas, cada mentira ni a cada cómplice que se ha posicionado a favor de los poderosos y de su represión.

Tampoco olvidaremos cada acto de rebelión, cada abrazo y cada gesto de apoyo entre compañeres, amigues y vecines. Esa memoria y esos gestos de rabia, amor y rebeldía forman parte del escenario de vida y de lucha que cada día vamos construyendo.

LA SOLUCIÓN ESTÁ EN NUESTRAS MANOS

En Chile, algo empezó a cambiar. Algunes han despertado antes, otros después, pero lo cierto es que a pesar de la represión seguimos quitando terreno al modo de vida con el que hemos decidido romper.

Hoy somos más quienes no queremos entregar a nadie más que a nosotrxs mismxs la facultad de dirigir los acontecimientos y los procesos hacia un horizonte de libertad y dignidad. Por eso sabemos que lo que construyamos de aquí en adelante dependerá de nosotrxs y no estamos dispuestxs a entregarle a otros la capacidad de decidir sobre nuestras vidas.

Ni la izquierda oportunista ni a la derecha dictatorial. Ni el Frente Amplio ni cualquier partido político. Ni la renuncia de Piñera, ni nuevas elecciones ni una nueva Constitución. Nada que provenga del orden establecido con el que estamos rompiendo podrá entregarnos una solución.

Sabemos que muchas preguntas e inquietudes de cómo seguir inundan a gran cantidad de personas en estos momentos. Desde nuestra identidad anárquica de lucha contra toda autoridad, y desde lo que hemos experimentado en contacto con otras voluntades en medio de la revuelta, hemos ido encontrando las respuestas y las herramientas en la experiencia y el aprendizaje de tomar posiciones de lucha en la agudización del conflicto contra orden social que combatimos. Esas herramientas y esas respuestas las vamos encontrando en la multiplicación de los actos en los que se expresa la desobediencia, el apoyo mutuo y la acción directa.

Luchar en conjunto y apoyarnos ante los efectos de la represión y el miedo al desbastecimiento provocado por el Estado, salir de nuestros mundos personales y juntar fuerzas con otras personas, aportar cada cual según sus capacidades para actuar y pensar juntxs posibilidades de vida distintas a las existentes han sido las respuestas que hemos ido forjando desde la autonomía de no depender de nadie más que de nuestra voluntad puesta en acción. Todo esto ha sido experimentado por miles de personas en las últimas semanas. Todo esto y más se ha desarrollado sin ningún tipo de líderes ni dirigentes.

De aquí en adelante, lo que cada une de nosotrxs aporte influirá en el curso de lo que pueda o no suceder.

Pase lo que pase, nosotrxs seguiremos luchando y encontrándonos con todas aquellas personas que siguen experimentando y expandiendo la libertad en cada acto de revuelta contra el orden del dinero y la autoridad.

No nos rendiremos, no retrocederemos. Seguiremos construyendo un mundo nuevo sobre las ruinas del sistema que estamos destruyendo.

¡A MULTIPLICAR LA DESOBEDIENCIA, EL APOYO MUTUO Y LA ACCIÓN DIRECTA!
¡QUE VIVA LA REVUELTA CONTRA TODA FORMA DE OPRESIÓN Y AUTORIDAD!

Publicación Anarquista Confrontación (Chile)
Edición especial octubre/noviemebre 2019

[Estado Español] Jornadas del Noviembre Antifascista de Zaragoza

Os presentamos las Jornadas del Noviembre Antifascista de Zaragoza 2019.

Como acto principal de las jornadas tendremos una interesante charla-debate sobre los últimos ochenta años, desde el fin de la guerra hasta la actualidad, donde abordaremos diversos temas; desde la Historia del movimiento obrero en el Estado y sus luchas más importantes, pasando por la falsa transición y posteriores medidas antiobreras impuestas por el PSOE como la desindustrialización, las reformas laborales, leyes represivas, hasta el papel de las grandes mafias sindicales y los partidos del régimen hoy día.

Haremos un repaso por nuestro pasado más reciente para comprender de donde vienen las lacras que sufrimos los trabajadores hoy día: paro, miseria, desahucios, represión, sobreexplotación, falta de derechos y libertades democráticas… Pero lo más importante, abordaremos como enfrentar estos problemas y superar esta situación.

Previo al acto central tendremos un coloquio con trabajadores de Telepizza y de las BRIF, con Stop Desahucios Zaragoza, PAH Zaragoza, Sindicato de inquilinos e inquilinas y vecinos del barrio de Torrero.

Las Jornadas se organizan de la siguiente manera:

> 16:30h APERTURA DE PUERTAS. Como todos los años contaremos con numerosos puestos donde podréis adquirir desde libros hasta materiales solidarios.

> 17:30h COLOQUIO. Trabajadores de distintos conflictos, vecinos y plataformas antidesahucios de Zaragoza darán a conocer sus problemáticas y nos informarán de las luchas que están llevando a cabo.

> 18:00h ACTO CENTRAL. Charla-debate sobre el movimiento obrero y popular, de la mano de: Movimiento Antirrepresivo de Madrid, Manuel Sánchez Terán (ex-presidente del comité de empresa de Duro Felguera), Rubén Vega (historiador especializado en el movimiento obrero) y Ricardo Rosado (portavoz de la PAH y activista antidesahucios de PAH Parla).

> Al finalizar el acto habrá cena a precios populares amenizada por el Coro Libertario de Torrero.

Consigue el fanzine de este año solo disponible en las jornadas.

Sábado 23 de noviembre, desde las 16:30h en la AAVV Torrero-Venecia (Calle Granada nº43).

¡¡No te lo pierdas!! ¡¡Acude y pásalo!! ¡¡Zaragoza antifascista!!

Barcelona, Estado Español: Pancarta en solidaridad con la revuelta en Chile

Texto recibido junto con las fotos el 11/11/2019:

Desde Barcelona solidarizamos con la revuelta, resistencia y ofensiva que se está llevando a cabo en el territorio dominado por el estado de chile.

Repudiamos el verdadero rostro del capital sacando a sus matones militares y psicópatas policías llenos de sangre y adoctrinamiento a reprimir a lxs que levantan su voz contra la miseria cotidiana de la opresión, devastación de la tierra, xenofobia social, comunidades despojadas, violaciones y torturas.

Ya son semanas que la insurrección social no se deja derribar por lxs borregxs, la clase política y sus bazofias reformistas ya son semanas que vemos con alegría lo que sucede en cada rincón de la sociedad de lxs ricxs

Nuestra mejor forma de solidarizar es potenciar la revuelta anticapitalista antiautoritaria anarquica en el lugar que nos encontremos.

apelando al apoyo mutuo entre compas, a la proyectualidad de las luchas y a la ofensiva contra el capital

un abrazo fraterno y con mucho newen para aquellxs que luchan por la libertad y la dignidad

sabotaje contra la autoridad sea en el territorio que sea !
a la hoguera toda la burguesía, fascistas e hipocritas listillxs de siempre !!
que arda toda su institucionalidad e infraestructura!

no aflojen compañerxs!
hasta destruir el ultimo eslabón de su sociedad jerárquica!
llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones!
viva la anarquía!

Desde algún lugar: Carta a un(a) chileno(a) sobre la situación actual

Recibido el 10/11/2019:

—A Joaquín García Chanks y Marcelo Villarroel Sepúlveda, compañeros y co-conspiradores.

“… toda opinión revolucionaria extrae su fuerza de la secreta convicción de que no se puede cambiar nada.”
– George Orwell, El camino a Wigan Pier.

“Alicia: ¿Cuánto dura para siempre?
Conejo blanco: A veces sólo un instante.”
Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas.

El mal-estar es el nuevo punto de partida de las impetuosas protestas populares que recorren la geografía global. Hong Kong, Francia, Argelia, Irak, Haití, Líbano, Cataluña, Ecuador, Bolivia y Chile, son los fastuosos protagonistas de la ola de revueltas urbanas multitudinarias que estremece al mundo.

Si bien es cierto que estas profusas protestas tienen detonantes muy particulares que las explican (específicamente Hong Kong y Cataluña con sus devaneos independentistas), sería ingenuo pensar que esta rabia acumulada está desconectada. El incremento en los costos de bienes y servicios, aunado a la austeridad –con su consiguiente pérdida de empleos y la desigual supervivencia económica a medida que el crecimiento global se desacelera–, son el denominador común de la mayoría de estas movilizaciones.

Sin embargo, es innegable que estas protestas también comparten otro gran telón de fondo que rebasa con creces el análisis economicista y que muy convenientemente no se aborda en los medios de domesticación masiva e intencionalmente se escapa al análisis de los politólogos y los apologistas de la dominación: la convulsión antigobernista, el hartazgo contra quienes gobiernan y, contra todos los partidos políticos sean del color ideológico que sean. Característica que constriñe la ausencia de liderazgos y/o dirigentes y, facilita la efímera concreción de la Anarquía.

Sin duda, los rasgos específicos de este último ensamblaje antagonista, excita a priori a muchas compañeras y compañeros anarquistas, que continúan analizando los acontecimientos a través de la lente de la ideología y se mantienen varados en anquilosados paradigmas decimonónicos. Nada más letal para las ideologías que la realidad misma.

Evidentemente, aquel viejo modelo de sociedad anarquista que se configuraba alrededor de un marco valorativo, de un prototipo de sociedad, de un proyecto de cambio y de una práctica correspondiente, ya no puede ser replicado en nuestros días.

Como bien señaló el compañero Alfredo Bonanno en una de sus conferencias celebradas en Atenas, intitulada La destrucción del trabajo: «Lo primero que debemos eliminar de nuestras mentes es pensar que en el futuro, aún en el caso de concretarse la revolución, hay algo que heredar del Estado y el Capital. ¿Recuerdan los viejos análisis de compañeros de hace veinte, treinta años, cuando se pensaba que a través de la expropiación revolucionaria de los medios de producción de las manos de los capitalistas y su entrega a los proletarios –debidamente educados en la autogestión–, se crearía la nueva sociedad? Pues esto ya no es posible.»i

Hoy, no basta con la multiplicación de las revueltas espontáneas ni con la generalización de la huelga ni con el triunfo de una Revolución Social ni con expropiar los medios de producción e invertir las estructuras piramidales de dominación para que las condiciones autogestionarias y libertarias de convivencia se materialicen como posibilidad inmediata.

Empero, no podemos conformarnos con señalar que las viejas luchas ya no son válidas en nuestros días.

De nueva cuenta estamos con la misma incapacidad de siempre de poder cruzar la línea y pasar de una vez por todas al otro lado. Con la incapacidad de abandonar el callejón sin salida que nos induce el Poder, de librarnos de nosotros mismos, de desenmarañar el camino y renunciar definitivamente al recorrido circular. Nos toca entonces revisar minuciosamente nuestro andamiaje histórico, retirarle las tablas podridas y/o erosionadas por el tiempo y remplazarlas por sólidos y frescos maderos.

Tendremos que re-pensar la Anarquía o, pensar contra el pensar. Invertir los diagramas. Pensar –nos recuerda Deleuze desde el Infierno–, consiste en «lazar cada vez una flecha desde uno mismo al blanco que es el otro, hacer que brille un rayo de luz en las palabras, hacer que se oiga un grito en las cosas visibles. Pensar es lograr que ver alcance su límite, y hablar el suyo (…) es emitir singularidades, lanzar los dados. La tirada de dados expresa que pensar siempre procede del afuera (ese afuera que ya se hundía en el intersticio o constituía el límite común). Pensar no es algo innato ni adquirido. No es el ejercicio innato de una facultad, pero tampoco es un learning que se constituye en el mundo exterior.»ii

Déjà vécu

Para quienes éramos adolecentes en aquel icónico año de 1968 –y para aquellos que me aventajan en almanaques y lo vivieron lanzando adoquines o en escenarios mucho más comprometedores–, las exuberantes revueltas que hoy nos ocupan nos provocan una suerte de déjà vécu, es decir, esa sensación de “ya vivido”, de que la historia se repite o de haber enfrentado esa misma experiencia en el pasado.

En efecto, las movilizaciones masivas no son nuevas. Las manifestaciones setentayocheras también fueron multitudinarias y conformaron un movimiento arrasador de contenido antiautoritario –jamás previsto y mucho menos promovido por las iglesias del anarquismo oficial de aquel momento– que desbordó las coordenadas políticas y económicas que lo expresaron dando vida a una crisis civilizatoria que ponía en jaque a la sociedad disciplinaria y anticipaba la crisis del mundo capitalista de la década de 1970 y el derrumbe del Estado benefactor.

Después siguieron las protestas –igualmente multitudinarias– contra la guerra en Indochina (Viet Nam, Laos y Cambodia). Posteriormente, vendría el mayo del 77 italiano, seguido de las manifestaciones antinucleares y, para cerrar el siglo, en el año de 1999, se desataría una cadena de movilizaciones contra la denominada “globalización” a nivel internacional (Seattle, Washington, Praga, Quebec, Génova, Barcelona, Tesalónica, Varsovia, Guadalajara) extendiéndose hasta 2004.

Con fecha mucho más próxima en el tiempo, vimos las masivas movilizaciones y acampadas protagonizadas por el movimiento 15-M, también bautizado como “movimiento de l@s indignad@s” (2011-2015) en el Estado español y, su réplica, el movimiento Occupy Wall Street (de 2011-2012); así como las protestas en la Plaza Síntagma de Atenas y las realizadas por el movimiento Nuit debout en París y, aún más recientes, las realizadas por “Los chalecos amarillos”.

Pese al espíritu contestatario que las animó y su expontaneidad manifiesta, todas estas movilizaciones (sin excepción), agotaron su férreo ímpetu insumiso recreando la dialéctica marxista del poder constituyente y, concluyeron atrapadas en los dispositivos de captura del sistema de dominación. Como nos recuerda el compañero Bonanno «La máquina del 68 produjo los mejores funcionarios del nuevo Estado tecno-burocrático».iii

He aquí la portentosa capacidad de cooptación por parte de las estructuras de dominación de los movimientos sociales como fuente inagotable de restauración.

Así, vimos transformarse al “movimiento de l@s indignad@s” de las plazas del Estado español en Podemos y constituirse en defensores de la ley y el orden en nombre de los humildes; y a Syriza, abandonar las plazas de Atenas e implementar las políticas de austeridad de la Unión Europea, convirtiéndose en su fiel ejecutor una vez en el gobierno. O, a la Nuit debout llamando a instituir una nueva Constitución y, al movimiento Occupy Wall Street, engrosando las filas de Bernie Sanders en su contienda por la Casa Blanca.

En realidad, un vez hecho este recuento de protestas y movilizaciones pasadas, nos surge cierta incertidumbre que nos invita a cuestionarnos si realmente estamos percibiendo un déjà vécu, es decir; si de verdad se está repitiendo la historia y si tenemos la absoluta certeza de que estas vivencias ya sucedieron antes o, estamos experimentando una alteración de la memoria que nos hace creer que recordamos situaciones que nunca han ocurrido y, verdaderamente, estamos ante un fenómeno nunca visto, nunca oído y ni siquiera soñado.

Si en Mayo del 68 las protestas fueron inspiradas en la utopía constituyente –al igual que toda la retahila de movilizaciones antes mencionadas–; es evidente la ausencia de perspectiva utópica en las actuales movilizaciones que estremecen al mundo. La rabia y la desesperanza no tienen motivaciones utilitarias, no son políticas ni idiológicasiv, son “irracionales”, van más allá de la negación intrapolítica y están impulsadas por una tensión disutópica.

Aunque por momentos la protesta se entremezcle y confunda con las demandas ciudadanistas impulsadas por partidos y sindicatos –siempre prestos a sumarse a la reacción populista predominante–, la excedencia negativa que emerge de la misma articula las pasiones reprimidas y la fuerza erótica de la sedición creando subjetividades insurreccionales volátiles que dan fugaz vida a la Anarquía, subvirtiendo el orden y provocando crisis en los dispositivos de captura.

Instantáneas de la revuelta chilena (primer acercamiento)v

Desde el 18 de octubre del año en curso, Chile se ha convertido en el epicentro de la insurrección latinoamericana, regalándonos verdaderas batallas callejeras contra milicos y esbirros de la policía. Tras quince días de perenne revuelta, el fuego insurgente generalizado ha logrado interrumpir la inmunda normalidad que prevalecía tras el amañado “tránsito a la democracia”, después de largos años de fascismo, impuestos a sangre y fuego por la dictadura militar-empresarial del general Augusto Pinochet.

Sin lugar a dudas, la insurrección generalizada que hoy se vive en Chile es el rostro fehaciente de la desesperanza, el gesto nihilista de quien ha abandonado la espera, la explosión de la rabia anárquica que hemos venido intuyendo desde comienzos de siglo una nutrida órbita de afinidades subversivas, un conjunto de cómplices y co-conspiradores con vívida presencia y experiencia práctica alrededor del mundo.

Más allá de los miles de grafitis de templado puño ácrata que hoy dan aliento a la prologada rebelión en las ciudades de Santiago, Valparaíso y Concepción, la conflictividad se manifiesta de múltiples maneras a lo largo de la región chilena.

En Santiago, además de la movilización de 1.2 millones de manifestantes que ha hecho noticia en todos los telediarios –con sus efectos performativos y su magnitud simbólica–, se ha concretado el acostumbrado ataque a los íconos de la dominación, descargando toda la ira contenida contra las multinacionales capitalistas, destruyendo la mercancía, quemado decenas de autobuses del transporte público, vehículos y edificios, saboteado e incendiado estaciones del metro y, realizado numerosas expropiaciones multitudinarias en tiendas y supermercados.

Continuando con el asalto a los símbolos, fue atacado en tres ocasiones el canal de televisión “Mega” por jóvenes enmascarados con artefactos incendiarios. Una estatua en honor a la policía fue volada en pedazos en la comuna Barnechea, junto a tantos otros monumentos –símbolos icónicos de la dominación–, que han sido destruidos en incontables plazas del país.

De igual modo, ríos de manifestantes han intentado tomar La Moneda en repetidas ocasiones, enfrentando la feroz respuesta de milicos y carabineros. El asalto a la casa de gobierno, se ha convertido en el objetivo principal de la insurrección social, impulsando cierta reminiscencia de la toma del Palacio de Invierno que debería llamarnos a la reflexión.

Apuntes para una reflexión colectiva

¿Por qué tendríamos que asaltar La Moneda? Nuestro propósito no es tomar palacios sino demolerlos. O lo que es lo mismo: sustraernos del Poder. Es decir, aplastar cada vestigio del poder constituido y abortar todo intento de poder constituyente.

En este sentido, debe quedarnos muy claro que los esfuerzos convergentes de los pacos rojos y demás agentes de la izquierda del Capital, con su Mesa de Unidad Social y sus insistentes llamados al plebiscito, a «una nueva Constitución con participación ciudadana vinculante» y, a la conformación de la Asamblea Constituyente; al igual que la intentona controladora del Movimiento Allendista por una Nueva Constitución vi; o la repulsiva convocatoria del Frente Patriótico Manuel Rodríguez a «los militares patriotas, a los carabineros conscientes» a que «se subordinen al pueblo y aporten a la lucha y al término de los malos gobiernos»vii; y los alaridos esquizoides de Izquierda Libertaria y, Socialismo y Libertad clamando por la «unidad popular»; no solo son ajenos a nuestros objetivos de lucha sino que representan un nuevo intento de perpetuar la dominación y afianzar al Capital “con rostro humano”. Tentativa que debemos combatir con el mismo impetú con que enfrentamos al poder constítuido.

Incluso, ante el llamado del ala más radical de la socialdemocracia armada, el denominado Frente Patriótico Manuel Rodríguez-Autónomo (FPMR-A) y el Movimiento de Izquierda Revolucionario-Ejército Guerrillero de los Pobres (MIR-EGP), no sólo nos toca mantener una sana distancia extremadamente escéptica sino confrontar por todos los medios posibles su oferta de Poder Popular.

Desafortunadamente, aún hay compañeras y compañeros que insisten en el carácter “social” de la revuelta contemporánea y mantienen sus expectativas en una pretendida –e irrealizable en nuestros días– sociedad libertaria que, como bien señaló Alfredo en la conferencia antes citada: «estoy convencido que incluso si “la anarquía se realizara”, los anarquistas serían críticos de esa anarquía constituida. Porque ese anarquismo sería una institución anarquista, y estoy seguro que la gran mayoría de los compañeros estarían en contra de ese tipo de anarquismo»viii

Para muchos amantes de la lucha social desde las múltiples y particulares interpretaciones del anarquismo, debemos «comprender que la lucha contra el capital tiene varios frentes y formas de acción» para poder avanzar «hacia el futuro, nuestro futuro».ix

Afirmación ésta no solo difícil de “comprender” sino de digerir desde la óptica anárquica contemporánea sin sucumbir en posicionamientos reformistas de claro signo socialdemócrata. Sin duda alguna, los integrantes del colectivo editorial de este zine –y quienes lo reproducen casi seis años después–, todavía tienen fe en «nuestro futuro» y para ello, no escatiman en conformar alianzas con «otros revolucionarios» y participar en «varios frentes» y en diferentes «formas de acción».

Indiscutiblemente, cuando se buscan alianzas se termina por modificar los objetivos en aras de la justificación política de la lucha: un «futuro mejor». Sin reparar que la fe en el futuro es esencial para perpetuar la dominación. Vivir siempre en futuro es precisamente el método tradicional para no vivir aquí y ahora, apartándose para siempre del conflicto permanente implícito en el concurso de la guerra anárquica. ¡Eso ya nos lo advertía desde hace un siglo nuestro Novatori!

En el fondo, detrás de ese posicionamiento, se albergan las desfasadas aspiraciones instituyentes. Fieles al eco de los cantos de sirenas, intuímos en ellos coplas de elogio a la libertad –que siempre retumban en los albores de toda Revolución–, ignorando que en realidad son himnos de alabanza al nuevo Poder constituyente.

Después, vendrán las ingenuas elucidaciones en busca de motivaciones y causas de “las desviaciones”, de las “traiciones” y se repetira hasta el cansancio la vieja historia de la “revolución traicionada”, en vez de vislumbrar que la Revolución jamás ha estado (ni estará) del lado de la libertad sino al servicio del Poder porque toda revolución es intrísecamente instituyente.

Los Robespierre, el Comité de Salvación Pública, los Lenin, los Stalin, los Castro, la KGB, no son alteraciones y deformaciones de los llamados “procesos revolucionarios” sino su natural consecuencia.

De ahí, nuestra compulsiva obsesión por “reinventar” la Anarquía, para restituirle a la teoría –pero sobre todo a la práctica– su potencia emancipadora. Nada más obsceno en nuestros días que abandonar la Anarquía en nombre de una versión vulgar del “comunismo libertario” posmoderno al que nos convidan como alternativa. Hay que desmantelar los fetiches que nos mantienen varados y renunciar a las alternativas (a todas las alternativas a la venta). Cualquier alternativa a la Anarquía es un signo de claudicación y una salida cobarde que busca perpetuar la dominación bajo la insidiosa máscara de las transformaciones.

Lamentablemente, la visión distorsionada de la ideología –fuertemente enquistada en nuestras tiendas–, aún invita a muchos a concebir el anarquismo como una realización (que “dura para siempre”), en lugar de admitir que se trata de una tensión disutópica que nos proporciona instantes de Anarquía que tenemos que extender mediante el ataque certero pero, para poder cristalizar el ataque, para materializar la voluntad destructora, se requiere la previa organización de la insurrección anárquica; es decir, se necesita la articulación informal de pequeños grupos de afinidad capaces de coordinarse e intervenir anárquicamente durante un movimiento insurreccional espontáneo.

Así y solo así, damos vida a la Anarquía en esas interrupciones efímeras de toda “normalidad”, extendiendo el talante ilegalista, propagando el caos hasta las últimas consecuencias, destruyendo el trabajo y todos los pilares de la dominación.

Como nos recuerda Conejo blanco (Alicia en el país de las maravillas): para siempre a veces sólo dura un instante y es en ese lapso de tiempo que debemos de hacer estallar todos los puentes de retorno, quemar todas las naves de regreso e, incendiar la mercancía, demoler la máquina recuperadora. Para ello debemos de estar preparados aunque meramente se concrete un efímero instante de Anarquía, sabedores que su existencia es sólo de ocasión.

El objetivo no es luchar para instaurar el anarquismo. Lo esencial es vivir la Anarquía en la lucha cotidiana con esa pasión vital que nos inunda y potencia nuestro intransigente accionar, recordándole a los vencedores del presente que JAMÁS volverán a dormir en paz.

Gustavo Rodríguez,
Planeta Tierra, 2 de noviembre de 2019.

i Conferencia impartida en la Universidad Pantio, Atenas. Recogida en: Alfredo M. Bonanno, Dominación y revuelta, segunda edición revisada y corregida con adiciones, Edizioni Anarchismo, Trieste, 2015. pp. 139 – 176

ii Deleuze, Gilles, Foucault, Ediciones Culturales Paidós, México, 2016, pp. 151-152.

iii Bonanno, Alfredo M., El placer armado, disponible en:https://zinelibrary.files.wordpress.com/2016/01/el_placer_armado.pdf (Consultado 1/11/19).

iv Vale aquí, de nueva cuenta, hacer la distinción de los casos de Hong Kong y Cataluña, donde las motivaciones sí son políticas e ideológicas.

v Con información de los portales afines Anarquía Info (//anarquia.info), ContraInfo (//es-contrainfo.espiv.net) y, ANA (//noticiasanarquistas.noblogs.org/)

vi Alianza proto stalinista conformada por el Partido Comunista-Acción Proletaria (PC-AP), Izquierda Cristiana (IC) y, el Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR).

vii FPMR, “Un gobierno provisional, una Asamblea constituyente, nueva constitución”. Disponible en: //www.fpmr.cl/web/ (Consultado 1/11/19).

viii Óp.Cit., Alfredo M. Bonanno, Dominación y revuelta, pp. 139 – 176.

ix V.P., Colectivo La Peste, “La organización en la lucha social: una crítica libertaria”, Publicado originalmente en Pestezine, Nº11, Mayo 2013, republicado por quienes insisten en la misma cantaleta el 22 de enero de 2019 en Portal Oaca, Disponible en: //www.portaloaca.com/opinion/14123-la-organizacion-en-la-lucha-social-una-critica-libertaria.html (Consultado 1/11/19).

[Madrid, Estado Español] Todas las balas serán devueltas: COP25 NO

Recibido el 10/11/2019:

A partir del 2 de diciembre, los dueños del mundo vienen a Madrid.

Algunos de los mayores asesinos de este planeta, de los mayores responsables de su devastación. Vienen a llenar sus bocas y agendas con los próximos planes de “lucha contra el cambio climático”. Mientras el capitalismo global sigue intacto y el grueso de las emisiones de CO2 emanan de la producción industrial, mientras sus entidades continúan devastando bosques y montañas para extraer sus recursos naturales.

Y por si no fuera suficiente, al mismo tiempo, Chile arde, y sus calles siguen cubiertas de los casquillos del armamento de las fuerzas de seguridad. Pero Piñera no podía ver su agenda política perturbada por la revuelta, no podía admitir el foco mediático cuestionando su mandato ante tal estallido social. Y gracias a la amabilidad del gobierno de España ahora podrá continuar con sus planes sin despeinarse.

Pero en Chile la normalidad ya no podía sostenerse, y nosotras tampoco queremos sostenerla aquí. No vamos a permitir a los líderes mundiales reunirse a diseñar la destrucción bajo la apariencia de la sostenibilidad y e respeto, como si todo marchase con perfecta normalidad. Como si no llevaran ya destruyendo todo este tiempo, como si no cargasen miles de cadáveres a sus espaldas. No les vamos a otorgar tal legitimidad. También, porque sabemos, que la mejor manera de solidarizarse con las rebeldes no es otra cosa que extender la revuelta. Como en Hamburgo, queremos que esta cumbre se convierta en su infierno.

Por eso animamos a las enemigas de este sistema a reunirse en Madrid, en las fechas en que los dueños del mundo se citan en esta ciudad. Permaneced atentas a las próximas convocatorias e informaciones. Se habilitarán espacios para acoger a las que lleguen de otros lugares.

Por otro lado, tampoco confiamos en que las políticas que se gestan en parlamentos y despachos vayan a detener la destrucción o a frenar el camino hacia el colapso, que cada vez se vuelve más inevitable. Pero confiamos en la capacidad de actuar de cada una, de manera individual o en grupos. Por eso queremos hacer un llamamiento a la acción descentralizada para señalar a los responsables de la destrucción medioambiental. Los políticos no van a actuar en contra de los intereses del capitalismo, pero nosotras sí. Contra el cambio climático; acción directa.

Guerra a quien destruye la tierra.

Chile: Carta a lxs subversivxs

Carta recibida el 06/11/2019:

Este escrito esta dirigido a todas esas mentes conscientes, subversivas, libertarias, y un sin fin de nombres que se les podría tildar.

Como ya sabemos la situación a nivel territorio (santiasko – $hile) hay una revuelta social, en donde un número importante de compañerxs a salida heridx producto de la desmedida fuerza poli$ial, compañerxs asesinadxs x la represión, que el único rol que cumple es ser el brazo armado de lxs poderosxs.

(Bueno ahora si empieza esta pequeña pero calurosa y esperamos linda carta)

Todo parte x un grupo de secundarios(in) que empiezan a evadir el metro después de distintos llamados a evasiones, sabotajes, etc. Si mal no recordamos fue un día lunes o martes cuando empezó el primer día de evasion, luego otros liceos/trabajadorxs y todxs quienes estaban en contra del alza y los robos comenzaron a evadir. Luego de unos 3/4 días, un día viernes 18 de octubre, santiago era lo que todxs queríamos que pasara; «el kaos» en el país tildado de el Oasis lationamericano, lacrimógenos cubriendo la alameda desde plaza italia hasta estación central, metro laguna sur apoderada de la pobla entera, todxs dando cara, algo jamás ante a visto.

Pasan los días y las protesta no paran. La gente miradas de odio hacia la poli$ia comienza a perder el miedo, de pronto somxs miles lxs subversivxs y ya no lxs mismxs de siempre, ahora esta la profe del liceo, el tío del negocio, le shorxs que se encapuchan con poleas de fútbol y muchas personas que una jamás se imaginaria.

La subversión llegó y llegó para quedarse, en los primeros días de protestas se veía poco fuego, algunxs ya estaban ansiosxs y decían donde esta el fuego, las fénix y todo eso que nos gusta, de pronto cuando la represion se empezó a poner más brigida, algunas mentes subversivas comenzaron a traer eso que nos gusta, por fin estaba ese olor. todas esas mentes llenas de ideas subversivas comenzaron a nacer. Día tras día eran más las que llegaban, y cada día éramos más y más kaeza polera, era algo muy «lindo» entre lo feo que estaba la protesta. Cuando ya había una «organización» dentro de toda esta revuelta, habían distintos grupos donde se veía la cooperación de todxs (excepto de lxs kuikxs que andaban bailando) y era un espacio totalmente abierto a nuevas posibilidades de locura.

Hoy día las protestas no cesan y no lo harán, x que ayer y hoy si han levantado nuevxs y experimentadxs subversivxs decididxs a dar la vida por su territorio, por sus compas y su pueblo.
Tendrán que matarnos a todxs para traer su falsa normalidad, y si nos matan a todxs mil más se levantarán.

Un saludo a todas esas mentes subversivas que hoy dan la mea cara, a esas mentes que ya tienen experiencia en esta guerrilla de preparación, y un fraterno abrazo a todas las personas que entregar todo en cada día de protesta popular.

«QUIEN MUERE LUCHANDO VIVE PARA SIEMPRE»

(estamos entre ustedes y nunca les quisimos hacer daño, ojalá ahora lo entiendan♡)

otaminonA Ovisrevbus

Un abrazo caluroso a los compañerxs fallecidxs, a sus familias y compas cercanxs.

Red Traductora de Contrainformación