Contacto

Para contribuir con traducciones, revisiones y/o material original para su publicación, tal como actualizaciones desde las calles, comunicados de acciones directas, textos por compas presxs o perseguidxs, llamados, revistas, folletos, artículos de opinión, etc.: contrainfo(at)espiv.net

Montreal, Canadá: Llamado internacional de solidaridad con el levantamiento social

«Puedes cortar todas las flores pero no puedes parar la primavera»
— cartel que circula durante la huelga

LAS LEYES

El viernes, 18 de mayo de 2012, dos nuevas leyes han entrado en vigor en Montreal. Su objetivo es sofocar la revuelta anticapitalista que ha surgido desde el inicio de la huelga de estudiantes en la provincia de Quebec, hace 15 semanas. Además, apunta a restaurar el orden y abrir el camino por la implementación de medidas de austeridad en estos territorios.

La primera de estas leyes es un estatuto municipal, que intenta disuadir a la gente de usar máscaras en las manifestaciones, mediante la amenaza de multas que van de los 1.000 a los 5.000 dólares canadienses. Dicho estatuto viene en vistas a una ley que está planificando el gobierno federal, con el fin de ponerla en práctico en todo el territorio controlado por el Estado canadiense, que castigaría a todxs aquellxs que escondan su identidad «mientras participan en disturbios» con una pena maxima de 10 años de prisión.

La segunda ley es una Ley Especial del gobierno provincial que exige que todas las manifestaciones de disidencia popular se sometan al control fastidioso del Estado. Cualquier manifestación, en cualquier parte de Quebec, debe presentar una hora de inicio y un itinerario completo a la policía local, por lo menos, 8 horas antes si no se considerará ilegal. Además la polícia se reserva el derecho de cambiar el itirenario en cualquier momento. Según dicha ley, no se puede realizar manifestaciones en los espacios de las instituciones académicas, ni tampoco a menos de 50 metros de las mismas. Cualquier líder, represetante o cualquier miembro con un cargo en una asociación estudiantil que bloquee el acceso a las clases, o aconseje a otrxs a hacerlo, estará sujetx a una multa que puede variar entre los 7.000 y 35.000 dólares. Si una asociación estudiantil entera es considerada culpable de lo antes mencionado, se les aplicará una multa de entre 25.000 y 125.000 dólares. Las multas se duplicarán en los casos de reincindencia y las asociaciones estudiantiles pueden perder un semestre de cuotas de membresía por cada día que se viole la ley. Es también ilegal animar a cualquiera a participar en una manifestación ilegal y es, potencialmente, ilegal informar a través de tweets desde el lugar de la mani e informar de lo que está pasando en cualquier momento.

Durante los tres días de aplicación de la Ley Especial, su efecto tangible  en el movimiento ha sido que CLASSE (siglas en francés de Coalición Amplia por la Solidaridad Sindicalista Estudiantil), la asociación estudiantil más radical, ha bajado su calendario de actividades, donde se encontraban todas las acciones que se estaban desarrollando en Montreal y otras ciudades en la región de Quebec. Se ha abierto una nueva página anónima.

Por sí mismas, estas dos nuevas leyes probablemente no contribuirán tanto a poner a la gente detrás de los barrotes como el proyecto del gobierno federal de expansión carcelaria y la revisión de la justicia criminal. En realidad, el objetivo es destruir los recursos financieros de las organizaciones que se han amoldado al sistema y, quizá, recuperar parte de los enormes costes provocados como resultado del sabotaje económico, al tráfico y el caos derivado, además de las horas extras de la policía durante los últimos meses. Para ser clarxs, las hinchadas cuentas bancarias de las federaciones estudiantiles fueron un componente crucial para el inicio de esta situación y, dado que podrían ser útiles en el futuro, vale la pena defenderlas. Sin embargo, no hace falta dinero para mantener la revuelta, sino, más bien, coraje, voluntad y creatividad. Conseguiremos lo que necesitamos luchando, aunque se haga más difícil.
Aun así, lo que pasó en las asambleas legislativas y en los plenos municipales ha tenido y tendrá efecto en las calles. Las manis se declaran ilegales desde el momento en el que empiezan, lo que embalentona a la SPVM (maderos locales) y la SQ (la madera provincial) a usar técnicas de dispersión más intensas y aumentar el nivel de fuerza anterior. Antes de esta ley, habían arrancado ojos, roto brazos, hecho añicos mandíbulas y dejado a gente en comas muy graves. Pero la gente sigue en las calles, lanzando asfalto a los antidisturbios y construyendo barricadas ardiendo…

LA HUELGA

Para contextualizar las cosas, la huelga —si se define así la negación de lxs estudiantes a asistir a clase— empezó en febrero cuando muchos de los CÉGEPs (insitutos públicos) de la provincia de Quebec, así como dos de las dos principales universidades votaron para ir a la huelga. Mediante una serie de asambleas generales constantes, los sindicatos estudiantiles y determinadxs miembros de estas facultades han mantenido que están en huelga, cada uno de los cuerpos definiendo sus intenciones y metas. Para algunas facultades, continuar la huelga ha sido una renegociación semanal, mientras que otras votaron desde el principio el participar en una huelga general indefinida e incluso otras votaron por la huelga hasta que la educación sea gratuita.

Al principio, el gobierno se negó a dialogar con las federaciones estudiantiles, insistiendo en que la decisión ya estaba tomada. Hasta mediados de abril, no se llevaron a cabo negociaciones, gracias, en gran parte, al llamamiento unilateral de tregua por parte del comité ejecutivo de CLASSE sin consultar a sus miembros. Esta tregua consistía en que CLASSE se comprometía a que no se realizarían acciones en su nombre mientras las negociaciones estuvieran en curso. Las conversaciones se pararon cuando una mani combativa, no organizada por CLASSE, tomó las calles el 24 de abril, el gobierno se negó a seguir el diálogo con CLASSE, y las otras dos federaciones se retiraron en solidaridad. O el gobierno lo sabía y estaba manipulando, o no lo sabía y fue estúpido, debería haber estado claro que las federaciones burócratas ya no tenían ningún control sobre la gente en las calles —y que esto ya no se trataba solo de las tasas de matrículas. Cuando nuevas conversaciones condujeron a una propuesta real de acuerdo, dos semanas más tarde, lxs miembros de la federación la rechazaron. No hay razón para pensar que habrá más diálogos próximamente. Esto deja significamente menos opciones a una recuperación izquierdista.

HOY

Ahora, el sentimiento general en la calle es que no pararemos, no nos detendrán, y no queremos que esto acabe ahora. Hemos visto como la situación ha pasado de ser una huelga limitada inicial con fines reformistas a una revuelta generalizada con aspiraciones revolucionarias. La diversidad de tácticas que se han usado, los gritos que resuentan en las manis y los tipos de objetivos que se atacan son un indicio claro de que esto es mucho más que unas tasas de matrículas —y muchos momentos han sido preciosos de tal forma que es difícil de explicar. No nos rendiremos.

Y queremos que sintáis lo que sentimos. Sebemos que sentís algo, pero queremos que lo sintáis como nosotrxs los sentimos. Sabemos que cada vez que unx de nosotrxs va a la cárcel, cada vez que un(a) compa pierde un ojo en las calles por la metralla de una granada de humo o la oreja por una pelota de goma disparada a la cabeza, que hay muchxs otrxs que sienten una ola de calor vengativo en su interior. Conociendo la situación global, sabiendo que la gente se acerca al punto de ruptura, no solo aquí sino en todas partes, hay que insistir en que lo que está pasando en Quebec no es excepcional. Lo que ha pasado aquí tiene que pasar en todas partes. Todo lo que hacemos está inspirado por otras revueltas y levantamientos que se han dado en otros lugares. Si no puede insipirar un desbarajuste social por sí mismo, entonces morirá pronto.

Por eso, este es un llamamiento a la solidaridad así como nuestro más sincero deseo para que vosotrxs también lo sintáis a vuestro alrededor. Esto necesita extenderse más allá de Montreal y de Quebec. Llevadlo a vuestras ciudades y comunidades de la forma en que podáis, usando cualquier método y medio a vuestro alcance.

Nuestros corazones y mentes están cansados, pero seguimos sonriendo
Queremos ver cómo se extiende la huelga
Queremos ver cómo se extiende esta agitación social

Cuando la mierda es una mierda, que le den la mierda

 ____________________________________________________________

Para leer actualizaciones, visita:
grevemontreal / sabotagemedia

No hay comentarios sobre Montreal, Canadá: Llamado internacional de solidaridad con el levantamiento social

Deja un comentario

Puede utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>