Archivo de la etiqueta: La Solidaria

Montevideo, Uruguay: A raíz del desalojo de la La Solidaria

A raíz del desalojo del Centro Social Autónomo La Solidaria el pasado 21 de marzo, la prensa ha iniciado una escandalosa campaña de estigmatización mediática como ya nos tiene acostumbradxs.

Si algo demostró la prensa, diarios, canales de tv y blogs, fue su incansable admiración por la violencia.

Durante los 5 años que funcionó La Solidaria nunca fueron noticia ni su amplia biblioteca social, ni las diversas charlas debates acerca de las distintas problemáticas que hoy afectan a la sociedad (patriarcado, megaproyectos, gentrificación, transformaciones sociales), ni los diversos talleres gratuitos que se desarrollaron. La Solidaria solo fue noticia en la crónica policial. Ya que tanto para el poder estatal-policial como para las empresas de comunicación, la autogestión y la autoorganización de la sociedad, no es más que un delito.

Así, las empresas de comunicación se presentan como un complemento para-policial. Cuando el poder quiere incriminar a un sector de la sociedad no hay como colocar algunas informaciones del terrorismo internacional seguida de los terribles anarquistas que tenían bibliotecas y luego salieron a romper la ciudad sin motivo alguno aparente.

Como tantas veces lo hemos dicho; la prensa apunta, la policía dispara. La prensa prepara el terreno generando una opinión pública negativa y luego inteligencia policial lleva al juzgado a presuntos delincuentes a ser procesados.

Es cierto que hemos podido leer algún artículo en otros medios de prensa que por su estrategia comercial pretenden desmarcarse con la postura para policial que vomitan los medios más grandes, pero no debemos confundirnos, y más allá de las simpatías que tal o cual periodista pueda tener con las luchas sociales, las empresas de comunicación buscan el lucro y si hoy apoyan tal o cual causa, mañana no dudaran en intentar hundirla si a sus intereses perjudica.

Por eso, siempre debemos confiar en los medios de contrainformación propios de los movimientos sociales que no buscan el lucro económico sino la difusión libre.

¿Qué pasó el 21 de marzo?

El 21 de marzo, día fijado por el poder judicial para el desalojo, se convocó a una concentración en repudio del mismo. La misma derivó en que más de un centenar de personas tomaran el control de una de las principales arterias de la capital disputándole el control simbólico de las calles al estado. Durante un lapso de tiempo, con aciertos y errores los símbolos del capital y el estado fueron duramente golpeados.

La prensa intentó disfrazarlo, en un primer momento, como una horda futbolera que iba arrasando sin sentido todo lo que pasara a su lado. Luego, las versiones de que los manifestantes que atacaban todo lo que se movía, fueron cayendo por su propio peso. Ni inocentes transeúntes fueron atacados, ni pequeños comercios afectados en lo más mínimo.

Fueron las grandes empresas del capital y los símbolos del poder los que se vieron vulnerados.

Entonces, ya no eran cientos y cientos de manifestantes enardecidos. Eran un puñado de radicales. Primero se señaló a Plenaria Memoria y Justicia, quién correctamente aclaró que se trataba de un error malintencionado. Luego fueron los cuatro grupos radicales que inteligencia persigue.

Pero a nadie se le ocurrió decir que si eso había podido suceder era solo un síntoma de un mal mayor que su explicación está en el seno mismo de la sociedad.

Ya desde el comienzo de la campaña contra el desalojo de La Solidaria se había explicitado la problemática de la gentrificación, es decir de la imposición de las formas del vida del capital, expulsando a los pobladores pobres hacia la periferia, sea en los asentamientos o viviendas con poco transporte, alejados de los centros asistenciales y de estudio. A cambio, se construye una ciudad en función del turismo y las empresas, derrumbando viejas casonas para construir altos edificios que permanecen vacíos durante años hasta que se venden a elevados precios.

Este proceso, denominado gentrificación, no es más que la imposición violenta de la forma de vida del capital, atacando las formas de vida de la gente de escasos y medianos recursos, es decir, de la amplia mayoría de la población. El capital impone su lógica a través de los desalojos, forzados o inevitables, debido al progresivo aumento del costo de vida en los barrios céntricos.

El capital produce las causas, pero desconoce sus consecuencias. Así, las vidrieras del capital cayeron aquella tarde por la avenida Fernández Crespo. La policía detuvo a dos personas al azar dentro de un ómnibus de pasajeros y luego construyó una acusación plantando testigos falsos que no convenció ni a los jueces y fiscales más reaccionarios.

No conforme con esto, y deseosa de devolver el golpe recibido, la policía, en nombre del Estado y el Capital decidió implorar a su Dios por un castigo para estos revoltosos, y acudió para ello a su bendita Propiedad Privada, la gran culpable de las desgracias colectivas de la humanidad, ya que como dijo un sabio filósofo francés “La propiedad es un robo”.

Con la excusa de un supuesto “hurto” y “daños” a la casa desalojada, la policía desató una campaña de incriminación tratando de procesar como ladrona a toda persona que haya colaborado con la mudanza del espacio desalojado. Esto, además de entorpecer las vidas de quienes son acusados absurdamente de ladrones, generó el problema extra de tener que financiar costosos abogados temerosos de involucrarse en la defensa de un asunto claramente político.

Todos estos acontecimientos que hasta el momento han dejado el saldo de dos compañerxs procesadxs sin prisión, varias detenciones, allanamientos, secuestros policiales y persecuciones, solo pone en evidencia la gran contradicción existente entre las necesidades de la población y la de la propiedad privada puesta al servicio de los intereses del capital especulativo y nunca para beneficio colectivo. Mientras exista propiedad privada, y una organización jerárquica y armada, como es el estado, que la garantiza y defiende, seguirá existiendo pobreza, exclusión y violencia, imponiendo sus vidrieras, sus edificios lujosos y sus automotoras de autos de alta gama.

Mientras, existirá también la rebeldía de las personas que no se someterán a semejante mediocridad de vida.

Por eso queremos sostener y afirmar la necesidad de que existan la mayor cantidad de Centros Sociales Autónomos. Y la necesidad de todxs quienes crean en la utilidad de este tipo de espacios, de apoyarlos y defenderlos. Estos centros, distintos y opuestos a los creados por las empresas culturales o los organismos estatales tiene su valor y su esencia en su finalidad y la práctica que mantienen. Generando relaciones horizontales, antiautoritarias, anti patriarcales, anti capitalistas para poder abrir la brecha que raje esta forma de organización social en mil pedazos y construir desde nuestras prácticas una sociedad que se parezca muy poco a la actual, donde la libertad y la solidaridad primen sobre la propiedad y la jerarquía. Generando así los gérmenes de la autoorganización de la sociedad futura.

Por eso debemos dejar de mirar las cosas desde la óptica del poder, de legalidad o ilegalidad, ya que para el poder todo acto de rebeldía será siempre ilegal. Debemos atender a la legitimidad o no que revisten los hechos, a la necesidad de defender nuestra vida en contra de los internes de empresas y poderosos. Y de ser solidario con quien está del mismo lado de la vereda, como implacables contra quienes están del lado de enfrente, imponiendo la sociedad del Capital, la propiedad, la contaminación y la opresión.

Contra la represión: ¡solidaridad y acción!

Asamblea de ocupantes de La Solidaria.
Montevideo, Mayo 2017.

Uruguay: La cacería continúa…

Algunas informaciones y reflexiones en torno a los recientes ataques represivos hacia lxs anarquistas en Uruguay

El 21 de marzo es desalojado el centro social autónomo La Solidaria, después de casi un año y medio de la llegada del primer cedulón, de las idas y vueltas de un largo proceso y de una agitada campaña en rechazo y resistencia a esta amenaza inminente. Estas líneas van para aquellxs que deseen tener otra versión de los acontecimientos, distinta y poco cómoda, diametralmente opuesta a la de los medios de desinformación que se encargan de crear opiniones y realidades a fuerza de miedo, fábulas y espectáculos en defensa y perpetuidad del sistema que la alimenta. Prensa que muy convenientemente contará una parte y con pretendida ceguera “analizará” los hechos y volcará su versión hacia una masa inerte que digiere morbo consumiendo ese relato.

Para repudiar el desalojo fue convocada una concentración, que reunió más de cien personas que buscaban, más allá de defender su espacio físico, defender una visión del mundo que desea existir sin el poder, que alienta a la creación de relaciones que caminen en el sentido opuesto al de la autoridad y de la dominación. Tal manifestación, demostraba en la calle que la energía que por cinco años impulsó a este proyecto, estaba y seguía más viva que nunca. La casa quedaba para atrás, nuevamente volviendo a ser lo que había sido un día, antes que la ocupasen, un montón de hormigón al servicio del capital. Ese día perdimos una casa, pero ganamos la calle, nos despedimos de La Soli con fuego cortando la avenida, con una pequeña fiesta destructiva que atacó la materialidad del poder y la monotonía ciudadana.

Luego de la concentración, la policía bajó de un ómnibus a varias personas en la calle Libertador, a varias cuadras de La Solidaria. Dos de ellas son detenidas por desacato. Lxs detenidxs pasan a juzgado el 22 y el 23 de marzo, quedando finalmente en la calle en calidad de emplazadxs. Se lxs acusaba de haber tirado piedras a la policía y a una iglesia basándose en la declaración de cinco policías y una señora de la iglesia. Resulta hasta gracioso cómo pueden ser tan caraduras para construir sus mentiras. Ese día nunca hubo un enfrentamiento con la policía, estuvieron todo el tiempo en la vuelta, siguiendo de lejos, y recién cuando la concentración se dispersaba apareció la GRT y el GEO. En ese momento, ellos detienen el ómnibus y se producen las detenciones. Ese mismo día la prensa se encarga, con sus intencionadas mentiras, de confundir a quienes no estaban allí, criminalizar a quienes se salen del orden establecido, y preparar el escenario para las fuerzas represivas. Una vez más, la prensa apunta, la policía dispara, y la justicia encarcela…

En las semanas siguientes, lxs anarquistas pasarán a ocupar nuevamente las portadas. La figura de estxs delincuentes, violentxs y revoltosxs alarman a la población, escandalizando a la moral ciudadana buscando estigmatizar a quienes osan rebelarse y tomar la violencia en sus manos para dirigirla a quien nos violenta cotidianamente. Además del escándalo generado por los disturbios, el enfoque mediático/policial también estuvo dirigido al estado en el que había quedado la casa, no muy distinto al que estaba antes de ser ocupada, cuando funcionaba como  un “hogar de niñxs”.

Cuando la prensa habla de delincuentes, jamás lo hace refiriéndose a la clase privilegiada que despoja a lxs individuos de su fuerza y voluntad. Delincuentes no le dicen a lxs que han fundido y fundado bancos, dejando a muchxs sin los ahorros generados en toda una vida de humillación y explotación. Cuando repudian la violencia no hablarán nunca de la ejercida por el estado y su aparato represivo, ni de la explotación cotidiana a la que nos acostumbran y reproducimos.

Nunca contrariarán la escasez en la abundancia, donde hay tantas casas sin gente y gente sin casas, donde hay tanta hambre y tanta opulencia. Nada cuestionan de un mundo en donde la sumisión es la norma y quien sacuda sus cadenas desafiando este mundo de miseria y muerte será castigadx.

El martes cuatro de abril, es allanada la Casa de la Filosofía, en la supuesta búsqueda de los pisos y las puertas que faltaban en La Solidaria. Los guardianes de la ley y el orden, demostrando una vez más la ironía de este sistema, hicieron de esto un procedimiento totalmente irregular, deteniendo gente sin orden, quedándose solos en la casa durante horas, y lejos de buscar solamente madera, se llevaron computadoras, cámaras y aparatos electrónicos. Ese día cuatro personas son detenidas, de las cuales dos pasan a juzgado, quedando finalmente en la calle.

Ese mismo día es allanado el domicilio de unx compañerx, quien es detenidx quedando procesada sin prisión por daños, también relacionado al estado en el que se había encontrado la casa.

Al día siguiente, miércoles cinco de de abril, otrx compañerx es detenidx en la puerta de su casa, siendo llevadx directamente al juzgado, quedando en la calle en carácter de emplazadx.

El martes 18 de abril, otrx compañerx es detenidx por inteligencia mientras caminaba por la calle, pasando a juzgado y siendo liberadx varias horas después ya en la madrugada, procesadx sin prisión por hurto, vinculándolx con los hechos antes citados.

Para el día veinte de abril, seis personas más fueron citadas al juzgado, quedando todxs ellxs en la calle sin cargos. Ante estas situaciones la solidaridad no se hizo esperar, habiendo concentraciones en las puertas de los juzgados y comisarías cada vez que había unx detenidx.

No deberían ser sorprendentes las persecuciones e intentos de amedrentarnos, pues lo entendemos como parte de la posición que hemos asumido, enemigxs acérrimxs del estado y el capital, de la norma social que intenta encarcelarnos en cuerpos y mentes. El sistema judicial no se sustenta en su propio concepto de justicia, sino que a través del miedo obliga a las personas en el orden impuesto.

A todxs lxs que nos rebelamos, nos presentarán como vándalxs y violentxs, y les decimos que si defender formas de vivir opuestas a la del dominio es ser vándalxs, lo somos. Si practicar la solidaridad, la autogestión, la acción directa es violentar al sistema, entonces somos violentxs.

Somos peligrosxs porque sabemos que otro mundo es posible y lo construimos cada día. El poder no tolera que se lo cuestione ni que se demuestre que prácticas que lo enfrentan no son sólo posibles, sino necesarias, castigando de manera ejemplificante a todx aquellx que tome estas prácticas en sus manos, porque temen al contagio, porque saben que somos muchxs lxs que les declaramos la guerra. Seguiremos por nuestro camino, acompañando cada compañerx represalidx, haciendo viva siempre que sea necesaria la consigna de que si tocan a unx tocan a todxs!

Aprovechamos estas líneas para mandar un guiño de complicidad a todxs lxs rebeldes presxs y perseguidxs en cualquier rincón del mundo, de Uruguay a Turquía, de México a Bielorrusia, en especial mucha fuerza y cariño a Juan, Nataly y Enrique en Chile, y lxs compañerxs acusadxs de atraco en Aachen, Alemania, que están enfrentando sus juicios estas mismas semanas.

Sin mucho más para decir seguimos con el viejo grito calentando nuestro pecho:

¡¡Que viva la anarquía!!
¡Los espacios okupados no pararán!
¡La lucha contra la explotación y toda autoridad no parará!

Algunxs Vándalxs, Violentxs y Peligrosxs Amantes de La Revuelta

Uruguay: Palabras del Espacio Autónomo Cúlmine ante el desalojo de La Solidaria

Dándole razones a quienes no las encuentran / sobre el desalojo y la represión a La Solidaria.

¿Y que esperaban? ¿Que se comenzara una huelga de hambre? Que se encadenaran en el ministerio de vivienda? ¿Que se presentaran en los fondos concursables para que el estado financie un centro social? ¿Que realicen denuncias, que no llegan a nada, en un organismo estatal de derechos humanos? ¿Que confiaran en que el Estado les iba a dejar salir pacíficamente del lugar para después reventarlos a palos, como paso en el CODICEN?

Ahora todos se horrorizan, “¿qué tendrán que ver el Partido Comunista, Abitab, las empresas constructoras o los milicos retirados?”, se pregunta el ciudadano responsable y demócrata… Cambia de canal y empieza otro programa de esos que premian la ignorancia e insultan la inteligencia.

Pero en la calle siguen pasando cosas. La pasta base sigue consumiendo cabezas, hay gente que duerme en la calle, los ves mangueando una moneda, rescatándose, juntando envases, cuidando coches o saliendo a ganar cuando pinta.

Miles de personas viven amontonadas en cantes rodeadas de violencia, sin laburo, sin remedios, compartiendo una canilla entre varias familias, soportando veranos sofocantes e inviernos fríos como el corazón de un banquero, cayendo en el narcotráfico, la prostitución o el robo para safar de la miseria, sin la capacidad de entender porqué las cosas son como son y con una bronca acumulada, sumada a la de miles de presos hacinados que espera el momento oportuno de explotar como una bomba de tiempo (¡cuidado!, dijimos la palabra prohibida, no vaya a ser cosa de que ahora seamos terroristas).

La clase laburante sigue cansada de vender su tiempo, fuerza, creatividad, ganas de vivir a un ortiva que les da ordenes y los maneja como quiere a cambio de un salario mísero que apenas alcanza para pagar el alquiler, las facturas, la comida, los gastos de los gurices y algún que otro gustito como un paseo en el shopping, la entrada para ir a ver el partido, unos tragos y porros el fin de semana, alguna ropa nueva o un electrodoméstico horrible que te facilita una vida rutinaria y repetitiva. Les repiten constantemente “trabajá, viví con lo que hay, consumí y morí, cansáte y aburrite de la rutina alienante y ni se te ocurra romper con la normalidad y salir a buscar la belleza de una vida mas placentera, es esto o terminar como la gente de la calle o de los cantegriles.

Los centros educativos funcionan como centros de diciplinamiento, con docentes y espacios físicos en condiciones precarias, el deprimente de la salud publica se mantiene con una sobredemanda de pacientes, producto de una sociedad enferma, escaso personal, escasos medicamentos y con una atención menos que elemental.

La policía sigue disparando y matando gurices en los barrios como sucedió con Nelson Tourrelles, Álvaro Nicolás Sosa, Sergio Lemos y Nicolás Cuña, mientras se sigue encubriendo a los milicos que secuestraron, torturaron, violaron, mataron y desaparecieron.

Se hecha al pobrerío del centro de Montevideo, se corre a vendedores ambulantes y artesanos, se interna forzosamente a la gente que vive en la calle, aumenta el costo de vida en las zonas céntricas y se construyen departamentos caros, bancos, restaurantes, concesionarias, shoppings, McDonald’s y tiendas de moda sobre los viejos barrios obreros.

Y como siempre son las mujeres las que se llevan la peor parte, son las que menos posibilidades tienen de salir adelante en medio de la pobreza con varios hijos que criar y maridos golpeadores que soportar, las que menos tiempo tienen para poder estudiar, las que “deben mantener la casa mientras el hombre sale a trabajar”, las que soportan la violencia sexista en la calle, y en el caso que salgan a trabajar, las que son explotadas en condiciones más precarias y con los peores salarios.

Hay algunos pocos que ni se tocan, que no se enteran de nada, tienen sus autos nuevos, una casa cómoda, buena comida, colegios caros, hospitales privados, vacaciones y viajes por el mundo gracias a la plata que ganan sus familias mediante la explotación del gil trabajador y la marginación de miles de familias.

Mientras todo se pudre silenciosamente los mismos de siempre la siguen levantando en pala, los latifundistas del negocio ganadero y agroindustrial, los empresarios industriales y los dedicados a las importaciones y exportaciones, la alta burocracia estatal y empresarial, los banqueros, las multinacionales, todos juntos siguen dándole a la maquinita hasta que explote y desborde mierda que ya no se pueda disimular, como sucedió en los casos de los Peiranos, Pluna, FRIPUR o ANCAP. Aun así van a contar con el apoyo del gobierno de turno que financió su ultima campaña electoral con plata de estos empresarios.

Un cascotazo en un vidrio comparado con toda esta violencia estructural parece una simple travesura.

¿Pero qué pasa si hay gente que no piensa fumarse más esta situación?, que decide plantarse y no mirar para el costado. Enseguida aparece algún burócrata sindicalista o pichón de gobernante diciendo que “tengas paciencia, compañero, las condiciones objetivas no son favorables para la lucha frontal contra el capitalismo”, entonces te piden que vuelvas a trabajar y que te quedes tranquilo que ellos ya se van a encargar de negociar mejoras con la patronal. Mucha de esa gente es miembro de Partido Comunista, la caja de resonancia social de las políticas del gobierno, son los mismos que se acomodaron dentro del ministerio de trabajo, como Juan Castillo, decretando la esencialidad en la educación, criminalizando la lucha estudiantil y docente, que no dudaron en ponerse del lado de los empresarios al apoyar megaproyectos como la megaminería y la regasificadora y las leyes neoliberales que promueven la inversión. Si observamos el rol que ha asumido esta fuerza política en los últimos años, debilitando a los movimientos sociales desde adentro, si vemos la función policíaca y patotera de la seguridad del PC-PIT-CNT en las marchas de los mártires estudiantiles y el primero de mayo oficial, sabremos cual ha sido y será la función que desempeña la burocracia de izquierda en la historia de las grandes luchas sociales: colaborar con los de arriba para aplastarlas.

También está la limosna oficial del Estado, que brinda algún plan de asistencia social a través del MIDES para que te quedes en el molde y no molestes buscando una salida autogestionada a tus problemas.

Pero si todo esto falla siempre están prontas las botas, los palos y las balas de goma, la Guardia Republicana, las cámaras, el espionaje fichando militantes, los megaoperativos y decretos de esencialidad o antipiquetes para que la bronca no se contagie. Pero la bronca estalla. Hay momentos en que la gente dice “¡basta!”. Es un grito desesperado de dignidad rebelde, una declaración firme contra los abusos del poder, contra el avance de la explotación, el despojo y la represión. Como vecinos de la costa últimamente somos testigos de situaciones extremas que llevan a la gente a escrachar públicamente a jueces, alcaldes y policías que intentan desalojar ocupantes, a atacar y desarmar achicaderos de rastrillos y bocas de pasta base o a cortar la ruta con gomas por la muerte de gurices atropellados por no tener un puente de mierda para cruzar la ruta interbalnearea.

La prensa apunta y la policía dispara. Inventan noticias para crear pánico, crean organizaciones ficticias que conspiran contra el sistema en lugares públicos, la ultraizquierda organizada por la comandante Irma Leites y las milicias anarquistas de Plenaria Memoria y Justicia vinculadas con el terrorismo islámico que atacan a la gente que va pasando por ahí, lluvia de bolazos, mienten a cara de perro incansablemente hasta que el cuento se termina creyendo, mientras el Ministerio del Interior y el Departamento de Operaciones Especiales mueven los hilos de una guerra psicológica por detrás.

Todo por el billete, todo para que nos enviciemos con la tarjeta y nos compremos el paraíso consumista pagando por el auto, el plasma, la moto y el celular en cómodas cuotas, todo para que contemos con la plata de prestamos bancarios hasta que ya no podamos pagar, quedando endeudados de por vida, rodeados de porquerías que ya no nos hacen felices.

El aburguesamiento de las ciudades es un proceso en curso que necesita que proyectos como La Solidaria se borren.

La Solidaria fue un centro social autónomo ocupado en pleno centro de Montevideo, en el cual funcionaba una biblioteca, un café para financiar el espacio, un grupo de defensa personal, un espacio de cine, un grupo de teatro, talleres artísticos, ferias del libro autogestionadas, un taller de serigrafía y se brindo un lugar para las reuniones de coordinadoras contra Monsanto, por en cierre del zoológico de Villa Dolores, contra la represión y por el apoyo a presos políticos. Por todo esto sus miembros fueron investigados por los servicios de inteligencia y recibieron el acoso constante y las agresiones de la policía y de grupos fascistas.

Al día de hoy muchos de sus integrantes y personas vinculadas a ellos sufren la represión preparada para aquellos que no se resignan a esperar soluciones mágicas del Estado. La Casa de la Filosofía, otro espacio autónomo dedicado al pensamiento critico, también ha sido investigada mediante un allanamiento en el que se robaron diversas herramientas de estudio de sus integrantes como computadoras, cámaras de foto y celulares.

No creemos ser los mas indicados para dar consejos o indicar qué es lo que hay que hacer en momentos como estos. Lo que si creemos y estamos seguros es que no debemos abandonar nunca el camino de la dignidad. Amar la vida, defenderla rabiosamente, no permitir que la pisoteen con las botas de su prepotencia. Amar la libertad, defenderla siempre, aunque a veces nos de miedo. No traicionar, no señalar, no buchonear, no alcahuetear nunca.

Hacemos un llamado para que la solidaridad se sienta y se demuestre de todas las formas posibles.

Fuerza, gente, porque aún hoy seguimos creyendo que llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones.

Espacio Autónomo Cúlmine.
Abril de 2017.

Montevideo, Uruguay: Sobre las detenciones y allanamientos vinculados a La Solidaria

El Martes 4 de Abril, miembros de Inteligencia y de la Policía efectuaron dos allanamientos conjuntos vinculados al Centro Social La Solidaria. Los allanamientos culminaron con cinco personas detenidas de las cuales una quedó procesada sin prisión por daños. La acusación que podría pasar a hurto, surge de las indagaciones que los cuerpos represivos estatales están llevando a cabo desde el desalojo y los hechos posteriores del centro social.

En estos días el Estado ha prometido más detenciones. Es de suponer, entonces, que habrá más detenidos. La propiedad privada fue puesta en cuestión, la autoorganización fue la culpable. La tensión entre las normas estatales que defienden el orden existente basado en el lucro y la explotación y la capacidad autoinsituyente de la sociedad en la lucha por la transformación radical es inevitable.

La capacidad para tomar lugares y darles una verdadera vida, ponerlos al servicio de la lucha social autoorganizada, la capacidad de faltarle el respeto al mundo del dominio no será perdonada por los defensores del capital…

En estos momentos, la claridad en las ideas es muy importante y la capacidad de ser firmes es crucial.

Defendamos nuestros centros sociales, defendamos la lucha por la libertad.

Autoorganización y acción directa.

Anarquistas.

PD: En el momento en que este texto era escrito, un compa más era detenido y trasladado al juzgado para declarar, quedando afuera horas después en calidad de emplazado.
Serían un total de seis detenidos en una semana, además de los dos detenidos del mismo día del desalojo en los momentos posteriores a las protestas, que también continúan en calidad de emplazados.

en alemán | portugués

Porto Alegre, Brasil: Vandalismo contra iglesia Luterana

Comunicado recibido junto con las fotos el 22/03/2017:

La madrugada del 21 de marzo, decoramos con pintura la fachada de la iglesia Luterana en la calle Senhor dos Passos del centro de Porto Alegra como gesto de fuerza y solidaridad con los compas de La Solidaria, un espacio ocupado que abrió las puertas para muchos encuentros y posibilidades, para la complicidad y la insumisión.

Para que sientan con este gesto el calor de la afinidad y asi, sigamos en la turbulencia de la conflictividad permanente!

en portugués | alemán

Montevideo, Uruguay: Comunicado de la asamblea abierta de ocupantes de la Solidaria

Comunicado de la asamblea abierta de ocupantes de la Solidaria / A la gilada ni cabida… (lo que los medios nunca dirán).

Desde estas líneas queremos reivindicar ciertos hechos ocurridos en la manifestación en repudio al desalojo del local La Solidaria, manifestación que convocamos y, que en lo que tiene que ver con la concentración, organizamos colectivamente desde nuestra asamblea.

Desde nuestra asamblea acordamos la concentración y el posterior corte de calle del 21 de marzo, corte que se hacía en el mismo momento en se imponía a la población el decreto del gobierno de izquierda para permitir a la policía reprimir los piquetes, sin siquiera orden de juez.

En estos días, una sarta de ataques desde los medios de des-información comienza a inundarlo todo, desde las flagrantes mentiras hasta la incitación a los ejércitos de “buenos ciudadanos” a proteger el Orden establecido. La normalidad del poder, dicen, debe ser obedecida a toda costa. Normal, es ver cómo se repite una y otra vez la miseria diaria de la explotación y la obediencia a sus dictámenes. El paradigma de la dominación justa y la servidumbre voluntaria tienen su expresión máxima en la indignación de varios mercenarios de la prensa.

Pero la calle tiene también sus voces pues hay vida (y abundante) más allá de la propaganda del Capital. Un montón de mentiras estúpidas como la de la horda que marcha atacando indiscriminadamente personas no será sostenida por todxs lxs vecinxs que han mostrado incontables veces su solidaridad con el proyecto y sus luchas. La imbécil propaganda de los alcahuetes bien pensantes del Orden no es más fuerte que las relaciones que existen con aquellxs ocupantes o desalojadxs del barrio, con los cuales una y otra vez se practicó el mutuo apoyo.

El espanto de aquellxs para los cuales sólo vale la violencia cuando viene del Estado no es más fuerte que los lazos de solidaridad, respeto y reciprocidad que se han forjado en estos años con lxs vecinxs, pequeñxs comerciantes del barrio y los cientos de amigxs de la casa. Aquellxs que vieron a sus hijxs o amigxs hacer deporte sin competencia en las clases de boxeo, desarrollar su sensibilidad estética en los talleres de expresión plástica, aprender lengua de señas o crecer bajo relaciones de reciprocidad y libertad, no pueden tragarse el relato del Estado. “Vándalos estúpidos” son quiénes defienden la devastación de la tierra y el agua, “descerebrados irresponsables” son los defensores del clientelismo como la única forma de relacionamiento social posible, no los que luchan contra eso.

Aquellxs que en estos años han aprendido a desarrollar la capacidad autoinstituyente de la sociedad, a forjar acuerdos de forma responsable, a consensuar sin necesidad de jefes o poder político ninguno, sólo pueden reírse del relato de los defensores de esta normalidad. Los cientos de vecinxs y participantes que han pasado en estos años por La Solidaria a sus talleres o a participar de las actividades o coordinaciones, saben que ahí se potenciaba la autoorganización de la lucha social, alejada y contraria a toda forma de opresión o poder.

Por eso, sabemos que todxs ellxs no se sintieron o sienten atacadxs por lxs compas de La Solidaria. Saben suficientemente bien que nuestra ética nos separa de atacar indiscriminadamente, dañar sus casas o querer atentar contra su seguridad. Usar la violencia no como autodefensa sino indiscriminadamente, encerrar en vez de ayudar, ejemplarizar a través del castigo, crear pautas de convivencia basadas en el consumo y la dominación, son y serán los ejes del Capital y su Estado, no los nuestros.

El repudio al desalojo, el nuestro y el de lxs vecinxs y compañerxs nos dignificó y es parte esencial de nuestra responsabilidad en la vida. Somos conscientes en dónde estamos paradxs y hacemos algo por transformar la realidad. El repudio al desalojo no fue ni es una lucha de un grupo determinado contra el Estado, tal o cual gobierno, o una empresa cualquiera. Fue y es, parte de una lucha que no iniciamos nosotrxs y de la que todxs somos parte, nos guste o no.

Mientras la propaganda del poder es la de la defensa de las relaciones de beneficio económico, la competencia permanente y el respeto a las leyes de lxs políticxs y otrxs empresarixs, nosotrxs potenciamos la autoorganización no jerárquica, el respeto por las personas y no por los dispositivos de dominio y explotación, la reciprocidad como motor social y la dignidad de enfrentarse al orden sin querer, a la vez, oprimir a nadie. Confundir o mezclar esto con violencia gratuita es maniqueísmo y arrogancia. Querer obligarnos a obedecer y respetar la dominación del capitalismo financiero, y sus alchauetes, es pura estupidez de fanfarronxs acostumbradxs a mandar.

Nos solidarizamos con las personas detenidas luego de los hechos y con todxs aquellxs que diariamente sufren el mismo palo, la misma cárcel, el mismo despido, la misma incertidumbre o el mismo desplazamiento forzoso del hogar y que sabemos albergan las mismas rabias y los mismos sueños de libertad que nosotrxs. Saludamos con el puño en alto a todxs lxs que se han solidarizado en los días previos y en las últimas horas, compas del extranjero, del interior, vecinxs y amigxs…

Las casas pasan… ¡nuestra lucha es imparable!

Asamblea abierta de ocupantes de la Solidaria.

en portugués

Barcelona: Programa “Rebelión Animal Radio” del 21 de marzo 2017

Contenido:

Entrevista a Aida (activista, escritora, desde Mallorca); Recordando a Javier Recabarren; Nahuel sale de prisión, sobre La Solidaria (Uruguay) y su desalojo; acerca de la creación de la plataforma especista; concentración en Camprodon 26 de marzo (caso Santuario Gaia); “carne” de pollo de laboratorio.

Música: Accidente, Bad Religion.

Para escuchar el audio pincha aquí, para visitar el blog aquí.

en portugués

Montevideo, Uruguay: Intervención en apoyo a La Solidaria

En la noche de ayer Lunes 13 de Marzo en apoyo a La Solidaria que sera desalojada este 21 de Marzo intervenimos  la Iglesia evangelica alemana con pintura, volantes y graffitis en donde se leía «No al desalojo de La Solidaria».

Intervenimos la iglesia por su relación directa con el desalojo, ya que fue ella quien ante un intento fallido quizo desalojar La Solidaria años atrás, ahora la casa fue vendida a la empresaria chilena Maria Caprile, dejando asi que la mafia de la especulación inmobiliaria avance.

Intervenimos la iglesia porque la relación y coordinación entre curas, politicos y policías para mantener este mundo de explotación y dominación queda día a día más clara.

Intervenimos la iglesia por lo que ella misma representa, por los siglos de masacre y persecuciones, por instaurar desde hace años la homofobia y la misoginia.

Esto es un pequeño gesto en apoyo a La Solidaria; es un llamado a resistir a todos aquellos que luchan por transformar la realidad.

¡No pasaran!

en portugués

Montevideo, Uruguay: Concentración contra el desalojo de La Solidaria [21/03/2017]

El 21 de Marzo de este año llegarán las fuerzas del orden a Fernández Crespo 1813 para finalmente desalojar La Solidaria.

Esto no es solamente un golpe al espacio, es un ataque a los métodos utilizados: la auto-organización y la acción directa para luchar contra este mundo de explotación.

Es también un ataque a todos aquellos sectores que luchan permanentemente por transformar la realidad, a todos esos sectores que luchan por otra forma de vida más placentera basada en la solidaridad y el apoyo mutuo.

Frente a los intentos del Poder de acallar la lucha proponemos potenciar la rebelión permanente contra su mundo de muerte.

Proponemos responder a los ataques constantes y cada vez más profundos que el Capital ejerce sobre nuestras vidas.

¡Saquen sus manos de nuestros centros sociales!

en griego | alemán | portugués

Uruguay: Fotografías de la marcha contra el desalojo de La Solidaria

Mientras el negocio inmobiliario avanza por el barrio Cordón -y no solo-, elevando los precios y echando del barrio a todos aquellos que no les conviene para que lleguen los que tienen más dinero, mientras el Estado se encarga de cada vez más de llenar hasta la última esquina de cámaras para tenernos a todos controlados y aumenta cada vez más la cantidad de policías y por ende, la vigilancia; en la tarde de ayer tuvo lugar una marcha contra el proceso de desalojo que se está llevando adelante contra el centro social autónomo La Solidaria.

Las amenazas de desalojo a La Solidaria son simplemente una parte más del proceso de gentrificación que está viviendo el Cordón y es llevado adelante por negociantes, por la policía y por los políticos de forma conjunta.
No hay transformación posible si no intervenimos, otras formas de relacionarse, horizontales, solidarias y no basadas en el dinero son posibles y no nos serán regaladas por aquellos que justamente se ven privilegiados de este mundo de explotación.

La marcha partió de la plaza Acción Directa y se dirigió por 18 de Julio hasta la plaza Libertad, donde fue leída una proclama.

Puedes ver más fotografías de la marcha aquí.

en Portugués

Uruguay: Acción en solidaridad con varios Centros Sociales Okupados

Acción en solidaridad con el Centro Social Ocupado Taucho (Islas Canarias, España), Centro Social Autónomo La Solidaria (Montevideo, Uruguay), Centro Social Okupado y Autogestionado La Morada (Madrid, España) y Okupa Bosque Ibirapijuka (Porto Alegre, Brasil)

En la madrugada del lunes intervenimos la entrada de la Cámara de la Construcción del Uruguay sellando su puerta y escribiendo consignas en su fachada.

Esta gremial patronal concentra a varias de las principales empresas locales y extranjeras que a través de diversos contratos, tanto públicos como privados, contribuyen a diario a acentuar los fenómenos de especulación en la vivienda, gentrificación en los barrios y explotación de territorios y personas.
Empresas vinculadas a la construcción de edificios, plantas industriales, infraestructuras logísticas, cárceles, centros de consumo y otras tantas miserias del mundo actual, se dan cita en este local para seguir planificando su estrategia de lucro sin limites.

Por todo esto, y aprovechando para brindar nuestra solidaridad incondicional con diversos proyectos que desde sus distintas realidades y coyunturas buscan dar pelea a este mundo de opresión, es que decidimos dejarles nuestra marca.

¡BASTA DE ESPECULACIÓN!
¡NO TODO ESTA EN VENTA!

en Portugués

Montevideo: Comunicado del centro social autónomo La Solidaria

Los medios no hablan de la cantidad de gente que se acercó a la marcha del 24 de Febrero ni de las numerosas acciones que se llevaron a cabo en otras regiones. Al mismo tiempo, la calma que ahora parece reinar en torno al desalojo del espacio serena los ánimos y nos hace dormir esperando nuevos golpes. Pero esta calma es tan solo una apariencia. Es una táctica del poder, que solo habla cuando quiere ensuciar un proyecto que hace más de 4 años viene siendo protagonista del conflicto social y que cuando calla, en silencio, hace avanzar su lenta pero devastadora máquina burocrática.

A fines de Abril se iniciará el juicio y comenzará un proceso de rutina para funcionarios y burócratas que posiblemente acabará unos meses después con la declaración del desalojo de la casa. Frente a este panorama la campaña contra el desalojo continúa, optando siempre por nuestras herramientas y nuestra forma de hacer las cosas. Sabemos que ese es el verdadero problema para el poder: el contagio de las prácticas horizontales y autónomas. Tenemos claro que es por eso que quieren llevarnos a su terreno de juego: el de la ley, la imposición y la obediencia.

La semana anterior tuvo lugar una nueva instancia de intimidación para abandonar la casa. Aquellos que hoy reclaman un proceso pacífico son iguales o peores que los que 3 años atrás mandaron una patota de policías para intimidarnos. De hecho, son los que ahora confabulan a periodistas para confundir lo que somos y los que la semana pasada tenían a la policía del departamento de inteligencia dentro y fuera del juzgado. Son ellos también los que “pacíficamente” amenazan cuando nos oponemos a negociar, recordándonos que nos van a venir a echar a patadas. Ellos insisten en que dejemos todo esto de lado y que en tan solo en pocos meses nos retiremos sin ningún inconveniente con la ley. Proponen negociar lo que para nosotros no se negocia: la libertad de decidir sobre un lugar que nos pertenece de hecho y que ellos reclaman mediante un papel. Olvidan que reclaman un espacio que fue abandonado y dejado en ruinas, que sólo pueden exigir gracias a un sistema que funciona en base a papeles y números. Reclaman respeto y se indignan al verse escrachados en un afiche en las puertas del juzgado. Se sorprenden de nuestra forma de hacer las cosas. Piensan que nos pueden atacar y que vamos a responder dentro de sus reglas. Quizás pretendían ensuciarse pero no tanto. Lo que sin lugar a dudas queda claro es que no entienden nada cuando hablamos de autonomía, solidaridad y acción directa.

Por todo esto es que queremos invitar a quienes de alguna forma se sientan parte de la conflictividad social y que vean en esta lucha parte de ese conflicto, a sumarse a organizar la próxima marcha contra el desalojo, que se realizará el Martes 26 de Abril. Tenemos bien claro que en este conflicto también se están jugando los que vendrán y que es una buena oportunidad para fortalecer la resistencia. Nuestro objetivo sigue siendo “no al desalojo” pero entendemos que en cada lucha podemos perder pero que una derrota puede ser también una victoria. Las experiencias adquiridas, las complicidades que se trazan, los debates que se abren son igual o más importantes que un solo proyecto. Como se dijo por ahí: de la acción sale más acción.

Recordamos que las puertas de La Solidaria continúan abiertas y que las actividades se siguen desarrollando con normalidad. Los conflictos por estos lados son varios y mientras exista este espacio vamos a seguir dándole cabida a quienes luchan por otra forma de relacionarse alejada del poder. También queremos mandar un saludo a todos aquellos que en estas últimas semanas se solidarizaron de diversas formas: siendo parte de la movilización, acercándose a la casa o realizando acciones y actividades en otras regiones.

¡No al desalojo de La Solidaria!
¡Nos vemos en la calle!

Asamblea del centro social autónomo La Solidaria.

en Portugués

Santiago: Propaganda callejera solidaria (Febrero 2016)

DURANTE LA 4TA SEMANA DEL MES DE FEBRERO HICIMOS UNAS PANCARTAS ANTE LOS DIFERENTES CONTEXTOS QUE SE HAN VENIDO DANDO EN ALGUNOS TERRITORIOS, ESTAS FUERON PEGADAS EL DÍA 28 EN LA CALLE:

-NI SUS CÁRCELES NI SUS VERDUGOS DETENDRÁN LA LUCHA CALLEJERA: Enviamos mucha fuerza a los compañeros que salieron de prisión en estas últimas semanas: Nicolás Rojas, Claudio Valenzuela y Sergio Álvarez presos antiautoritarios encarcelados en Santiago 1 tras ser detenidos en contextos de lucha callejera.

-DE CHILE A URUGUAY: COMPLICIDAD ¡¡NO AL DESALOJO DE “LA SOLIDARIA”!!: Con este pequeño gesto nos hacemos parte del llamado internacional de agitación contra el desalojo del “Centro Social Autónomo La Solidaria”, desde Santiago de Chile les enviamos mucha fuerza y solidaridad a quienes luchan sin tregua para que continúe el proyecto del espacio.

-FUERZA, RESISTENCIA, COMPLICIDAD Y SOLIDARIDAD CON LOS/AS GUERRILLEROS/AS EN GRECIA: NIKOS Y POLA: Hasta Chile llegan las noticias del intento frustrado de rescate aéreo de guerrilleros urbanos presos en la prisión de Koridallos por la compañera Pola Roupa quien forma parte de la organización Lucha Revolucionaria. Fuerza compañerxs: Vuestro día llegará.

FUERZA Y SOLIDARIDAD CON NUESTRXS PRESXS Y LOS ESPACIOS EN RESISTENCIA
A EXTENDER LAS IDEAS Y PRÁCTICAS ANÁRQUICAS CON PROPAGANDA Y AXIÓN

Febrero 2016.
Santiago de Chile.

Montevideo: Marcha contra el desalojo de La Solidaria en el marco de la semana internacional de agitación

Ayer de tarde un gran número de personas fue llegando a la plaza Libertad para dar una respuesta ante la amenaza de desalojo a La Solidaria.

Pasadas las siete, al grito de “no al desalojo de La Solidaria” y con diferentes pancartas, la marcha comenzó a dirigirse por 18 de Julio hasta llegar a Gaboto, pasó por la plaza Acción Directa y siguió hasta Fernández Crespo y Cerro Largo, donde se ubica La Solidaria, allí se leyó una proclama.

Proclama leída en las puertas del centro social autónomo La Solidaria:

El sistema capitalista y el Estado nos ofrecen su mundo a diario.

Un mundo de seguridad y confort, de trabajo y sacrificio, de progreso y avances científicos.

Nos ofrecen también su tolerancia y su democracia, su caridad y su éxito.

Nos ofrecen el mercado y su libertad, la de comprar y vender, la de opinar y creer.

A diario tratan de educarnos y convencernos, dirigirnos y protegernos. De estimularnos y entretenernos, curarnos y abastecernos.

Sin embargo, a diario, su mundo no hace más que someternos y controlarnos, reprimirnos y explotarnos, adiestrarnos y envenenarnos.

Su tecnología nos explota, su progreso contamina, sus valores nos someten y sus discursos nos engañan.

Pero compas, la libertad no es obediencia ni mercado.

Es vivencia pura, experiencia.

Auto-gestión, acción directa, solidaridad y autonomía.

Sobre esos valores se construyó el proyecto conocido como La Solidaria.

Sobre esos valores y la convicción de que otro mundo no sólo es posible sino necesario.

Y la de que a este mundo servil que nos ofrecen sólo podemos hacerle frente a través de la práctica cotidiana de nuestros propios valores.

Una vez conscientes de esto, compañeros, el único camino posible es la lucha y el único resultado posible es el conflicto.

Sin representantes ni negociaciones, sin especialistas ni dirigentes, pero con la certeza total de que no los necesitamos.

Entonces, durante estos cuatro años La solidaria ha sido el espacio físico que ha dado cabida a un sin fin de proyectos y actividades, coordinaciones y encuentros que siempre han mantenido el mismo horizonte: plantarle cara al poder en todas sus formas.

Contaminación de la tierra, especulación inmobiliaria, video-vigilancia, especismo, machismo, racismo. Son todas caras de la misma moneda, todos productos de la misma fábrica.

Sólo teniendo esa certeza es posible sostener un proyecto realmente subversivo, realmente radical.

Sólo cuestionando al mismo tiempo las miserias de este mundo en nosotros mismos y tratando de despojarnos de esas cargas podremos construir un mundo nuevo.

Con esa certeza entonces podremos decir que quizás mañana las fuerzas del Estado y los buitres de la propiedad privada nos despojen de este espacio, de este lugar físico. Pero con esa misma certeza decimos que nuestros proyectos no mueren acá, que nuestra lucha no depende de una casa o de diez, que por cada centro social desalojado nacerán mil, que cada uno de nosotros hemos decidido hacer carne de esta lucha y la seguiremos llevando adelante.

Podrán desalojar nuestros cuerpos pero no nuestras ideas ni nuestros valores, no nuestra convicción ni nuestro coraje.

Decía un muro en una ocupación en Barcelona: “hace tiempo hemos tomado la humilde decisión de no retroceder”.

Entonces con esa misma convicción, compañeros, decimos nosotros:
¡Ni un paso atrás!
¡No negociamos nada, queremos todo!
¡Hoy y siempre: contra toda autoridad!
¡La Solidaria resiste!

Puedes ver más fotografías de la marcha aquí.

Montevideo, Uruguay: Semana internacional de agitación contra el desalojo del centro social autónomo La Solidaria [22 al 28 de Febrero]

La Solidaria es un centro social autónomo que funciona desde el año 2012, cuando el local fue ocupado para construir un espacio que sirviera como una herramienta más para la práctica de nuestra propia autonomía y el desarrollo de la lucha social.

A finales de Octubre del pasado año llegó el cedulón de desalojo instando a abandonar el lugar pero igual que cuando lo intentaron en el 2013 no les será tan fácil…

Hemos defendido y defenderemos el local no como el espacio edilicio sino porque desde allí potenciamos códigos y valores opuestos a los que imponen las relaciones mediadas por el Estado y el Capital, para potenciar otro tipo de relacionamiento basado en la solidaridad, la autogestión, la horizontalidad y la acción directa. Nos consideramos parte de la conflictividad social, parte de proyectos más amplios para transformar la realidad, acabar con el mundo basado en el dinero y crear un mundo basado en la solidaridad y la libertad.

La prensa ya le está haciendo los mandados al Estado y a los especuladores que han comprado la casa preparando el terreno para el desalojo. Nos encontramos en momentos decisivos, a lo largo de la última semana de Febrero estarán tomando una decisión al respecto del desalojo. Es por eso que llamamos a una semana de acciones en solidaridad con el espacio, una semana de agitación contra el desalojo del centro social autónomo La Solidaria.

Cada golpe nos reafirma en nuestro camino y nos hace más fuertes. Contra las amenazas de desalojo: ¡más resistencia y más acción! La solidaridad no conoce fronteras, ¡que saquen sus manos de nuestros centros sociales!

Asamblea del centro social autónomo La Solidaria.
lasolidaria@mail.com

Montevideo, Uruguay: Pintadas y pancartas contra el desalojo del centro social autónomo La Solidaria

csals_1 (1)Compartimos algunas fotos de pintadas y pancartas colocadas en la noche de ayer en Avda. Italia, 8 de Octubre y Cno. Carrasco en el marco de la campaña contra el desalojo del centro social autónomo La Solidaria.
Recordamos que a finales de Octubre del pasado año llegó al espacio ocupado el cedulón de desalojo instando a abandonar el lugar.
La Solidaria es un centro social autónomo ubicado en la calle Fernández Crespo, casi Cerro Largo. Funciona desde el año 2012, cuando el local fue ocupado por un grupo de personas con la idea de construir un centro social que funcionara con valores opuestos a los que imponen las relaciones mediadas por el capital y el Estado, para potenciar otro tipo de relacionamiento basado en la solidaridad, la autogestión, la horizontalidad y la acción directa.
No permitamos que se metan con nuestros espacios, ¡que saquen sus manos de nuestros centros sociales! ¡No al desalojo de La Solidaria!

[Buenos Aires] Bandera: Guerra a los estados, no al desalojo de la Solidaria

No al desalojo de la solidaria

La solidaridad entre los cómplices y afines que buscan la destrucción del dominio y la guerra a la autoridad (con todos sus medios) debe ser algo que se afile entre nosotros.

Que se afile con sus errores y aciertos, que se afile con la expansión del conflicto y el caos. Recordando que a pesar de que el Poder busque cambiarnos, atemorizar y doblegarnos. Nada ha acabado en la lucha por la anarquia, aun hay momentos que experimentar y vivirlos con intensidad. Esa intensidad que concentramos en nuestras practicas, en nuestras relaciones y en nuestro cotidiano.

Todo continua… Mientras el capital se expande con el progreso, mientras el Estado aumenta las fuerzas del orden y sus centros de aislamiento y mientras el ciudadano se resigna en su comodidad, nosotros los amantes de la libertad rechazamos todo. Este mundo de mierda porque odiamos la reproducción de esta existencia de miseria. Es por eso que realzamos las practicas solidarias y de acción con nuestros hermanos, estén el territorio que estén, hablen el idioma que hablen .

A expandir el conflicto y los actos solidarios entre rebeldes
Muerte al estado y viva la anarquia

Montevideo: ¿Por qué la Solidaria es una amenaza?

Recibido el 17 de noviembre:

Los perros le ladran a lo que no conocen…

No nos sorprenden las mentiras y todo el show que en los últimos días armó la prensa, los mismos siervos del capital que hace muy poco quisieron vincularnos con la extrema derecha saben la conveniencia de la mentira para su negocio, no necesitan repetirla mil veces para que unos cuantos incautos se la crean. Los plumíferos de El País y los que han repetido sus palabras, sin preocuparse de si tenían algo de cierto, como El espectador o M24, saben bien que lo que importa en el espectáculo es cacarear. No pedimos peras al olmo, no le pedimos sinceridad o verdad a la prensa. No es eso lo que denunciamos sino el objetivo que se esconde detrás de los intentos repetidos de ensuciar la actividad de la Solidaria, los distintos compañeros que allí participan, y ahora, a aquellos que se han acercado a solidarizarse. La prensa, haciéndole los mandados al Estado y a los especuladores que han comprado la casa, prepara el terreno para vengarse de los que se oponen al negocio, a todos los negocios. Es por eso que intentan ensuciarnos, es por eso que hablan de ratas y otras mentiras, no quieren, no se atreven a poner sobre la mesa los verdaderos debates que La Solidaria abre: la especulación inmobiliaria, la propiedad privada, la lucha por un mundo mejor. Si mañana se saca a los ocupantes de la Solidaria, si se cierra el centro social que funciona en Cordón desde hace tres años, y como biblioteca muchos más, la prensa ya habrá terminado su sucio trabajo preparando todo para la represión.

¿Por qué tan peligrosos?

La Solidaria no es el local de ningún grupo u organización política. Es un local donde funciona la auto-organización social basada conscientemente en principios opuestos al valor dinero y su mundo. No sólo sabemos lo que no queremos, sabemos también lo que queremos y lo llevamos a cabo. Si el capital y su Estado crean relaciones basadas en la competencia, la dependencia y el consumo, nosotros le oponemos relaciones basadas en la reciprocidad y la solidaridad. En La Solidaria la competencia se convierte en apoyo muto, la vida adquiere sentido al cada uno trabajar por sí y por los demás, y el dinero se convierte en un papel sin importancia. Cada compañero y compañera acuerdan libremente y luego son responsables ante si mismos y ante los otros por lo que hacen. No necesitamos soñar con un mundo nuevo, lo vivimos mientras peleamos. Si el Estado propone a la gente dormirse con todas las drogas posibles, con la televisión, el encierro y el consumo de todo lo que no es necesario, nosotros proponemos empezar a dialogar acerca de qué cosas queremos y necesitamos realmente. Y lo más importante, mientras cada vez más la recuperación del capital pasa por hacer creer que uno decide cosas que no decide, nosotros mostramos que es posible tener la capacidad de decidir y hacerse cargo. Siempre lo hemos hecho.

Algo está mal y todos lo sabemos.

Mientras los que viven en el miedo o generando miedo santifican la propiedad privada y el dominio, nosotros pertenecemos a un mundo que con actos niega la necesidad de la explotación y las jerarquías. Estamos orgullosos de no mirar para otro lado, de meternos y de no sólo intentar tener un discurso lindo sino de llevarlo a la práctica. La lucha a la cual pertenecemos no comenzó ni termina en nosotros sino que es parte de una larga lucha por la libertad que se ha librado en todos los tiempos. Queremos desterrar del todo aquellas jerarquías que han puesto al hombre sobre la mujer o al ser humano sobre la naturaleza. Las empresas necesitan de la competencia, la guerra, la explotación y el consumo desenfrenado, las personas no. Sabíamos desde el principio que un lugar como el nuestro en donde todas las actividades son gratuitas, las decisiones se toman en común y la ley es sustituida por el libre acuerdo, se convierte en un peligro para los defensores del orden existente. Algo está mal y todos lo sabemos, la naturaleza amenazada, la vida despreciada y la explotación defendida como nunca por los acomodados, tiene que cambiar. La diferencia entre nosotros y otras personas preocupadas es que nosotros ponemos en práctica soluciones, es que peleamos contra lo que está mal.

Quién debe decidir.

Ahora hablarán de la legitimidad de los dueños, de los que han puesto dinero, de tener nuestra casa, de sacarnos de ahí para continuar con el negocio de la especulación inmobiliaria, de continuar arrastrando a la gente del barrio hacia afuera para que el negocio continúe. ¿Pero qué legitimidad es esa? ¿Son los políticos los que deben decidir sobre nuestra casa, los mismos que se enriquecen con lo que nos roban, que viven de nosotros? ¿O son los empresarios los que deben decidir, los mismos que nos explotan en el trabajo y solo conocen el evangelio de san ganancia? Nuestras formas de auto-organización los desconocen, es en nuestras asambleas abiertas y horizontales en donde tomamos nuestras decisiones. Es por todo esto que miles de afiches dicen en la calle “saquen sus manos de nuestros centros sociales”, no los necesitamos, nunca lo hemos hecho. Estos días la palabra solidaridad va adquiriendo cada vez más sentidos. Sabemos que la libertad es esto, lo que está sucediendo no pasará nunca en la puerta de los dueños de las cosas. A alguna lágrima de una vecina, a alguna carta de apoyo por debajo de la puerta, se suma la fuerza y entereza de muchos otros vecinos que llegan a mostrar su apoyo y potencian una cosa que ya sabíamos: pelear vale la pena. Ahora que el lugar está quedando chico para las asambleas, ya que muchos solidarios se han acercado, es cuando nos damos cuenta que es posible estar a la altura de lo que los tiempos nos exigen. Hasta ayer, sabíamos que teníamos muchos compañeros, hoy sabemos que tenemos muchísimos cómplices. Es imposible evitar sentir regocijo por la gente que se ha acercado, no tiene que ver con el número, tiene que ver con lo que aprendemos de esto: solo la libertad rompe el miedo. La solidaridad internacional también nos ha llenado de alegría, la voz de los compas por el mundo solo nos reafirma. Cuando los carceleros que tenían niños encerrados en las peores condiciones se fueron, y ocupamos la casa para darle vida, una vecina enseguida hizo la denuncia, unos años después, cuando la policía intentó desalojarnos, ella misma estaba en la primera linea para defender el proyecto, con estos ejemplos, las palabras sobran. Nuestra responsabilidad es seguir luchando por un mundo distinto.

Y entonces…

Nos quieren sacar pero a lo sumo solo lograrían movernos de lugar. Nuestros proyectos no se circunscriben solo a una casa, una casa es sólo un par de muros, nuestros proyectos traspasan todo muro. Lo que somos es imparable pues somos parte de la conflictividad social, somos parte de los proyectos más amplios por transformar la realidad, acabar con el mundo basado en el dinero, y crear un mundo basado en la solidaridad y la libertad. Nuestras convicciones son firmes y nuestras ideas claras. Potenciamos la auto-organización social, alejada de partidos políticos, religiones o ideologías. Potenciamos el orgullo de no agachar la cabeza y tener un modo de vida opuesto a los mandatos del dinero. Por eso no pueden hacer nada con nosotros. No les pedimos permiso para ocupar un lugar vacío y no les pedimos permiso para cuestionar su sagrada propiedad. No vamos a rogar a ningún poder nada, no hemos nacido para obedecer o llevar una vida triste.

Hace tres años ocupamos un lugar vacío y lo convertimos en una posibilidad para la vida. A lo que nosotros le decimos vida no es lo que predican los políticos u otros empresarios, vida para nosotros se relaciona con la capacidad de elegir, disfrutar y la responsabilidad de hacerlo. Queremos todo y no negociamos nada, por eso la Solidaria es una amenaza para este mundo.

Asamblea contra el desalojo del centro social autónomo La Solidaria.

Grecia: Paseo anarquista en el centro de Atenas

Al mediodía del sábado, 7 de noviembre del 2015, en medio de la multitud callejera, un puñado de nosotrxs realizamos una intervención en el barrio de Exarchia y las calles del centro, hasta la zona de Monastiraki y Thisio, para mostrar nuestra solidaridad con compañerxs que fueron golpeadxs por la represión en otras partes del mundo, en concreto en los territorios controlados por los Estados de Brasil, Uruguay y España.

«Ni un paso atrás en la lucha feminista – Solidaridad con lxs compas en Porto Alegre, Brasil»
«Ningun ataque misógino sin respuesta – Solidaridad con las compas en Porto Alegre, Brasil»
«Ningún ataque misógino y racista quedará sin respuesta – Muerte al Estado – Viva la anarquía»

Colgamos lienzos con mensajes escritos en portugués, inglés, español y griego en las rejas de la Politécnica (calles Stournari y Patision), en la plaza de Exarchia y delante de la parada del eléctrico en Thisio.

Durante nuestro paseo arrojamos octavillas solidarias con las feministas libertarias en Brasil que respondieron con dignidad y continuando con su accionar frente al ataque brutal que sufrieron por parte de los pacos durante la 1ra Feria del Libro Feminista y Autónoma en Porto Alegre.

Para el mismo caso colgamos 3 lienzos: uno en la calle Patision que reza «Ni un paso atrás en la lucha feminista – Solidaridad con lxs compas en Porto Alegre, Brasil», otro en la plaza de Exarchia que reza «Ningun ataque misógino sin respuesta – Solidaridad con las compas en Porto Alegre, Brasil», y la tercera en Thisio»«Ningún ataque misógino y racista quedará sin respuesta – Muerte al Estado – Viva la anarquía».

El otro lienzo en la calle Patision fue en solidaridad con aquellxs que fueron golpeadxs mediante redadas, detenciones y prisiones preventivas durante las últimas operaciones de persecución del Estado español: «Fuerza a lxs compas represaliadxs – Siempre con la cabeza alta».

En la entrada de la Politécnica, en la calle Stournari, colgamos también un lienzo solidario con el centro social autónomo La Solidaria en Montevideo de Uruguay que está amenazado de desalojo por la nueva propietaria, porque según el cedulón de desalojo, el edificio está «precariamente ocupado por un grupo anarquista». El espacio liberado desde febrero del 2012, fue otra vez objetivo de la represión porqué resiste, entre otras cosas, a los planos de urbanización y especulación inmobiliaria de la zona. El lienzo reza «Solidaridad con la okupa “La Solidaria”, Montevideo – De Uruguay a Grecia somos una misma resistencia».

Las octavillas:

«Cuidado patriarca, cuidado sexista… Los feminismos hacen temblar toda la Tierra»

«La violencia la experimentamos cada día aquí, con cada machismo, con cada racismo»

«Era pequeña y había desempleo… así que acabé por ser chivata de la policía»

«Ni sexismo, ni transfobia: a la mierda cada uniformado y el patriarcado»

«Lucha internacional y libertaria, en la calle quebraremos la misoginia»

«La liberación será total, bofetadas y patadas a cada violador»

«Somos muchas y estamos en todas partes, las ciudades-prisiones vamos a invadir»

«Desde Grecia hasta Brasil, muerte al Estado y viva la anarquía»

en griego, inglés, aleman, portugués