Archivo de la categoría: Otros

Tesalónica: Intervención anarquista en el Greenwave Festival

Su civilización apesta a encierro. Guerra contra el Estado y el capitalismo // Ninguna persecución para los anarquistas Andrea y Errol
Lucha por la tierra y por la libertad, contra el Estado y la industria // Anulación inmediata de la orden de deportación contra los anarquistas Andrea y Errol
Ninguna persecución para los 2 anarquistas Andrea y Errol. Contra el saqueo de la naturaleza.
Liberación inmediata de Evi Statiri, en huelga de hambre desde el 14/9
Abstención de las urnas, ataque contra todo Poder

El sábado, 19 de septiembre, se llevó a cabo una intervención en el Greenwave Festival de Tesalónica. Se colgaron lienzos, se repartieron textos acerca del caso de los dos compas anarquistas Andrea y Errol (detenidos en una manifestación contra las minas de oro en Skouries, en la peninsula de Calcídica, el domingo 23 de agosto, y ahora se amenaza con su deportación por no ser ciudadanos griegos), contra las elecciones, y acerca del caso de Evi Statiri que está en huelga de hambre desde el 14 de septiembre.

Ninguna persecución para los anarquistas Andrea y Errol.

Liberación inmediata de Evi Statiri.

Abstención de las elecciones, ataque contra todo Poder.

Chile: El compa Enrique Guzmán sale de la prisión

Enviado el 5 de junio:

A casi 2 meses de huelga de hambre líkida de lxs compañerxs Juan Flores, Nataly Casanova y Guillermo Durán, hoy finalmente se consigue una de las exigencias más importantes: Al compañero Enrique Gúzman se le cambió la prisión por la medida de arresto domiciliario total. Si bien es un gran paso dado, quedamos alerta por la apelación que de seguro presentará la fiscalía en un intento porque el compañero vuelva a prisión, insistiendo en la lógica de reprimir los lazos de compañerismo y amistad como ha sido su actuar desde un comienzo.

Luego de más de 8 meses de investigación y constante hostigamiento y hostilidad hacia ellxs mismxs, sus familiares y entornos cercanos, hoy lxs compañerxs vuelven a sonreír luego de que uno de sus hermanos haya logrado al menos salir de los muros que quisieron encerrar su irrefrenable solidaridad.

El llamado es a permanecer alerta a las decisiones que vengan por parte de lxs compañerxs lxs próximos días.

¡PORQUE NI SUS MUROS NI SUS JAULAS LOGRARÁN ACABAR CON LA LUCHA POR LA LIBERACIÓN TOTAL!

¡PORQUE QUIÉN OLVIDA A LXS COMPAÑERXS SECUESTRADXS EN LAS KÁRCELES DEL KAPITAL, OLVIDA LA GUERRA MISMA!

¡SOLIDARIDAD Y ACCIÓN CON JUAN, NATALY,GUILLERMO Y ENRIKE!

CAVJ.

en griego

[Colombia] Ni grandes ni pequeños… solo importa ser enemigos

EL SEDICIOSO DE LOS SOTANOS

Una sombra de silueta extraña, combinación de virtudes irracionales con gestos falsos de obligados pasos; envidioso de la maleza que se escurre entre el cemento, por insistente, por terca. Su corazón se fortalece con la desviada fantasía de dominar el más infernal de los cuatro elementos.

Los sótanos de su instinto son testigos de los morbosos rituales de apareamiento entre él y la mentira de turno que le place creer, porque aunque sus ojos lo delaten y rebelen el asco y el odio, sus mil personalidades mimetizan las maniobras que piruetea con la frialdad que no permiten los balbuceos.

A pesar del desasosiego que lo turba no se frunce, se extasía con el anhelo de desafiar al mesiánico monstruo de la razón, que casi todo lo ha dominado y que casi todo posee; confabula contra sus disecadas verdades, es una célula cancerígena que hasta ahora ningún tratamiento ha podido extirpar; es muy probable que el atroz cuerpo de su enemigo se mantenga en pie por mucho, empero estará eternamente infectado por el virus de la insurrección de los sótanos…

BER.

Atenas: Algunas pintadas neoluditas

FUEGO A LAS MAZMORRAS
BOMBA A LAS MÁQUINAS - FUEGO A LAS FÁBRICAS
BOMBA A LAS MÁQUINAS – FUEGO A LAS FÁBRICAS
 A LA MIERDA LA REMODELACIÓN URBANÍSTICA

A LA MIERDA LA REMODELACIÓN URBANÍSTICA
FUEGO A LAS MÁQUINAS
FUEGO A LAS MÁQUINAS

A veces, entre el hormigón y el metal frío de este mundo nacen plantas silvestres. A veces, desde las grietas de sus monumentos se escapan pequeñas voces de negación. Frases cortas e imperceptibles, contra la gran fábrica y las eternas máquinas del progreso, contra las mazmorras de esta cárcel a cielo abierto que se llama ciudad. Gotas en el oceano.

[México] Lo triste de la vida

Nota de Contra Info: Texto enviado junto con la foto el 4/3/2015. Los parrafos han sido separados por nosotrxs para facilitar la lectura.

Despertarnos, levantarnos, ducharnos, lavar nuestra mal oliente boca, peinar cada cabello de nuestra cabeza, vestirnos de una manera “bien vista”, desayunar nuestro asqueroso combustible mortal, combustible que brindara energía para que la maquina pueda ser explotada durante una larga jornada. Dirigirnos a hacia nuestro trabajo o hacia nuestro instituto educativo, la misma ruta de siempre, el mismo tiempo de siempre, la misma miseria de siempre. Llegar a nuestro aburrido trabajo o instituto, seguir las indicaciones de nuestrx patrón/a o de nuestrx maestrx (y si intentamos desobedecer un castigo nos espera) pero somos tan cobardes que seguimos obedeciendo.

Después de una larga y aburrida jornada volver al hogar, encenderemos la televisión para intentar distraernos un rato y para nuestra sorpresa y miseria nos encontramos ante miles de “spots” que nos hacen sentir más miserables. La noche nos abraza, es casi ya hora de dormir, pero antes algo de sexo, una práctica sexual débil, una práctica sexual inerte, porque el sistema de explotación nos arrebato completamente todo, incluso nos arrebato, la pasión y el deseo sexual. Ya no conseguimos el orgasmo, incluso nuestra práctica sexual se convirtió en rutina, toda nuestra vida ha sido absorbida por la rutina. Analicémonos a nosotrxs mismxs y démonos cuenta; ¡Nuestra vida es una mierda!…

Como amante de la libertad y antagónico de todo tipo de esclavitud y dominación, me declaro en guerra con la vida, declararse en guerra con la vida, es declararle la guerra a la vida rutinaria, al aburrimiento a la pasividad, a la sumisión. Tener una casa en un barrio “acomodado”, tener dos autos, tener un trabajo estable, tener vacaciones o días libres en los que la diversión se convierte en una obligación, tener una pantalla de televisión gigante, ser un buen ciudadano y respetar a la autoridad. Para mí eso no es vivir, para mi simplemente es pudrirse en una eterna pasividad, para mí eso es ahorcarse con nuestras propias cadenas, en vez de intentar incluso con los dientes romper nuestras cadenas. Su vida “acomodada”, su trabajo estable, su reconocimiento social por “buen ciudadano” me importa una mierda.

Declararle la guerra a la vida, es declararle la guerra a la esperanza de que el cambio se lograra mágicamente, es declararle la guerra a la ilusión que las masas del pueblo se levantaran y cortaran el cuello de los explotadores, es declararle la guerra a la espera por los “procesos revolucionarios”. Declararle la guerra a la vida es perder nuestro miedo, romper con todas esas cadenas mentales que se nos han engendrado en nuestras mentes y atacar, atacar a todo aquello que nos oprime, atacar con todas las armas a nuestro alcance, infligir todo el daño equivalente al que el sistema nos han infligido todo este tiempo. Declarémosle la guerra a la vida, demostrémosles que no podrán gobernar nuestras vidas.

La vida es triste, la vida es horrible y miserable, la esperanza ha muerto, solo queda la lucha, la eterna lucha, el eterno antagonismo hacia toda autoridad solo queda armarnos, afilar los cuchillos, cargar las pistolas y colocar las bombas. Solo queda declararle la guerra a la vida, solo queda destruir su rutina y su “paz social”, solo queda ser seres violentxs, ser seres peligrosxs para todo aquel que pretenda dominarnos, que represente a alguna autoridad, sin importar que se diga de izquierda o de derecha.

Declararle la guerra a esta triste vida, porque solamente es una vida. Es de cobardes conformarse con algún trabajo o con auto de lujo, vivir para ser seres sumisos, no es vivir. Vivamos esta triste vida, por más cruel que nos parezca. Incendiemos, atentemos, destruyamos todas nuestras cadenas mentales que provocan nuestro miedo, los bancos, las sedes gubernamentales, la policía, las instituciones de dominación, no son intocables… ¡Que exploten!, seamos seres violentxs y peligrosxs. Quememos esta vida triste y rutinaria, que nuestro fuego libertario nos acerque a la anarquía.

Lobxlibertarix

Argentina: A lxs incendiarixs del mundo de hoy

Las cartas ya están hechadas sobre la mesa y el juego hace rato que empezó. Nosotrxs elegimos estar de éste lado de la barricada, con todo lo que eso significa. No hay amigxs entre lxs que deciden obedecer y seguir manteniendo éste orden de cosas. La Tierra y quienes la habitamos dan cuenta de ello, ejemplos sobran por todos lados.

Quienes son responsables de la dominación y explotación que padecemos, aunque tengan poco o mucho poder para hacerlo, merecen ser objeto de nuestros ataques. No esperemos más.

Muchos son los factores que tenemos en nuestra contra, pero también muchos otros los que tenemos a nuestro favor. Entre ellos están los sentimientos de amor y odio, y la venganza que nunca deja de anehelar por un mañana mejor.

Un saludo lleno de vida rebelde y libre a todxs lxs fugadxs de éste mundo.

Julio del 2014, en algún lugar de la región dominada por el Estado Argentino.

Célula incendiaria Maria Nikiforova.

[En alguna parte] Comunicado sobre un ataque fallido y un cumulo de experiencia para cosechar

A través de estas palabras nos hubiera gustado compartir un ataque certero al enemigo, nos hubiera gustado enviar un estruendoso saludo a nuestras hermanxs secuestrados por el estado/capital. Con aquellos deseos inflamándonos el corazón nos decidimos a vencer el miedo y con un pequeño gesto iluminar la larga noche de la dominación con un artefacto explosivo. Decidimos el momento y el lugar, desarrollamos un plan y nos aventuramos.

A la mañana siguiente buscamos alguna noticia o antecedente que nos dijera como había resultado nuestra acción y no encontramos nada. Para salir de la duda, y ya que nuestro objetivo así lo permitía, volvimos al lugar a observar lo sucedido. El extintor relleno con 1 kilo de pólvora negra más tuercas y pernos estaba en el mismo lugar donde lo habíamos dejado. El sistema de ignición que consistía en un tubo de papel relleno con la misma pólvora mas cabezas de fósforos había funcionado, esta se había consumido hasta llegar al orificio que le habíamos hecho al recipiente y por el cual habíamos insertado varios centímetros nuestra mecha artesanal. Lo que había ocurrido es que al hacer contacto la mecha encendida con el extintor y su relleno, al parecer prendió o calentó la pólvora agrandando el orificio varias veces su dimensión original. Finalmente lo único que sucedió fue que el extintor quedo caliente y cubierto de ceniza negra, pero de detonar nada.

En una prueba anterior nos había pasado lo mismo, pero habíamos ocupado un extintor viejo y oxidado a lo que habíamos atribuido el desgaste del material y la no explosión de este. El recipiente que ocupamos esta vez estaba nuevo y no nos esperábamos que nos ocurriera lo mismo, teníamos un comunicado, que por ahora, tendrá que esperar. Aun tenemos mucho que aprender. No ocultaremos nuestras ganas de ver ardiendo este mundo decadente y por lo tanto nuestra frustración al no poder ver concretizado nuestro deseo. Pero tenemos paciencia, estamos creciendo, aprendiendo, mejorando nuestras técnicas e infraestructuras. Al mismo tiempo que nos transformamos nosotras mismas, desaprendiendo lo inculcado y desarrollando nuevas relaciones con nosotras mismas y todo lo que nos rodea. Tenemos mucho por hacer y no pensamos desistir.

Es en este afán por continuar aprendiendo mutuamente con la experiencia de otras compañeras/cómplices que escribimos estas líneas buscando la comunicación con quienes, basados en la experiencia, tengan las respuestas que buscamos, ¿dónde está el error en nuestro dispositivo? que hicimos mal o que dejamos de hacer?.

Creemos que este medio virtual para plantear nuestras dudas es el más acertado pues puede servir de ayuda a otras en su propio camino y juntas enriquecer nuestro quehacer.

Esperando abrir un dialogo fraterno con quienes así lo deseen nos despedimos con un abraso lleno de amor a quienes se arriesgan y arman sus deseos.

Cada corazón es una bomba artesanal

MUERTE A LA CIVILIZACIÓN
VIVA LA ANARQUÍA

Célula de guerreras aprendices

Estados Unidos: Un poema de Sean Swain, anarquista en prisión

No voy a morir
Las mil muertes de la transigencia
Abandonando nombres a cambio
De comida o cobijo.
Me morderé el brazo
Para ahogar los gritos
Y robaros la satisfacción
Cuando me reducís.

No voy a morir
Abochornado, la barbilla al pecho
Arrodillado ante el hueco humillante
Que cavé para mí
Esperando el disparo.
Siempre rechazaré la venda.

No voy a morir
Abandonado y solo
Destruido por los recuerdos
De lxs que quiero,
Sin cuestionar mi destino.
Alguien siempre habrá bajo la lluvia
Por fuera de la ventana de vuestra oficina,
Mi nombre escrito en un trozo de cartón.

No importa las veces que me degolléis
O me ahorquéis con mis propias sábanas
O me aporreéis con vuestras macanas
O me disparéis balas al cerebro,
Ya me cerquéis en el Bantustan sudafricano
O en una fábrica de Coca-Cola en Bolivia
En un callejón tras el Stonewall
O en una cárcel en el corazón de todo,
No voy a morir

Un millón de veces —
No voy a morir

Sólo conseguiréis mi cadáver.

Sean Swain
(noviembre de 2012)

Malas noticias desde México: “Paulina”, tu muerte tuvo muchos «me gusta»

O: Por qué la desinformación nos debería preocupar a todxs, en nuestro intento de producir contrainformación…

Al final el 25 de enero de 2014, el por ahora infame “facebook.com/Bloque.Anarko.Oriente” publicó un texto declarando que ellxs (pero ¿Quiénes son ellxs?) sienten informar a todxs que cometieron un error diciendo que María Paulina Inefavel Lorandi había sido brutalmente asesinada; sienten informar que publicaron esta mierda irresponsable desde el principio. No deberiamos ni molestarnos en hacer referencia a la mierda que es el Facebook. Aun así, la cuenta pública de “Bloque Anarko Oriente” fue la fuente original de este sinsentido asqueroso sobre la muerte de María Paulina, que jamás tuvo lugar.

Tristemente, esta historia se ha difundido desde el 21 de enero (y hoy sigue) en páginas contrainformativas también. ¿Cuál es la razón exacta de que los nodos contrainformativos reprodujeran esta declaración sin verificar que, aún sabiendo que venía directamente de una cuenta del facebook (incluidos a los que se les había avisado de su posible falsedad en vano)? ¿Por qué se consideró tan necesario transmitir la noticia de una anarquista violada y asesinada en México sin averiguar la veracidad de este hecho atroz, sin molestarse ni un instante en comprobar la historia con anarquistas de confianza que viven en el Estado mexicano para evitar que su credibilidad caiga por los suelos por las falsedades del Facebook? ¿Por qué se imponen las declaraciones del Facebook sobre el más amplio flujo de contrainformación? Y, ¿en qué estaban pensando algunas de las páginas de contrainformación, los distintos medios izquierdistas y todo tipo de bloguerxs al publicar las fotografías falsas de “Paulina”? Siendo que desde el primer momento en que se publicó esta noticia angustiante, muchxs usuarixs de Facebook(¡!) expresaron sus dudas sobre su veracidad. Al “Bloque Anarko Oriente” se le advirtió en varias ocasiones el hecho de que las imágenes publicadas en Facebook como la supuesta “compañera Paulina de México” no era más que una persona totalmente diferente de Chile, que no tiene un bebé de 7 meses, sino un niño de 5 años… sea quien sea la mujer de las imágenes, el “Bloque Anarko Oriente” no solo insistió en su lamento sin hacer ningún esfuerzo en confirmar la noticia y sin admitir que nadie jamás había conocido a “Paulina” en persona, sino que llegaron a convocar una marcha el 25 de enero en Ciudad de México en memoria de “su compañera”, para finalmente desconvocarla y retractar si ficticia historia en el último minuto.

Claro que son cosas que pasan. Pero a nivel más práctico, instamos a todxs lxs interesadxs a quitar todos los posts sobre esto inmediatamente y, joder, quiten las fotos de esa mujer, a la que se ha sobreexpuesto en internet como supuestamente muerta. La contrainformación es un arma, no la convirtamos en un chiste malo.

Mundo de plástico

La libertad se dio por sentado
anunciada en enormes pantallas
en envoltorios de plástico de colores
vendida como básico barato
en medio del espectáculo de palacios de cristal iluminados
donde personas con chips RFID en el cuello se entretenían en atraparla.

Mundo de plástico habitado por gente de plástico con sueños de plástico
su esencia termina siendo islas flotantes en océanos
hasta que lleguen a formar un octavo continente
–el nuevo mundo– Plástika
nos darán la bienvenida con una Estatua de la Libertad de basura de plástico.

¡Oh, todopoderoso Dios del Plástico, bendice nuestra civilización!

[Bruselas] Texto extraído de “Salto, subversion & anarchie”, nº3

Las revueltas…

A t a q u e

Como bien resumía un compañero, hacen falta dos cosas para actuar: las ideas y los medios.

Desarrollar y comprender sus ideas, criticar los prejuicios y los clichés, aprovechar el sentido de su hostilidad contra el mundo que nos rodea. Conquistar el espacio y el tiempo para reflexionar, algo que se hace cada vez más difícil en éste mundo; discutir y profundizar con algunxs compañerxs. No ceder a la facilidad y a la superficialidad; no recular frente a esfuerzos que exigen reflexión y profundización. Hacer las cosas rápido no va normalmente a la par que hacer las cosas bien. Descubrir afinidades; vivir las rupturas inevitables; volver la espalda a la integración, sus engaños y sus promesas. Ser coherente y valiente con sus ideas, tener confianza en sí mismo para ser capaz de tener confianza con otrxs compañerxs. Y en seguida, decidirse a actuar: componer el mosaico de la comprensión y de la voluntad para pasar al ataque.

A partir de ahí, habrá que afrontar cuestiones más prácticas. ¿Por dónde puedo yo asediar y atacar al enemigo por sorpresa? ¿Dónde se encuentra este enemigo hoy, cómo no caer en la trampa de fantasmas e imágenes que el poder exhibe a su alrededor? Para golpear bien, hay que comprender en qué tiempo y qué espacio nos movemos. Hay que estar buscando para aprovechar la ocasión en pleno vuelo, pero sin esperar. El ataque es algo muy serio, pero es un juego. Un juego en el que las reglas las determina la comprensión y la voluntad de lxs que asedian. No podemos esperar que todo nos caiga del cielo de golpe, hay que hacer esfuerzos necesarios para estudiar los medios de ataque que tenemos a nuestra disposición, los aspectos técnicos del objetivo a destruir, las prácticas para burlar la vigilancia. El enemigo no hace regalos, el ataque es una cuestión de inteligencia rebelde y de voluntad insurgente.

Permanecer todavía a la defensiva significa enterrar un poco más la posibilidad de una transformación revolucionaria, cada día mientras la dominación se mantenga. Se trata de tomar la iniciativa y pasar al asalto. Ya no por demostrarle nada al poder, ni para reclamar la atención de las cámaras de los actores de la política y de la representación, sino para golpear y destruir las estructuras y los hombres que encarnan la autoridad. Como una corriente subterránea que socava los edificios milenarios de la civilización.

Si hay necesidad de organización, esto no es nada más que una cuestión técnica, una organización de las tareas prácticas. Los grupos de ataque son autónomos e independientes, una garantía para que la creatividad subversiva no pueda reducirse a un esquema unilateral congelado, y también una mejor defensa contra los tentáculos de la represión y la mejor situación imaginable para permanecer activxs e imprevisibles. Únicamente a partir de tal autonomía, la coordinación informal y activa se puede imaginar y desear; una coordinación que coincida con perspectivas y proyectos compartidos. Los pequeños grupos de fuego no están separados del conjunto de las actividades revolucionarias, sino que forman parte de ellas. Nadan como peces en el océano de la conflictividad social. El archipiélago de grupos de combate autónomos libra una guerra difusa que escapa a todo control, representación y circunvalación por parte de la dominación.

Nadie puede creer que la revolución social y la subversión serán únicamente obra de los grupos de acción. No son ni más ni menos lo que son y lo que son capaces de hacer: un poco de levadura en la fermentación social, un poco de coraje y de determinación frente a la resignación y la colaboración, algunas sugerencias respecto a la identificación del enemigo, y destructores feroces y apasionados. Pero individualmente, es la gran aventura de una vida diseñada como revuelta, el sentimiento dulce de palpar a veces la coherencia entre lo que pensamos y lo que hacemos. La revuelta es la vida.

en francés

Il me faut vivre ma vie – Bruno Filippi

koukYo no creo en el derecho. La vida, que es toda una manifestación de fuerzas incoherentes, desconocidas e irreconocibles, niega la artificiosidad humana del derecho. El derecho nace cuando se nos quitó; de hecho, en el orígen, la humanidad no tenía ningún derecho. Se vivía, eso es todo. Hoy, por el contrario, hay derechos a miles; se puede decir, sin caer en el error, que todo lo que nos falta se llama derecho.

Yo sé que vivo y que quiero vivir.

Es muy difícl poner este deseo en acción. Estamos rodeadxs de una humanidad que quiere lo que quieren los otros. Mi afirmación aislada es un delito de los más graves.

Ley y moral, en competición, me intimidan y persuaden.

El «rabino rubio [Jesucristo]» ha triunfado.

Se reza, se implora, se blasfemia, pero no se osa.

La cobardía, acariciada por el cristianismo, crea la moral y esta justifica la vileza y genera la renuncia.

Pero este deseo de vivir, esta voluntad, solo quiere realizarse. El cristiano mira alrededor bien, observa que nadie lo mira y, temblando, realiza el pecado. Así, la vida es pecado; el deseo, pecado; el amor, pecado. He aquí la inversión.
Seguir leyendo Il me faut vivre ma vie – Bruno Filippi

Buenos Aires: Efeméride de lo que fui

espejo-roto_2379468No se si escribo Yo, lo dudo.
Quizás mi sombra o mis fantasmas.

Me inunda un terrible asco.
Asco que no desaparece
pero que se niega a convertirse en vómito.
Tal vez estoy muerto,
y el aroma nauseabundo, que tanto asco me da,
emana de mi fallecido Yo.
Eso debe ser:
¡Mi Yo ha muerto!

¡Que triste la Verdad!
Consuelo estúpido:
“Podría ser peor” ¿Te acuerdas?
¡Podría ser mejor!

Tal vez el que escribe es mi anhelo
de lo que quise ser y no pude
por estar preocupado en “deber ser”.
Quizás nunca fui algo.
Siempre fui nada, en el sentido de vacío.
¡Una nada hablando de Amor y de Libertad!

Me miro al espejo y me encuentro usurpado, ajeno.
Horrible bestia, criatura abandonada.
Abortado por la Libertad
que no desea parir un hijo impuro, miserable.
Un aborto más de la Libertad,
cansada de tener hijos que hablen de la Vida sin conocerla,
que hablen de su madre sin ni siquiera recordarla.

Pseudo nihilista que rezó por un puñado de pseudos revolucionarios,
coreando cantos de caridad y de la más apestosa ideología.
Caritativo creyendo ser solidario.
Individualista con miedo a estar solo.
Revolucionario con más palabras que actos.
Oveja teñida de negro,
despreciando el rebaño del que se alimenta y sacia su sed bestial.

¿Para qué seguir?
¡Todo eso soy!
Y más ¡Siempre se puede más!

¡Basta!
¡Yo no escribo!
¡Yo no existo, hace mucho tiempo!
¿Quién sabe desde cuando soy lo que soy?

¿Por qué?
¿Con qué sentido darse cuenta?
¿Por qué no seguir soñando?

¡Qué tortura!
No estar de un lado ni del otro,
soñar y estar despierto,
oveja con conciencia.

¿Serán los fracasos, las pérdidas, la traición?
¿Quién me ha hecho lo que soy?
¿La Humanidad, la Sociedad?
Quizás soy yo el único responsable de mi angustia, de mi bestial fealdad.
¡Soy yo mi enemigo!

¿Es el  precio que tengo que pagar?
¿A quién?
Tal vez a mi Yo,
ese que está por ahí, viendo en lo que se convirtió:
un ser despreciable, indigno de la Vida.

Nathaniel Rifiuto – Ediciones Gazakia

Francia: Control Social. Los neones de la ciudad solo iluminan nuestra cólera

Cartel encontrado en los muros de París en marzo de 2013.
Affiche_ville_A2-04f51
Querrían hacernos creer que la ciudad es el progreso, pero jamás el progreso nos ha destruido tan profundamente como cuando construye. Las ciudades en las que vivimos son la imagen de nuestras vidas civilizadas: aburridas, frías, vacías de sentido, tan grandes que nos aplastan, tan faltas de aire que nos sofocan. Para llenar el vacío de nuestras existencias urbanizadas, dimos identidad a las ciudades, para creer que son únicas, que pueda haber alguna razón para estar orgullosxs de vivir en ellas. Pero, de todas formas, todas las ciudades se parecen. ¿Quién puede todavía distinguir, entre una ciudad y otra, un supermercado, un centro comercial, una estación, un aeropuerto o una cárcel?

¿Quién quiere todavía reapropiarse de la ciudad, gestionarla o incluso autogestionarla, en vez de destruirla?

Entonces, para qué sirven esos bancos en los que nunca se está cómodx, para qué sirven esos tejados en pendiente en los que no podemos amasar piedras que lanzar a los maderos, esas luces que nos deslumbran para hacernos más visibles a los ojos amenazantes de las cada vez más numerosas cámaras de videovigilancia, las patrullas de maderos que nos prohíben reunirnos aquí o ahí, ese alambre de espino en el que nos dejaremos las piernas cuando saltemos los muros que nos encierran, esas calles tan inmensas que nos sentimos demasiado pequeñxs para bloquearlas con barricadas, esos bomberos que por todos lados intentar apagar nuestros fuegos de alegría y de cólera, esos mediadores que intentan orientar nuestra revuelta al servicio de este mundo sin sabor y esos políticos que ven en la ciudad el espacio ideal para contenernos, aparcarnos y esterilizar nuestra rabia. Pero el urbanismo es solo uno de los mecanismos de esta sociedad de la dominación, que funciona en sintonía con el sistema judicial, el mantenimiento del orden público, la caza de lxs indeseables, el sistema educativo y carcelario y todas las demás instituciones del poder y de la autoridad. Su objetivo es el de construir ciudades optimizadas para el control ejercido por los maderos y los ciudadanos. Non hay un urbanismo emancipador, solo ciudades que destruir con mil fuegos.

La ciudad tiende solamente a la masificación y a la estandardización de lxs individuos, su reestructuración apunta solamente a prevenir todo exceso o revuelta y a asegurar esa pacificación que garantiza el buen funcionamiento social y las relaciones de dominación.

La más mínima esquina de toda ciudad solo responde a dos necesidades: el control social y el beneficio.

Por eso, no queremos reapropiarnos de las ciudades, ni gestionarlas nosotrxs, porque no nos pertenecieron nunca, nunca han sido más que instrumentos de nuestra dominación, no más que prisiones a cielo abierto y ya tenemos bastante. La única cosa que podemos hacer con las ciudades es transformarlas en terrenos de juego en los que liberar nuestros deseos insurrectos.

A lxs que nos quieren civilizar, respondemos con nuestras pasiones salvajes y destructoras, hasta el final de toda dominación. La ciudad, no queremos ni huir de ella, ni reapropiarnos de ella, la queremos destruir, intensamente y con alegría y, junto a ella, el mundo que la produce.

Por la insurrección.

Algunxs salvajes.

fuentes: 1, 2

Prisiones italianas: Carta de Maurizio Alfieri

disobedientQueridísimxs compañerxs, familiares, amigxs y solidarixs de nuestro hermano Stefano:

Comienzo abrazándoos a todxs de todo corazón con eterno afecto, esperando que todxs estéis bien de salud, os puedo decir lo mismo de mí, siempre con la cabeza alta, contra las prevaricaciones y las venganzas de algún “torturador biempensante”, que me dan la posibilidad de vivir con muchas comodidades y todo el confort, que me dan la oportunidad de regenerar el alma y el espíritu, ese espíritu rebelde que los muros jamás podrán encerrar, esas “cadenas” que se deshacen como nieve al sol, “gracias de corazón”, os lo agradezco.
_____
Os quiero explicar algo sobre mi pobre papá, al que siempre he querido y quiero, aunque ahora ya no esté.

Mi padre trabajaba 20 horas al día para permitirles a todxs sus hijxs (seis, tres chicos y tres chicas) que comieran, que encontraran siempre un plato caliente en la mesa, que nos compraran un abrigo y un par de zapatos una vez al año, sobre todo a mí, que era el más pequeño y quería que yo estudiase, pero solo lo hice hasta 5º de primaria, porque entendí la “esclavitud del trabajo”, que los oprimidos y los pobres siempre seguían igual, que la casta pertenece a pocos (y estoy contento de no ser parte de ella, soy apolítico).

Mi padre fue partisano, combatió por la libertad de todxs, por su pueblo, su tierra, contra el fascismo y el nazismo. Estuvo preso en un campo de concentración, me contaba que se comían los ratones, las piel de las patatas y que, a veces, tenían la suerte de encontrarse acelgas que nacían bajo el estiércol…

Acabada la guerra, mi padre tuvo que arremangarse, trabajaba como ferroviario, de noche vigilaba un garaje. Así en 1969, cuando yo tenía 6 años, emigró con la maleta de cartón a Milán. Dormíamos tres hermanos en una cama, yo era el más mimado, el filete me lo daban siempre a mí, porque tenía que crecer, mi madre siempre era atenta y cariñosa, por la tarde pan y nutella con plátano (“tiene potasio y lo necesitas para crecer”, decía). Mi madre tenía que atender a lxs hijxs y trabajaba en casa cosiendo o incluso haciendo esos trabajillos que antes te enviaban a casa para ensamblar todas las piezas.

He tenido dos padres honestxs, trabajadorxs, siempre dispuestxs a ayudar, también a lxs vecinxs. De hecho, en el funeral de mi madre el año pasado había una señora que llegó a Milán con 6 hijxs, sin marido (de Calabria), Franca, y mi madre cocinaba también para sus hijxs y me mandaba a mí por la tarde a recogerlxs y llevarlxs a casa para darles de comer. Franca vivía en la planta baja del edificio donde vivo, nosotrxs en el octavo piso (bloques populares).

Al ver a Franca llorando, diciendo haber perdido una madre, para mí fue una pena, pero esos bastardos del D.A.P. no me dejaban verla, ¡¡entendido!! Me gustaría tenerlos entre las manos, mirarlos a los ojos, poder decirles lo que pienso de ellos, que son seres infames, indignos de tener hijxs, indignos de ser y definirse como seres humanos.

Un día mi padre tuvo un ictus e isquemia, se quedó paralizado; estábamos en 1993, yo había salido después de 7 años de cárcel habiendo cumplido 2 y medio poco antes, por vencimiento de los plazos (siempre por bancos).

Después de dos meses en el hospital, decidimos que teníamos que llevarnos a casa a mi padre, porque mi mamá no quería moverse del hospital, así que lo llevemos a casa, con todo el amor del mundo. Sin embargo rápidamente me di cuenta de que mi madre estaba mayor y que no podía cuidar ella sola de mi padre, que había que limpiarlo, lavarlo y todos los cuidados que necesitaba (abandonado por el gobierno como lo hacen con todxs). Seguir leyendo Prisiones italianas: Carta de Maurizio Alfieri

Cuatro (un poema)

burnNacimos en la ensombrecida metrópolis de una sociedad
que nos ha servido papillas de fruta mezcladas con estricnina

Hemos respirado cáncer en el aire
tragando hipocresía y desilusión
sintiendo la soledad del  psiquiátrico urbano
dentro de nuestra piel.

Hemos danzado nuestro dolor en las peatonales
del luto y el reaccionismo
y cuando fue necesario, nos echamos a correr,
y cuando fue necesario, nos pusimos a gritar
y esos gritos fueron más fuertes que los de las sirenas

Recuerdo que lloraba a menudo
Recuerdo que todavía era niñx
y quizá una parte de esx niñx
está enterradx en las noches en que coreamos consignas,
está escondidx en las palabras que se redactan
para desmitificar la repugnante escenografía realista

Quizás esx niñx sea el mismo aullido
que derribará los muros y los barrotes
que destruirá las porras y las manos de lxs podridxs autoritarixs

¡Escupo en sus ojos vacíos!
¡Coqueteo con la Libertad!

Y así, compañerxs, ¡creo que llegó el momento de devorarlxs!
De cortar las cabezas de la Hidra, una por una,
celebrando el fin de su distopía hostil.

Yo, pues, hablo de ese mágico momento
donde lo único que necesitas es tener rabia.

Porque tener rabia es tener alma.

fuente: diskordia