Contacto

Para contribuir con traducciones, revisiones y/o material original para su publicación, tal como actualizaciones desde las calles, comunicados de acciones directas, textos por compas presxs o perseguidxs, llamados, revistas, folletos, artículos de opinión, etc.: contrainfo(at)espiv.net

Italia: Comunicado de Elisa Di Bernardo, en huelga de hambre por la liberación de Marco Camenisch

umbrA todxs aquellxs que no dejan de luchar

Después de casi seis meses de mi arresto ( “Operación Osadía”… 13 de junio de 2012… orden de la Fiscalía de Peruggia), quiero comunicar que desde el 22 al 29 de diciembre haré mi segunda huelga de hambre. Una huelga por la liberación de nuestro hermano y compañero de lucha, Marco Camenisch. Se trata de una huelga de hambre rotativa (aunque, aparte de mí y el querido compañero anarquista Gabriel Pombo Da Silva , todavía hoy, no sé que a quién más incluye… no voy a detenerme aquí en las dificultades de organización y ni en los “desaires” de la censura).

¿Huelga de hambre reivindicativa o simbólica? ¡Ni lo sé, ni me importa!

Toda lucha es reivindicativa dentro de los términos en los que no se detiene hasta que se alcanza el objetivo. Toda lucha es simbólica dentro de los términos en los que se es consciente de que no se tienen, ya o todavía, las fuerzas (individuales y colectivas) para derrocar al Sistema vigente o pequeños engranajes de este. Así, yo lucho, una vez más a través de mi cuerpo enjaulado (ya que, junto con mis convicciones, es la única herramienta que tengo en esta caja de acero y cemento), porque quiero que Marco viva libre, porque quiero arrancarlo de las garras del sistema penitenciario suizo, porque quiero que vuelva entre nosotros, entre las montañas, las rocas, los valles, los bosques, la naturaleza perpetuamente atropellada en su vientre salvaje.

Siempre he creído en la huelga de hambre como herramienta de lucha intra y extracarcelaria, por que poco vale un acto rebelde a este lado del muro armado si más allá de este no hay nadie que esté dispuestx a dar eco y a traducirlo como más le dictan la imaginación y la determinación.

Siempre he pensado que la huelga de hambre fue, y puede seguir siendo, un medio poderoso de presión… mucho más eficaz cuando más coordinado entrá entre lxs que se adhieren y lxs que la apoyan dentro y fuera de las cárceles.

Desde hace más de veinte años continuados encerrado en las cárceles italianas, antes y en las suizas después, Marco Camenisch siempre ha practicado huelgas de hambre como forma de lucha contra el sistema carcelario que nunca lo vio perder su dignidad y fuerza de preso anarquista revolucionario; en contra de cualquier ecocidio, ya sea el sistema nuclear o la más reciente «energía verde/sostenible»; en contra de las mentiras mediáticas de todos los tiempos que pretenden esclavizar mentes y cuerpos a la voluntad de un Dominio omnipresente y cada vez más tecnológico/tecnocrático; contra los Sistemas socio/político/económico/militar (izados), cuyo principal objetivo es dispersar/asolar en las cárceles del país a quien ha hecho de la rebelión en contra de este Sistema una opción de vida.

Marcos sigue practicando las huelgas de hambre como forma de lucha y resistencia en solidaridad con todxs aquellxs que, dentro y fuera de la prisión, luchan sin doblegarse y con coraje contra los muros de cemento, carne humana y tortura; en solidaridad con las personas que defienden su tierra/territorio/cultura de la locura exterminadora de las multinacionales; en solidaridad con quien rechaza con fuerza y ataca con todos los medios necesarios cualquier forma de poder, ya sea con disfraz de amigo o enemigo, y las instituciones que lo representan; en solidaridad con quien sigue recibiendo los golpes de la represión y de las, cada vez más, frecuentes incursiones anti anarquistas.

La mía es una huelga de hambre en solidaridad con Marco, que hago con la determinación y  serenidad de quien quiere transmitir la importancia de las luchas anarquistas ecologistas radicales como Marco siempre ha hecho y sigue haciendo con sus numerosas contribuciones.

La mía no es una huelga de hambre para que Marco pueda beneficiarse de los denominados “permisos” o “beneficios”, ni con el objetivo de verle concedida la, así llamada, “libertad condicional”.

¡Lucho por la libertad incondicional de un compañero preso!

Aprovecho, naturalmente, para enviar mi solidaridad cómplice a todxs lxs dignxs en lucha esparcidxs por el mundo y un caluroso abrazo rebelde a quien me continúa expresando su cercanía solidaria.

¡Marco Camenisch libre! ¡Todxs libres!

Elisa Di Bernardo. Anarquista.
c/c Rebibbia femminile
via Bartolo Longo, 92
00156 Roma – Italia

fuente

Deja un comentario

Puede utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>